viernes, 28 de octubre de 2011

LA ABUELA GRILLO

La Abuela Grillo es un corto de dibujos animados, resultado de una iniciativa de intercambio cultural entre Bolivia y Dinamarca, conformado por animadores bolivianos y el departamento de formación pedagógica de The Animation Workshop y con el apoyo de la Comunidad de Animadores Bolivianos y la Embajada Real de Dinamarca.

Se basa en la mitología indígenas de los Ayoreos, un pueblo que se encuentra en Chaco Boreal, en frontera de Paraguay y Bolivia. Una fábula que trata un tema fundamental del mundo contemporáneo: la lucha de los pueblos en contra de la mercantilización del agua.
En un principio la abuela era un grillo llamado Direjná. Ella era la dueña del agua, y donde sea que ella estaba, también estaba la lluvia. Sus nietos le pidieron que se vaya, eso hizo, fue cuando los días de calor y sequedad empezaron. La abuela Grillo decidió vivir en el segundo cielo y desde ahí es capaz de enviar lluvia cada vez que alguien cuenta su historia.
Un dato curioso es que la voz y canto de la Abuela Grillo en el video, pertenece a una prestigiosa cantante boliviana y ahora embajadora de Bolivia en Francia, Luzmila Carpio, denominada “La voz de los Andes”, quien también compuso la canción de este corto, canción que se llama: "Chillchi Parita".
Abuela Grillo es una fábula que resume el problema del agua que tienen muchos pueblos del mundo, y la manera que tienen mucha gente sin escrúpulos de comerciar con este preciado bien.
El Agua en cifras:
Más de 2.200 millones de habitantes de los países subdesarrollados, la mayoría niños, mueren todos los años de enfermedades asociadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene.
Con suministros suficientes de agua potable y saneamientos, la incidencia de algunas enfermedades y la muerte podrían reducirse hasta un 75 por ciento.
Fuente: 
http://www.concienciaeco.com/

martes, 25 de octubre de 2011

CARTAS DE NAVEGACIÓN - Buenos Aires, Argentina


Hoy es sábado 11 de junio, 2011.


Vamos camino a Iguazú porque el volcán chileno no ha dejado de emanar cenizas, que ya han llegado hasta la capital argentina. Ni modo, le decimos adiós a Bariloche, Calafate y Ushuaia, toda la zona patagónica.

Pero no se me sale Buenos Aires de los ojos por sus edificios altos con elevadores de películas de terror y muy antiguos, sus anchas avenidas en las que hay que correr para llegar a la otra orilla, en sus cuidados y frondosos parques que abundan en la capital gaucha, en la multiplicidad de cafecitos todos ellos tan diversos unos de otros, en lo "fashion" que se viste la gente, en particular las mujeres, en lo gordo de sus animales (loros, pájaros, perros y gatos), en la cantidad de estatuas que conmemoran alguna fecha o héroe y ubicados en inmejorables sitios para su disfrute y admiración, en la fuerza de sus aires- de ahí su nombre-, en las ganas que tienen de disfrutar del arte y la cultura, por ello la enorme gama de teatros y cines, que presentan obras extranjeras y propias, en los periódicos que tienen que proveen ideas a diferentes áreas de la ciencia o la técnica (vi periódicos y revistas de psicología, educación, construcción, derecho), en la gran cantidad de gente sin casa que vive en la calle, y como siempre, aquellos personajes que nunca faltan en las grandes capitales del mundo: personas con defectos físicos, adefesios humanos que llevan consigo su miserable vida y la muestran para obtener una moneda ante la indiferencia de la apurada gente que pasa a su lado volteando para no ver una fealdad que también es suya. 

Pienso también en todos esos jóvenes que vi sin una pierna o dos, o sin brazo, que van por la calle recordando la derrota de su nación ante el imperio británico. Recuerdo las campañas políticas, pues las próximas elecciones serán en julio y las presidenciales en octubre y hay mucho poder en juego -como siempre-.

Pienso en mi hermano y su esposa, que si no fuera por su generosidad, no sabría todo esto. Pienso en mis hijos, que deben conocer esta parte del mundo, que a veces las nuevas generaciones les cuesta identificar.

Pero hay una constante en mi pensamiento: lo que me trajo aquí, que partió mi corazón y perforó para siempre mi confianza, que afortunadamente su insistente presencia en mis pensamientos, se esta desdibujando...

viernes, 23 de septiembre de 2011

Edgar Morin: "El siglo del conocimiento puede ser el siglo de la ceguera"




por Javier Castañeda - 25/10/2000


Desde una sencillez que le acompaña en cada paso, en cada gesto, en cada escrito, uno de los principales intelectuales de nuestro tiempo, el sociólogo francés Edgar Morin, "agrimensor del saber" que en su día fuera director de l' École des Hautes Études en Sciences Sociales de París, compartía sus reflexiones sobre la Nueva Economía y la Nueva Sociedad en una conferencia de la Fundación Santillana, y en una charla para Baquía.
El profesor Morin, ha escrito más de 40 ensayos de distintas disciplinas, es investigador, sociólogo, filósofo, psicólogo, antropólogo, economista y entre otros cargos ha sido director emérito del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de París. Pero sobre todo destaca por su enorme vitalidad, ya que con más de 80 años, desprende una juventud que amablemente, contagia por donde va.

Sobrevivir sin naufragar
La "sobreabundancia de información" es uno de los principales problemas que la Sociedad de la Información plantea. En referencia a esta patología, Morin comentó que la cuestión se centra en la escasa capacidad del ser humano para digerir y no acumular toda la información que esta sociedad pone hoy día a nuestro alcance. Este problema se podría superar aprendiendo a organizar la información a partir de núcleos básicos. Existen diseños nucleares que permiten hacer constelaciones de información que faciliten el acceso a la misma, pero esto es evidentemente un arte. Y aunque no es fácil, no es imposible.
Hasta ahora gestionar la información era cuestión tan sólo de la mente humana, pero hoy en día las computadoras lo pueden hacer. Pero para organizar toda esta información, se requieren instrucciones humanas, y aquí es donde el criterio del hombre puede intervenir. Todo esto es posible si la información se organiza de modo sistemático y en favor del individuo. Este paso es muy importante e influirá directamente en nuestras vidas. Se necesita la inspiración para conocer los puntos estratégicos del saber, pues si no es así de qué servirá tanta información si la mayoría de la gente no sabe acceder o no tiene acceso a ella?

