viernes, 22 de mayo de 2009

MUJERES, PAZ Y ÁFRICA


Teresa Carreón

En los próximos días hay dos fechas que, en medio de la marea informativa que nos inunda diariamente en este país, hay que tener presentes: el 24 de mayo se conmemora el día de las Mujeres por la Paz y el Desarme, y al día siguiente, el lunes 25, se celebra el día de África. Ambos temas deberían tener una gran relevancia.

JUBARA, WEST BANK - MARCH 2: La activista de derechos humanos Israelí Adi Dagan presenta su insignia de 'Machsom Watch' a un vigilante que revisa documentos israelies y palestinos en el puesto de control del ejército Jubara cerca de la ciudad Cisjordania de Tulkarem. Las 300 mujeres israelíes voluntarias se han asignado a sí mismas para la tarea de vigilancia del ejército israelí, que opera alrededor de 65 tripulados y cientos no tripulados puestos de control en la Ribera Occidental.
Foto: David Silverman/Getty Imágenes de:
www.life.com/image/3032425

Medio millar de mujeres israelíes y palestinas de la organización “Machsom Watch” van cada día a varios puestos de control de Jerusalén y Cisjordania para denunciar de manera pacífica la violencia que el ejército israelí ejerce contra la población árabe. Lo primero que hacen es supervisar el comportamiento de los soldados y de la policía en los diferentes puestos de control, se aseguran de que no se cometan abusos a la población civil y si se comenten actos violentos, vejaciones o cualquier tipo de ilegalidad se encargan de denunciar la situación divulgando las imágenes y testimonios a los diferentes medios de comunicación.

Y es que poco se ha difundido que dentro de Israel también hay organizaciones que luchan contra la ocupación y contra el muro, que denuncian las injusticias incurridas por su gobierno contra el pueblo palestino y que promueven la convivencia pacífica y la comunicación entre judíos y árabes.A miles de kilómetros de esa zona, mujeres colombianas de todo el país se concentran cada año en la llamada “Ruta Pacífica de las Mujeres”. Gritan que no quieren parir más hijos para la guerra y analizan la difícil situación de las mujeres que viven en el conflicto armado y hacen propuestas para la paz. Han denunciado la violencia de la que son víctimas miles de mujeres en la zona fronteriza entre Colombia y Ecuador a consecuencia del conflicto colombiano, y se han organizado para emprender una marcha realizada por unas 3,000 mujeres de varios países.

Las mujeres de “Machsom Watch” y las de la “Ruta Pacífica” son dos ejemplos de cómo miles de mujeres en todo el mundo dicen no a la guerra, pero hay más: la lucha de entidades como “Rawa y Hawca” por los derechos de la mujer en Afganistán, las madres de soldados rusos que protestan por la violencia en Chechenia, las mujeres de todo el mundo que se reúnen en el proyecto “Follow the Women” (Sigue a las Mujeres) para pedir la paz en Oriente Próximo.

La idea es promover un espacio para que las mujeres puedan hablar sobre la situación que viven en las zonas de conflicto y para propagar redes de apoyo entre organizaciones de mujeres de diferentes partes del mundo.
Por eso el domingo 24, es una oportunidad para identificar, valorar y unirse a la labor de muchas mujeres en todo el mundo debido al día de las Mujeres por la Paz y el Desarme.

El 25 de mayo se conmemora la instauración, en el año de 1963 en Addis Abeba, Etiopía, de la Organización de la Unidad Africana (OUA), a la que sucede, la Unión Africana (UA).

La Unión Africana ha sido el motor de desarrollo de una serie de instituciones regionales, que incluye el Parlamento Panafricano, el Consejo de Paz y Seguridad, y programas como la Nueva Estrategia de Cooperación para el Desarrollo Africano (NEPAD). Todas reflejan el deseo de África de consolidar los valores de paz duradera, respeto de los derechos humanos, buena administración de los asuntos públicos y desarrollo sostenible.

Es difícil referirse a África sin recurrir a términos fascinantes y fuertes a la vez. El pueblo y el territorio africano son un arco iris de calidez, ritmo y alegría de vivir. Sin embargo, esa explosión de vida y de belleza convive con el sufrimiento que provocan la pobreza, el VIH / SIDA, la inseguridad alimentaria, el subdesarrollo y los conflictos armados.

El último informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala que de los últimos 50 países con el Índice de Desarrollo más bajo, 40 son africanos. Cerca de 936 millones de personas viven en África, de ellas, 315 millones lo hacen en la pobreza a pesar de las enormes riquezas del continente. 460 millones tienen dificultades para alimentarse, 50 millones pasan hambre crónica. 300 millones, en su mayoría habitantes de zonas rurales, no tienen acceso al agua potable, 313 millones, carecen de servicios básicos de saneamiento.

Más de 200.000 niños son utilizados como soldados, esclavos domésticos o dedicados a la prostitución. Más de 78 millones de niños están sin escolarizar, la mayor parte, son niñas. En África subsahariana hay 28 millones y medio de infectados por el VIH, de los que el 60 por ciento son mujeres. Sólo en dos conflictos: Sudán - Darfur y República Democrática del Congo, se han producido de una u otra manera, 7 millones de víctimas.

Y todo esto en el llamado continente de la esperanza, debido a la juventud de sus habitantes. Un continente con enormes riquezas naturales, cuya historia, cultura, leyendas y enormes posibilidades turísticas lo convierten en una fuente de recursos para los propios africanos.

Para celebrar a África, yo me voy con la música a otra parte con la canción “Masiteladi” de Amadou & Mariam quienes lanzaron el disco “Welcome to Mali”, un disco que es una joya que pasó desapercibida para muchos. Su música es, simplemente, un lenguaje universal, donde una pareja ciega, de medio siglo de vida, hace el disco más refrescante y lleno de vida.