Detener el reloj, parar el tiempo
Uno de los principales sueños de nuestra civilización es alargar las horas: no hay tiempo. Pero esto no afecta sólo al ámbito de la información, sino a muchos otros órdenes de la vida. Antes, si un aldeano iba al médico, éste tomaba dos horas para reconocer al paciente y sabía todo sobre su vida. Ahora un médico te explora en 5 minutos, si te duele la garganta te receta algo y listo. La aceleración se ha trasladado a todos los aspectos de nuestras vidas e impide apreciar las cosas como son. Hay que luchar por romper esa inercia, conseguir detenerse. Se supone que estamos en un estadio de cambio de civilización, que pasa por recuperar ese 'tiempo' que nos permita pensar y reflexionar.
Estamos ante una situación muy fea. Es un momento de transición que necesariamente conlleva ajustes. Pero hay que intentar que los ajustes sean lo más finos posibles, pues no sólo necesitamos información, necesitamos conocimiento. Hemos de intentar prepararnos para el mundo de mañana porque ya es el mundo de hoy. Buscamos el saber en los ordenadores, pero el saber está en el cerebro de las personas. Todo ello pasa necesariamente por la reflexión. Por intentar sacar tiempo para pensar.

Información-mercancía y consumo
En este sentido, el profesor Morin cree que es peor el modo de consumo que se hace de la información, que el relleno de los contenidos en sí mismo. Pero el hecho de asimilar bien tanta información, puede ser una cuestión personal, una opción. En la televisión francesa, por ejemplo, se programan emisiones científicas de alto interés por la noche, pero aunque a la gente le pueda interesar, los telespectadores están cansados y si eligen esta información, no se enteran de casi nada. Es decir, se hace un mal consumo de un buen contenido.
Es un problema puramente occidental, pues seguimos un camino basado tan sólo en la eficacia, en querer cada vez más, en adelantar, en ir más rápido. Es una gran competición, una carrera que no tiene fin. Se declara enemigo del cuantitativismo y dice preferir la calidad a cantidad. Pero la sociedad actual demanda la certeza de lo tangible y de lo cuantificable, pero no navegamos en un océano de certeza, sino en un océano de incertidumbre con archipiélagos de certeza.

Internet y universidad: la sociedad del conocimiento
La conexión existente entre Internet y las universidades es fundamental, no sólo por el enorme potencial de esta herramienta aplicada a las fuentes del saber, sino porque en ellas se debe enseñar a pensar y a usar la tecnología para lograr una auténtica Sociedad del Conocimiento.
La hiperespecialización que la Sociedad de la Información requiere se basa en el absoluto protagonismo de un solo aspecto de la realidad, en este caso la tecnología o la información, lo que puede tener importantes consecuencias humanas y sociales, ya que provoca que las infraestructuras ignoren el contexto social. El conocimiento sólo es pertinente cuando se es capaz de contextualizar la información, globalizarla y situarla en un conjunto. La universidad adquiere un papel relevante en este sentido.

Un mundo tecnológico: ¿regresión o cambio?
La técnica es un producto ambivalente de nuestra sociedad, ya que ha descargado a los hombres de muchas tareas confiándoselas a las máquinas, pero asimismo ha hecho que la sociedad sea esclava de la lógica cuantitativa de las máquinas. Uno de los principales riesgos de la economía mundializada, es que aún ignoramos si la elevación del nivel de vida que promete no va a comportar una propia degradación de la actual calidad de vida.
Vivimos en un mundo dominado por la lógica técnica, económica y científica, en el que existe la ilusión casi palpable de que tan sólo parece real aquello que es cuantificable. Desgraciadamente ni el amor, ni el sufrimiento, ni el placer, ni el entusiasmo, ni la poesía entran en la cuantificación.
Un desarrollo técnico, económico y científico como el actual es un fenómeno único en la historia, aunque no es la primera vez que se han producido situaciones críticas. Pero cuando un sistema se encuentra saturado por problemas que no puede resolver, caben dos soluciones: o se tiende a una regresión o se cambia el sistema.


sábado, 9 de julio de 2011

Hablando conmigo desde Arequipa, Perú

Ayer en cuanto llegamos a Arequipa, fuimos a una farmacia donde compre la medicina adecuada que me ha controlado la tos y el catarrín. Toso menos frecuente y desgarradoramente, aunque para dormir, tenga que ponerme una pastilla Halls en la boca para hacerlo de corrido...

Caminamos mucho (¡no veas los chamorros que me cargo!), y eso permite sacar muchas fotos de sitios, aves, perros, gatos (aunque en Arequipa no he visto ni perros ni gatos, a diferencia de Arica, Chile, donde había más que gentes), volcanes, cordilleras, nubes, cielos, neblinas, arena, mar... Me queda claro que la sorpresa puede ser infinita tratándose de la Pacha Mama. Camino a Arequipa he visto en el camino infinidad de montículos de piedra que dicen que los herederos de los Incas van poniendo en homenaje a la Pacha Mama...

Escribo a no sé quien, a nadie, a alguien que pase los ojos por esto, porque me queda claro que el sábado por la noche solo yo estaré aquí conversandome las maravillas del viaje, o como dice Diego, la vida on the road, que se pinta como si el viajero tuviera una paleta de pintor con colores de agua y tierra, que sirven para crear vestidos del piso que se camina, que a veces se confunde con el cielo y ahí es cuando uno comprende aun más a los mariguanos que han escrito canciones prodigiosas, las que siempre se han sentado al lado del camino conmigo...

Confundida aún con el acontecer de la vida, sólo existe la certeza de que a este planeta lo han meneado sismos, maremotos, rayos y centellas, mientras los poetas sacan las manos para detener a la catástrofe humana...

Sigo en mi soliloquio mientras afuera se confunden los cantos de la vida con la música, entonada como si de monjes tibetanos se tratase, emiten los tres volcanes que custodian esta antiquísima ciudad.
Sorprende ver ciudades erigidas en plenos desiertos, donde al cruzar una calle, ves correr al lado un hilo de agua cristalina, que los habitantes viven acostumbrados a juntar para algún propósito necesario. No es extraño ver gatos en los lugares donde uno nunca voltea a ver: recovecos en las paredes, arriba de las puertas, encima de un perro, abajo de una mesa o hasta en los propios pies, y cuando los volteas a ver, sin conocer tu procedencia, siempre expresaran un alegre miau y gustosos olerán la punta de los dedos si se los ofreces filialmente. Sorprende darse cuenta que los policías en Chile son muy atentos y amistosos. Raro darse cuenta lo amigables que pueden ser los argentinos. Era de esperarse que en todos lados quieran bien a los mexicanos, independientemente de donde procedan sus motivos: la música, las películas, los mariachis, Acapulco, Cancún, o ya de plano, por las telenovelas o ¡el Chapulín Colorado!
Así pues, sigo en esta cruzada personalísima que tiene como próxima meta navegar en el lago Titicaca...

viernes, 1 de julio de 2011

DESDE VALPARAÌSO, CHILE

Viajar para creer.

Valparaiso es una ciudad porteña loca, caotica, donde la actividad más interesante, se desarrolla en los cerros, más que en la playa. Sus costas pobladas en exceso; los cerros llenos de casa rústicas, amontonadas sin un orden aparente, resultan extrañamente hermosas.


Neruda tuvo una casa -hoy es museo- nombrada por él como LA SEBASTIANA.

A una hora y media de Valparaíso, Neruda construyó una casa a la que llamó Isla Negra. Está ubicada frente a un encabritado mar, en cuyas costas revientan furiosas olas en enormes rocas; ahí, el poeta tenía colecciones de mascarones de barcos, botellas rarísimas, conchas de mar, insectos. En vez de coleccionista, se decía ¨cosista¨...





domingo, 15 de mayo de 2011

LET THE RIGHT ONE IN - DÉJAME ENTRAR


'Déjame entrar' es mucho más que otra película de vampiros

GREGORIO BELINCHÓN - Madrid - 17/04/2009
El niño deambula solo en el patio del bloque donde vive. Invierno sueco. Noche deprimente. Suburbios de Estocolmo. Se oyen sus pisadas en la nieve, su respiración preocupada. En el colegio le pegan. A su lado, su nueva vecina, una niña de su edad que no va a la escuela, que no tiene la sangre caliente, que jamás se deja ver de día. Pero que le acompaña en sus miedos. Es la pareja de Déjame entrar, cruce entre Drácula y la gelidez bergmaniana; filme que Harry Knowles, el gurú de la web Ain't it cool news, califica como el mejor de 2008; película que ha ganado en una treintena de festivales, incluido el Méliès de Oro a la mejor película europea fantástica del año, que recibió en Sitges.

Su realizador, Tomas Alfredson (Lidingö, 1965), no tenía mucho interés -más bien ninguno- en el cine de vampiros. Sí en el acoso escolar, el temido bullying, porque lo había sufrido de crío. Y, por supuesto, sabe de frío. "Nuestro clima ayuda a que convivamos con vampiros", asegura y estalla en carcajadas. "No sienten la temperatura, y la oscuridad en la que vivimos la mayor parte del año hace ideal Escandinavia como destino vampírico".


Pero Déjame entrar no es sólo sangre: también habla del miedo o del despertar erótico al inicio de la adolescencia. "No soy muy estricto a la hora de escoger temas para mis películas. Según me atraigan. Eso sí, huyo de la posibilidad de convertirme en un director de género". Y esa intención beneficia al filme. "El proyecto me llegó cuando un buen amigo me dio el libro original. No me interesa ese tipo de literatura y estuvo un tiempo en mi mesilla de noche. Pero la recomendación venía de alguien de fiar y descubrí una muestra original de realismo social, con una pátina de fantasía. Sentía muy cercano el paisaje, esos arrabales de Estocolmo de 1982. En aquella época yo era un poco mayor que los niños, pero entiendo sus vidas, sus problemas y recuerdo perfectamente el ambiente. A mí me pegaron en el colegio". ¿Por eso se quedó con la parte de la novela que habla del acoso escolar y se deshizo de todo referente a la pedofilia? "La pedofilia se usa en televisión y en el cine con mucha ligereza, como un ingrediente para dar miedo. Y me parece muy irresponsable convertirla en un efecto emocional más. Supe muy pronto que si lo incluía, la pedofilia ensombrecería el resto del guión. Y entonces debería dar al público una visión distinta a la chabacana habitual. El tema me lastraba demasiado. Volviendo al acoso, me acercó a los personajes recordar el miedo que pasaba entonces. El recuerdo me asustó más que lo que sentí aquellos años".


Por si fuera poco, Déjame entrar radiografía el mito del Estado de bienestar habitado por unos personajes muy cercanos al pesimismo del finés Aki Kaurismäki. "Creamos una situación falsamente idílica. En la que parecía que podíamos hacer de todo. Era, insisto, falso. He mezclado ese ambiente con los vampiros, pero siempre sin abandonar el realismo. Me gusta cómo lo hizo Lucas en La guerra de las galaxias: en un mundo de ficción, hay unos límites muy claros. No puedes viajar en otra cosa que no sea una nave espacial. No hay superpoderes, emana verosimilitud. Luché porque mis espectadores sintieran lo mismo con mis vampiros".


¿Y por qué han vuelto los vampiros a la literatura y el cine? "Porque ilustran nuestra parte animal, y tenemos hoy en día una vida demasiado cerebral, encerrados en Internet o delante de la televisión, sin salir al exterior. El género del vampirismo recupera el contacto con nuestros instintos primarios". Que no son los que le llevan a usar calcetines de distintos colores con un traje exclusivo: "Soy embajador de un modisto sueco muy cool, y él va así". Elegancia vampírica obliga.

En: http://www.elpais.com/articulo/cine/Dejame/entrar/mucho/pelicula/vampiros/elpepuculcin/20090417elpepicin_4/Tes
 

Trailer "DÉJAME ENTRAR" por cine365
 
La vi hoy domingo y me gustó muchísimo. La recomiendo ampliamente.

sábado, 14 de mayo de 2011

LOGORAMA

Logorama, genial corto de animación fue dirigido por el equipo francés de animación H5, François Alaux, Hervé de Crécy + Ludovic Houplain. Fue presentado en el Festival de Cannes de 2009. Inauguró el Festival Sundance de 2010 y ganó el premio de 2010 de la academia en la categoría de corto animado. El argumento de Logorama es de una pareja de policías que luchan contra algún pérfido enemigo, aderezado con persecuciones trepidantes, desastres naturales, rehenes y explosiones.

El corto contiene dos canciones simbolizan correctamente el sentido de la historia, al principio y al fin, la canción del inicio es interpretada por Dean Martin, "Good Morning Life" y la canción de cierre, interpretada por The Ink Spots, "I don't want to send the world on fire".
Lo especial de Logorama es que los protagonistas y el resto de los personajes del corto son logotipos de conocidas marcas, lo que representa un trabajo brutal detrás de todo: aparecen más de 2.500 logos y el estudio francés H5, responsable de su creación, tardó 4 años en tenerlo listo (dura 17 minutos).



Logorama from Marc Altshuler - Human Music on Vimeo.


viernes, 29 de abril de 2011

DE SIMULACIONES


Teresa Carreón

Hace unos años todos los periódicos anunciaron que el gobierno de los Estados Unidos rescató a Citigroup, uno de los grupos financieros más importantes del mundo, con un paquete de 20 mil millones de dólares absorbiendo una pérdida por 249 mil millones de dólares. Hace casi 20 años, a finales de la década de los años 80, en México pasó lo mismo, cuando nació el FOBAPROA.
En su columna semanal “Termómetro”, el periodista Javier Cadena comenta que “los empresarios desean recibir trato de patriarcas ya que, ellos mismos lo creen, en un acto paternal presumen que arriesgan su dinero para dar empleo a los que lo único que tienen es su fuerza de trabajo, y estos últimos lo deben de agradecer para siempre, aunque los empleos no sean los suficientes ni los de mejores salarios, y el gobierno les dé muchas oportunidades a los ínclitos integrantes de la iniciativa privada para, por ejemplo, deducir impuestos.”

Pero ¿qué pensar de los ejecutivos de las empresas que sin ser sus propietarios defienden con coraje los intereses empresariales y se comportan peor que capataces frente a los trabajadores para garantizar la creación de la riqueza que no será para ellos, sino para los dueños? Así, no sorprende saber que una empresa millonaria en ganancias quiera despedir a miles de empleados, pretextando ajustes en sus presupuestos aunque días después anuncie que se gastará millones en incentivos a los directivos, tal como ha ocurrido en los recientes años.


En ese contexto se comprende –aunque no se justifica- porqué en el país tenemos empresarios ricos que son propietarios de empresas pobres, aunque de ahí después vengan los Fobaproa, el rescate carretero, el rescate bancario y otras políticas públicas que los gobiernos nacionales efectúan para salvar los negocios que los empresarios se empeñan en manejar pésimamente.

Por ello es muy fácil llegar a la conclusión de que llevar a la quiebra a una empresa, es un buen negocio. Baste con recordar la quiebra técnica de Mexicana de Aviación calificada como “fraude maquinado” por Heliodoro Díaz Escárraga, presidente del Comité de Administración de la Cámara de Diputados, ya que la empresa de Gastón Azcárraga se benefició con créditos de Bancomext y Banorte por un monto de 3 mil millones de pesos.


Entonces, regresando al texto de Javier Cadena, habrá que hacer caso de su recomendación de “evitar escuchar a esos personajes que se presentan ante los simples mortales como entes tocados por el dedo de Dios, y en ese tenor, exigen un trato preferencial, pero por desgracia, todo redunda en ser unos simples simuladores profesionales: ellos hacen como que me pagan, yo hago como que trabajo, se dice de manera cotidiana, sobre todo en los sectores que tienen el privilegio de contar con un empleo, en este México, paradójicamente, gobernado por el autonombrado Presidente del Empleo.”


Y bien hace Cadena en calificar este manejo mediático como simple y llana simulación en la que mientras algunos empresarios son más ricos, los trabajadores son más pobres. Por eso, mejor me voy con la música a otra parte con la famosa canción de The Platters, “The great pretender” (El gran simulador): ¡Oh! Sí, yo soy el gran simulador, /Riendo y feliz como un payaso /Pareciéndome que no lo soy, /Ya ves, estoy usando mi corazón como una corona /Pretendiendo que todavía estás cerca.
 

martes, 26 de abril de 2011

LAS PIFIAS ABIERTAS DE AMERICA LATINA


TEXTO DE MARCIANO DURÁN

H@nalfabetos

Andamos en moto sin libreta de conducir.
Y así nos va.

Porque para andar en moto por estos días, sólo se precisan dos cosas: moto y ganas.
Entonces chocamos, pisamos, caemos y rodamos.

Con las computadoras hacemos lo mismo.
Parece ser argumento suficiente para manejar una computadora el tener una al alcance de la mano.
Por lo tanto….las chocamos en cualquier esquina en que se cruce una web con un blog, un muro de Facebook con un e-mail.

Lo que pasa es que viene ganando la cultura de “hacer” a la de “conocer”, la de “usar” a la de “saber”, la de “tener” a la de “aprender”.

Me da la sensación que estamos frente a una generación de usuarios con mucha tecnología, mucho tiempo a disposición, poco sentido común, escasa información y reducidas ganas de cuestionar lo que va recibiendo en sus monitores.

Está bien…estoy generalizando.
No debo hablar de una generación, debo hablar de millones de usuarios de teclado fácil.

¿A dónde voy?
A la falta del más mínimo criterio para cuestionar lo que nos llega.

Desechando autores

Acá va un ejemplo personal para tratar de explicarlo:
Desde hace unos años nuestro texto “Desechando lo desechable” circula por el ciberespacio con distintos títulos: “Me caí del mundo”, “Porque todavía no tengo DVD” y “Para mayores de 40” (entre otros).
Y con la firma de Eduardo Galeano (que no soy yo).

Así que traté de entender por qué estaba sucediendo eso.

Calculo que fue así:
Este dedito reenvió nuestro texto y este otro lo recibió.
Y como aquel que se sube a una moto solamente porque tiene moto, este dedito resolvió compartirlo con alguien de su entorno.
Entonces hizo los deberes: copió y pegó.
Y copiar, recortar y pegar -algo que hacíamos sin muchas complicaciones en la escuela- ahora está apareciendo como una materia difícil de salvar en internet.
Sin apoyar convenientemente el cursor, se le quedó seguramente sin pintar la primera parte y la última: el título y la firma.
Y este pícaro gordito lo recibió y pensó:
“¡Ta’ lindo, lástima que no tiene título!”
Entonces hizo justicia por mouse propio, buscó en la crónica una frase que sirviera de título y la mandó para el principio.
Y éste otro dedito le puso la sal: “Esto se parece a las cosas que escribe Galeano”.
“¡Y sí! se ve que se olvidaron de ponerle la firma. Y bueno…yo se la pongo”.
Y los pícaros gorditos se la comieron, toda…todita.
Y ahí anda rebotando y multiplicándose en cada computadora en la que cae.
Y tuve que escribirle a mi admirado Galeano para contarle lo que estaba pasando.

Y el texto siguió creciendo.
Era poco creíble lo que sucedía: foros, encuentros de políticos, congregaciones religiosas, programas de TV, congresos de salud, obras de teatro, reuniones de ecología, convenciones de profesionales y programas de educación incluyeron nuestro texto con la firma de Galeano.

Y el texto (que es coherente) comenzó a reciclarse a sí mismo.
Un par de veces por año alguien propone un nombre nuevo y lo recicla vía internet.

Se traduce al inglés, al francés, al italiano, al alemán, al portugués y al catalán.
Forma parte de presentaciones teatrales, se proponen homenajes a Galeano, aparecen power point muy bonitos que recorren la red, los diarios de papel de distintos países lo publican y se comercializa de mil maneras: audio, posters, i-book, cuadritos, CD y hasta camisetas con frases del texto.
Todos toman naranjada y el pobre naranjo nada.
Y no está mal.
La naranjada debe ser para los que la toman y los naranjos –hasta donde yo sé- no consumen naranjada.
Los naranjos se alimentan de otras cosas.
Pero siento cosquillas en la barriga.

Mis tres textos más exitosos son tuyos

Entonces Galeano empieza a recibir felicitaciones en cada lugar que llega.
Y aclara desde México: “Porque en mi larga vida de escritor, los tres artículos que más repercusión tuvieron y por los que me paran en la calle para felicitarme y circulan con mi firma en internet, no son míos. Uno se refiere a “Las cosas viejas”, otro que se llama “Por qué no tengo un DVD”, lo cual es falso porque sí tengo y otro que es “Mi nieta Sofía” y yo no tengo ninguna nieta Sofía. Entonces están estos tres trabajos de enorme éxito y que me felicitan por eso que yo no escribí. Y habiendo escrito tanto, empiezo a deshojar la margarita… me mato, no me mato, me mato, no me mato…”

Más adelante me escribe: “el drama mío es que mis tres textos más exitosos son tuyos, y no míos, así que cada vez que me felicitan en la calle, diciéndome cosas como: es lo mejor que escribiste, qué maravilla, yo me pongo a deshojar la margarita para ver si me mato o no me mato”.

Hacé una prueba.
A vos te hablo.
Al que está leyendo esto.
Escribí “Me caí del mundo” entre comillas en un buscador y a continuación colocá la palabra “Marciano”.
Aparecerán 600 páginas que vinculan mi nombre con este texto.
Pero si a continuación en vez de “Marciano”, ponés “Galeano”, el resultado son ¡6.500 quinientos páginas!

“No consigo andar por el mundo tirando cosas” y el nombre de este extraterrestre ofrecerá 10.000 versiones. Asociada al autor de la Venas Abiertas: ¡48.000 páginas!

Podría seguir con más ejemplos, pero tengo la sensación que ya me creyeron.

Algo malo está pasando en internet.
Están sucediendo cosas feas en la red de redes.
Parece que un grupo importante de usuarios de internet anda manejando sin libreta y se ha subido a los autitos chocadores.

Virus, operaciones y lunas de Marte

Cuando éramos niños nos decían:
“¿Quién sos vos que la radio no te nombra?”
Un poco más grandecitos el concepto fue:
“Lo que no aparece en la tele no existe”.
Por estos años la consigna parece ser:
“Si me llegó por internet es cierto.”
¡Miren si un medio tan caro, tan sofisticado, tan inteligente, tan democrático, tan moderno va incluir cosas que no son ciertas!

Entonces cada vez que llega el 27 de agosto nos avisan vía internet que se verán dos lunas en el cielo.
¡Y nosotros salimos al patio a observar el mayor acercamiento de Marte con nuestra casa, con la esperanza de ver dos lunas y a un marciano en el techo de la casa del vecino!
A los pocos días en impúdicos correos -con cientos de direcciones a la vista- nos avisan que llegará un mail que se llama “La vida es bella” y nos dicen que no vayamos a abrirlo porque hará que nuestra computadora explote en mil pedazos y…. “¡avísale a todos tus amigos”
Y nosotros les avisamos.
No hay de qué, señor.

A la semana nos avisan que –María Mascardi- una niña de 9 años necesita urgente un tratamiento médico muy caro.
Por cada correo que enviemos… a María le llegará un dólar y podrá operarse.
Esta semana María Mascardi es la hija de un empleado bancario de Nico Pérez, pero recuerdo que hace un par de meses era hija de un aduanero de Massachusetts y se llamaba Mary Mascardi. El año pasado vivía en el país vasco y se llamaba Mary Carmen y hace cinco años (María tenía también nueve años) debían operarla en Porto Alegre.
No se muere, no envejece, no la operan nunca, pero su mamá sigue mudándose de Casupá a Bilbao y de Massachusetts a Nueva Palmira solo para poder repartir nuestras direcciones por todo el mundo.

Al mes nos avisan que está desaparecida Jennifer García, la hija de un empleado bancario. “Sólo hacen falta 2 minutos para hacer circular el mensaje. Si se tratase de tu hijo (a) harías lo imposible por obtener ayuda. Dios premiará tu bondad.”
Y este gordito se la comió.

Es que ellos apuestan a nuestra ingenuidad y a nuestra ambición.

Una y una.
Una vez nos descubren ingenuos y nos venden trasplantes y desapariciones de niños a cambio de nuestro banco de direcciones.
Otra vez nos advierten ambiciosos y nos ofrecen gratis lo que se vende caro en el shopping, o nos proponen ser los únicos que nos beneficiaremos del secreto que nos mandan.
Una y una.

Ellos saben muy bien que esa mezcla de letras con un @ en el medio, da como resultado una dirección, es decir –allí- atrás de la dirección y adelante del monitor hay un tipo que además de confiado es ingenuo y ambicioso.

El primer examen ya lo dimos y lo salvamos con buena nota.
Después nos mandarán carnadas para obtener peces con forma de números telefónicos, direcciones reales y hasta tarjetas de crédito.
De nada, señor.

En primavera recibimos un correo de un periodista que nos hace saber del tráfico de órganos de niños. ¡Y se muda de Nueva York a la Barra del Chuy para escribirnos!
Como si fuera poco cada dos meses nos amenazan con enviarnos una computadora de regalo.
En invierno nos avisan que Bill Gates está compartiendo su fortuna y nos enviará un dólar por cada correo que nosotros enviemos, y…. “¡Cierra Hotmail! ¡Cierraaaaaa Hotmailllll! Atención, debido a rigurosos cambios en nuestro website, pedimos a usted, que nos envié con el carácter de urgente, los datos solicitados a continuación a este e-mail.”
Y no sólo se los mandamos, sino que además pedimos a nuestros amigos y familiares que por favor no queden afuera de Hotmail.
A las órdenes, señor.

¡En verano nos avisan que están haciendo bonsái con gatitos!
“¡No ignores esto por favor! ¡Sólo te tomará un par de minutos! Hay un terrible tráfico de órganos en nuestro país (es decir en todos los países) Le sacaron los riñones a un joven a quien drogaron y ahora está en el hospital.

En otoño nos piden prestada nuestra cuenta bancaria para depositarnos medio millón de dólares porque en la de ellos ya no cabe un dólar más y el dinero se les vuelca para este lado del mostrador.
A la semana nos enseñan a sobrevivir a un ataque al corazón “cuando estemos solos,
tosiendo repetida y muy fuertemente, respirando profundamente antes de cada tosido, y el tosido, debe ser profundo y prolongado”
Mientras tanto los porfiados y muy tontos de la Cruz Roja dicen que eso no es cierto.

Esta es la última vez que me muero

Cerca de fin de año nos mandan el poema “Muere lentamente” firmadito por Pablo Neruda.
Y lo leen por la tele y aplauden a Neruda una y otra vez y la brasilera Martha Medeiros (verdadera autora del texto) lo mira por TV.
“Me gusta cuando callan”, pensará la Medeiros.

Es que la gente insiste, la gente es porfiada, la gente no chequea, la gente compra la primera oferta.

En año nuevo nos envían el poema “Instantes” de Jorge Luis Borges:
“Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores… empieza diciendo con forma y olor a poster, a tarjeta y a power point el poema “Instantes”.

Y el pobre Borges se revuelve en la tumba.
Y más se revuelve (pero no en la tumba) Nadine Stair verdadera autora del poema.
¡El texto más famoso de Borges no es de Borges!

Creo que estamos leyendo sin libreta ni propiedad.
¿Será tan difícil reconocer la pluma de Borges, de Neruda o de Galeano?
¡Se están comiendo plumeros pensando que son pollos!

Al mes nos mandan “La Marioneta” de Gabriel García Márquez, poema con el que el Premio Nobel colombiano se despide de sus amigos, tras saber que tiene cáncer.

“Si por un instante Dios se olvidara
de que soy una marioneta de trapo
y me regalara un trozo de vida… …pero Gabo goza de buena salud, no escribe poesía y desmiente que sea de él.
Pero no hay caso.
¡Andá a explicarles!
Nadie los convencerá de que este poema es de un ventrílocuo mexicano llamado Johnny Welch.
Otros hablan por vos Johnny.
Lo de siempre.

Si señor….nos han wiquipedizado.
¡Basta de razonamiento propio!
¡Basta de cuestionamientos lógicos!
¡Basta de dudas razonables!
¡Si lo dice internet es cierto!

Miren…hace poco en un foro encontré que un lector decía:
-Siempre me gustó lo que hacía el escritor desaparecido Marciano Durán..
Y otro le preguntó:
-¿Cómo? ¿Marciano Durán falleció?
-Sí- contestó la primera persona muy suelta de teclado- falleció hace un año.
Enseguida se colgaron otros internautas.
Unos dolidos, otros perplejos y algunos sonrientes.
Pero todos convencidos.
A ninguno se le ocurrió dudar de la información (lo decía Santa Internet)
Así que mandé un correo diciendo, que era mentira, que yo estaba vivo, que incluso se los podía jurar por mi propia vida.
Ninguno me creyó.

Me quedaban otras sorpresas por vivir después de mi injusta e inesperada muerte.

¡¡¡¿Tú también Marcos Bruto?!!!

Creo que no es necesario que presente a Marcos Aguinis.
Me refiero al multipremiado, hiperpopular y superreconocido escritor argentino.
“El elogio del Placer” es su último libro convertido en Best Seller.
Allí se encarga de elogiar al placer y de cobrar viejas cuentas pendientes.
Transcribe más de trescientas palabras de “Desechando lo desechable” y desde la página 223 a la 233 en el capítulo “¿Cuestionar el progreso?” se encarga de pegarle a Galeano.
Una y otra vez.
Derecha e izq… es decir derecha y derecha, derecha y derecha.
Un golpe atrás de otro.

¡Tú también Marcos Bruto!
¡Ese texto no es de Galeano, Marcos!
¡Cualquier h@nalfabeto se da cuenta!

Extracto algunas de las frases:
“La izquierda ahora se ha tornado escéptica y paradójicamente conservadora.
Es una izquierda que le teme al futuro”.
¡No Marcos, no!
¡Es sátira, es broma, es humor y no es Galeano!
Después de citar varias frases de nuestro texto creyendo cual nobel usuario de computadoras o motociclista sin casco ni libreta que es de Galeano le contesta al escritor compatriota:
“El progreso no consiste en dejar de hacer cosas, sino en que haya cosas mejores para hacer, Galeano”.
Así, como levantando el dedo índice y moviéndoselo en la cara a Eduardo.
Sólo faltó “¿entendiste zurdito?”

Después de seguir citando “Desechando lo desechable” en varios pasajes, agrega:
“Ese es el progreso que soñaba el socialismo utópico, luego el científico y la guerrilla guevarista, estimado Galeano”
Acá le antepone el “estimado”.
Y hace bien porque Eduardo es estimado (salvo justamente por él, que hace tiempo esperaba una excusa para golpearlo desde un libro).
Los libros no deberían usarse para golpear a la gente, Marcos.
Fueron pensados para otros fines.
“Me parece que Eduardo Galeano es un escritor lleno de miedo y lo abruma la nostalgia por el tiempo pasado que fue mejor porque es conocido”.



Seguro que en los próximos días aparecerá el próximo libro de Aguinis con el título “Las disculpas del placer”.
Porque después le propone a Eduardo que se vaya a vivir a una aislada comunidad ecológica y lo acusa de ser un progresista que odia el progreso y el cambio.
“ ¿Galeano no se da cuenta de que si hubiese seguido ese criterio fetichista antes de que él naciera, etc,etc,etc?
Y sigue.
¡Ay Marcos!
Wikipedia por lo menos.
Aunque más no sea Google.

Está bien que la gente de poco cerebro ande chocando por las autopistas de la comunicación.
¿¡Pero tú Marcos?!
¿Desde un Best Seller?

Estas cosas me confunden.
Es más…ahora me quedan dudas respecto al resto del libro.
¿Los otros capítulos tienen el mismo rigor?

Estoy confundido.
El mal uso que la gente hace de internet me confunde.
Lo juro.

Atentamente Eduardo Galea… perdón Marciano Durán


En: http://www.marcianoduran.com.uy/?p=717#more-717

lunes, 18 de abril de 2011

EL ENCANTO DEL ERIZO

El encanto del erizo se ha convertido en una de mis películas favoritas. La historia es hermosa, provoca risas al igual que lágrimas, divertida y trágica como la vida misma. Excelente película para verla comiendo chocolate...



Sinopsis: Paloma, de 11 años, fascinada por el arte y la filosofía, toma una decisión definitoria para su próximo cumpleaños. Una malhumorada conserje solitaria y viuda vive encerrada con su gato y sus libros. Un rico y enigmático japonés se muda al mismo edificio. Tres almas gemelas se encuentran.



Dirección: Mona Achache


Intérpretes: Josiane Balasko, Garance Le Guillermic, Togo Igawa, Anne Brochet y Ariane Ascaride


Guión: Mona Achache y Muriel Barbery

Según la obra de: Muriel Barbery


Fotografía: Patrick Blossier


Edición: Julia Gregory


Idioma Original: Francés


Duración: 100 minutos


Producción: Francia


Género: Comedia dramática


"Quizá estar vivo sea esto: perseguir instantes que mueren."

viernes, 15 de abril de 2011

EL TRABAJO EN MÉXICO



Teresa Carreón

La Organización Internacional del Trabajo, la OIT, con sede en Ginebra, Suiza, fue creada al término de la Primera Guerra Mundial en 1919, mediante la firma de la paz a través del Tratado de Versalles. Pretendía ser una respuesta al capitalismo salvaje asociado a la industrialización que diera inicio la máquina de vapor. La irrupción de la industria y de las fábricas, a la salida de la Edad Media, llevó al abuso del trabajo de menores y mujeres, también de obreros, sin horario y en penosas condiciones y, las iniciativas para mejorarlas, encontraron obstáculos de los gobiernos que no promovían beneficios sociales porque encarecían su producción, y perjudicaban en una lucha bestial por ganar el mercado internacional (la seguridad social por aquel entonces era inexistente).

Así, en 1919, se acuerda crear un organismo internacional que, por medio de un parlamento mundial, creara normas que significaran un mínimo de protección que los estados nacionales debían respetar, queriendo con ello, hacer que las conquistas fuesen aplicables en todos los países al mismo tiempo.

Sin embargo, 92 años después, se presenta en nuestro país el documento “Panorama de la Sociedad” elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el cual señala que los mexicanos dedican 10 horas de su vida diaria a la actividad laboral, tanto en trabajo remunerado y no remunerado como la limpieza o cocinar en casa, mientras que el promedio de los países integrantes de la OCDE es de ocho horas. El número extenso de horas que se trabajan en México explica los “niveles increíbles de estrés” que viven los mexicanos.



Al tiempo que el documento detalla que, los habitantes de Bélgica son los que menos trabajan con un promedio de siete horas al día, se afirma que las mujeres trabajan más que los hombres. La diferencia del tiempo invertido en trabajo no remunerado entre mujeres y hombres en México es de cuatro horas con 21 minutos, la mayor diferencia entre miembros de la OCDE, donde la brecha promedio es de 2 horas con 28 minutos, agregó la institución.


El estudio sostiene que mientras los coreanos dedican una hora con 19 minutos, los mexicanos dedican más de tres horas por día a las labores del hogar y “la gran mayoría de ese tiempo se dedica en la cocina”, detalla la OCDE.

El trabajo difundido el martes de esta semana sostuvo que en 25 economías de la OCDE, el trabajo no remunerado representó una tercera parte del PIB de los países que integran al organismo, además, México ocupa el nivel más alto de pobreza relativa entre los países integrantes de la organización mundial. “Uno de cada cinco mexicanos es pobre, comparado con sólo uno de cada diez en promedio en la OCDE”, se destacó.

Así, podemos comprender por qué a más de la mitad de los mexicanos les resulta muy difícil vivir con sus ingresos, ya que “México ocupa el segundo lugar en desigualdad de ingresos”, según el organismo internacional.

viernes, 8 de abril de 2011

VIOLENCIA GENERA VIOLENCIA

"El mundo ya no es digno de la palabra, nos la ahogaron adentro, como te asfixiaron, como te desgarraron a ti los pulmones. Y el dolor no se me aparta, sólo tengo al mundo por el silencio de los justos. Sólo por tu silencio y por mi sikencio, Juanelo".
Javier Sicilia

Teresa Carreón

Los hechos, dichos y cifras de la semana nos ponen a reflexionar. En “Síntesis Educativa”, periódico hecho por educadores (http://urlcorta.ws/?i=1mq ), leí un reportaje que afirma que la exposición a actos violentos genera agresividad, según un estudio realizado por un grupo de investigadores de las Universidad Deusto en España y algunos expertos de universidades de Estados Unidos, Holanda y Alemania.




El estudio consultó a 800 niños de entre 8 y 12 años, sobre si habían sido víctimas o testigos de actos de violencia en la escuela, el vecindario, el hogar o en la televisión, y sobre su apreciación moral de los hechos que habían presenciado, midiendo la agresividad de los infantes con base en sus respuestas y las opiniones de sus compañeros. Izaskun Orue, líder de la investigación, afirmó que los escolares que habían presenciado actos violentos eran más agresivos; ser testigo de la violencia -o víctima- también tiene su efecto en el aumento de la agresividad.


Presenciar continuamente actos violentos en el hogar, la escuela o en la televisión, o ser víctima de la violencia, los hace verla como algo normal y aceptable. Creer que la agresividad es normal sólo produce más agresividad. "La gente expuesta a una dieta de violencia acaba creyendo que la agresión es un modo normal de resolver los conflictos y conseguir lo que se desea. Estas creencias debilitan las inhibiciones frente a la agresión a otros", sostienen los autores.

Por su parte, el titular de la Agencia para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), Michele M. Leonhart, aseguró que “este nivel de violencia visto aquí desafortunadamente es una señal de éxito en la lucha contra los cárteles; son como animales enjaulados y como animales están atacándose los unos a los otros.”

En su oportunidad, el ex embajador de Estados Unidos en México Carlos Pascual admitió que su país es “corresponsable” por la violencia que azota a muchas comunidades mexicanas, pues la mayor parte de la droga es consumida en la Unión Americana, generando enormes flujos de efectivo que permiten a las organizaciones criminales trasnacionales operar. Sin embargo, dijo que un factor que hace la diferencia es que esa nación tiene un sistema de justicia civil que aplica la ley y deja en claro a los criminales que hay un costo por el crimen violento, porque “el imperio de la ley importa y funciona”.


Así las cosas, la espiral de violencia en la que nos sumimos día a día revela cifras rojas porque ya suman 40,000 los muertos clasificados como “daños colaterales” de una guerra declarada contra el narco desde Los Pinos, entre los que se encuentran civiles, hombres y mujeres de diversas edades sin vínculo alguno con cualquier bando; también hay los desplazados que ya no incluyen exclusivamente a quienes han abandonado sus hogares y pueblos, sino también a médicos que han decidido abandonar su profesión huyendo de las balas. Ahora también un poeta ha abandonado su oficio, Javier Sicilia…



Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “War” (Guerra) interpretada por Edwin Star: Guerra. / ¿Para qué es buena? /absolutamente para nada.

viernes, 1 de abril de 2011

DESPLAZADOS EN MÉXICO


Teresa Carreón

Esta semana conocimos cifras demoledoras: la guerra contra y entre carteles de la droga ha provocado el desplazamiento de unas 230,000 personas en los últimos años, según un informe del Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos (IDMC por sus siglas en inglés). La mitad se encuentra exiliada en Estados Unidos y el resto migró a otras partes de México, lo que significaría que en el país hay unos 115 mil refugiados internos, la mayoría provenientes de Chihuahua y Tamaulipas, aunque este fenómeno también ha comenzado a afectar a los habitantes de Nuevo León, Baja California, Sinaloa y Michoacán.

El informe del IDCM denominado "México: desplazamiento forzado a consecuencia de la violencia de los carteles de la droga" se presentó recientemente en Ginebra, Suiza, donde se encuentra la sede de la organización. Según el documento, los estados con más desplazados por la guerra contra el narcotráfico son Chihuahua y Tamaulipas. El fenómeno también ocurre en otros lugares con presencia de carteles, como Sinaloa en el noroeste o Michoacán en el occidente.

El caso más emblemático sucedió en Ciudad Mier, Tamaulipas, pequeño municipio fronterizo con Estados Unidos donde a fines de 2010 el cartel de los Zetas amenazó con asesinar a todos sus habitantes. Ya la disputa entre esa banda y el Cartel del Golfo había provocado el exilio de muchos de sus pobladores, pero la advertencia obligó a los 400 que aún permanecían allí a buscar refugio en el vecino poblado de Miguel Alemán. Quienes tenían recursos huyeron a Roma y Hancock, Texas.

Pero como era de suponerse, es en Ciudad Juárez y las comunidades vecinas donde el fenómeno ha sido más intenso. Según el investigador Rodolfo Rubio, del Colegio de la Frontera Norte, en los últimos cinco años cerca de la mitad de los municipios de Praxedis G. Guerrero y Guadalupe abandonó sus casas por miedo a la violencia. El impacto del exilio forzado se nota: el consumo de agua, electricidad y la generación de basura ha bajado sensiblemente en esas zonas, la actividad económica es mínima y los pocos agricultores que había se fueron.

El IDCM basó su reporte presentado esta semana en estudios efectuados por parte de investigadores locales, y señaló que el gobierno mexicano no compila cifras sobre la gente que ha tenido que dejar sus casas por las luchas de poder entre las bandas del narcotráfico. El censo realizado a mediados del 2010, ofrece cifras sorprendentes: 111,103 de las 488,785 viviendas en Ciudad Juárez, estaban abandonadas, equivalente al 23%. Además, casi un tercio de las 160.171 casas en Reynosa estaba desocupado.

En sus recomendaciones, el IDCM* advierte que las autoridades tienen la responsabilidad de proteger y brindar ayuda humanitaria a los desplazados por la guerra contra el narcotráfico. Se asegura que la mayoría de los desplazados sortean su situación con recursos propios, ante la inexistencia de medios oficiales para apoyarlos.

Así, la cifra de desplazados en el 2010 en México, es mayor que la de Afganistán durante el mismo periodo.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Errante diamante” del grupo colombiano Aterciopelados: ¡Ay! yo me fui porque me tocó /¡Ay! pero allí dejé mi corazón /Dejé la vajilla y el televisor /Dejé mi casita, mi terruño, mi asadón /Cambie mis paisajes, mi brisa serena /por fríos semáforos y sucias aceras…

* http://www.internal-displacement.org/8025708F004BE3B1/(httpInfoFiles)/E65A0D75E1B5E8F8C125781F00318DF2/$file/Mexico_Dec2010_sp.pdf
 

viernes, 25 de marzo de 2011

SENSIBILIDAD JAPONESA

Teresa Carreón

Desde hace dos semanas todo el mundo se hace la misma pregunta ¿De qué está hecha la sociedad japonesa que después de haber soportado los efectos de dos bombas atómicas, esté resistiendo de forma tan controlada los efectos de un mayúsculo terremoto, el paso del posterior tsunami y el problema nuclear? Se ha hablado de su carácter, que no se rinde ante la adversidad y, quien conoce bien a los nipones asegura que tienen más de 20 formas de decir no sin decir no.

Haciendo el recuento de víctimas, muertos y desaparecidos, en cifras oficiales ya sobrepasan los 15.000 y los daños son incalculables. Pero además, nos corta el aliento el inminente peligro de una posible explosión de los reactores de la central nuclear de Fukushima, que causaría una radiación atómica de consecuencias apocalípticas. Y ante tal catástrofe, la actitud sosiega, controlada y disciplinada de la población japonesa tiene sorprendido al mundo: no se han registrado pillajes, saqueos, ni llantos histéricos. Sólo rostros abatidos, taciturnos y disciplinados de personas formadas en colas frente a supermercados y gasolineras es lo que muestran las cámaras de televisión.

Dicho comportamiento de los japoneses se atribuye al fuerte bagaje cultural emanado de Confucio, en el que el grupo siempre prevalece sobre el individuo. Aunque en muchos casos los comportamientos y decisiones de los japoneses se basan en principios mucho más individualistas, lo que realmente prevalece es el respeto de las normas establecidas a pesar de la situación de alarma, por la estricta educación que busca la cohesión social, aún por encima de la preparación adquirida, dadas las lecciones de las dramáticas experiencias pasadas y a la idea de que el colectivo puede hacer frente de forma más eficaz a una catástrofe de grandes dimensiones.

Desde la cuna aprenden la expresión “gambatte, kudasai” -anímate, esfuérzate- que junto con la educación, las tradiciones y la guerra han forjado el carácter japonés. Su cultura es prácticamente impenetrable a agentes exteriores, se alimenta de sus tradiciones religiosas (un compendio de la religión budista y la sintoísta) y sociales: el bushido, el código de los antiguos samuráis, que busca la excelencia con el cumplimiento escrupuloso de siete virtudes: rectitud, coraje, benevolencia, respeto, honestidad, honor y lealtad. Así se puede explicar que transcurridos casi quince días de la catástrofe, no se haya producido una situación de caos, como sin duda en cualquier otro lugar del mundo ocurriría.

El individuo, como mostró Isao Takahata en “El cementerio de las luciérnagas” - película poderosa que retrata como pocas, la crudeza de los humanos en tiempos de guerra-, es secundario, de ahí también el sorprendente y para muchos occidentales, incomprensible sacrificio de quienes estos días trabajan para reducir los niveles de radiación en la planta de Fukushima. Dar la vida por la colectividad, como en su día lo hicieran y salvando las distancias, las motivaciones y los objetivos, los antiguos kamikazes, cuya misión era única y su viaje solo de ida.

Película "Cementerio de luciérnagas" Muy recomendable, es poesía pura.

Tampoco es válido atribuir a los japoneses falta de sentimientos –ellos piensan que no está bien visto mostrar el sufrimiento en público-; un pueblo sin sensibilidad no podría disfrutar con el arte del kabuki, ni viajaría en masa a contemplar cada año, a finales de marzo, la floración de los cerezos.
Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Desastre” del argentino Gustavo Cerati: ¿De qué desastre me salvé? /En mala hora te solté /Y en un segundo me encontré /Uh babe, en un furioso mar /Sin saber de ti...

viernes, 18 de marzo de 2011

MIEDO SUPREMO


Teresa Carreón


En Japón, lo que empezó como sismo se ha convertido ante los atónitos ojos del mundo, en amenaza nuclear después de haber vivido la población nipona la tragedia del feroz tsunami producido por el terremoto.

 
Recuerdo los días de pánico vividos después del terremoto de 1986 en nuestro país, pero no alcanzo a imaginar el miedo supremo que estará viviendo Japón al saber que una parte muy numerosa de su población está bajo los húmedos escombros –hay quien habla de 10 mil personas-, y se enfrenta al peor enemigo que ha podido tener el país del sol naciente: la mortífera radiactividad.

 
El tremendo drama que vive Japón proviene no tanto del terremoto (parece ser que apenas hubo edificios derribados por este fenómeno), sino por el posterior tsunami derivado del propio megasismo. Por eso, es inconcebible que un país tan avanzado y con una fuerte cultura de la prevención haya construido cuatro nucleares juntas expuestas a los efectos de los tsunamis.

 
La amenaza radiactiva está produciendo ya un verdadero maremoto en la opinión pública y comparte la sicosis con el pueblo de oriente, ya que se teme que Fukushima se convierta en otro Hiroshima, en otro Chernobyl pero en cámara lenta. Todos los gobiernos incluido el mexicano, han respondido al desastre de Fukushima realizando una revisión de la seguridad de las nucleares, pero se olvida que la probabilidad de que una accidente natural o una sucesión de ellos pueda perjudicarlas.

 
Japón demuestra que ni la hipertecnología ni un elevado nivel de desarrollo convierten al ser humano en dueño de su destino. La aterradora crisis nuclear provocada por el terremoto es un clamoroso desmentido de nuestras pretensiones de amos del mundo. Nuestra aparente existencia tan protegida nos ha conducido a olvidamos de la absoluta fragilidad de nuestras existencias, pero basta con que la Tierra se sacuda para que volvamos a tomar conciencia de nuestra vulnerable condición.

 
La confianza extrema en los hechos humanos ha eliminado de la perspectiva las posibles consecuencias, porque el ser humano más allá de creerse “la divina garza”, se ha pensado dios. Mientras entre la población del mundo el nuevo patrón es el miedo, entre los dirigentes es el silencio por sus decisiones obtusas. Quiero creer que sí hubo alguien que reflexionó en la vulnerabilidad del ser humano ante la naturaleza.

 
Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de The Doors “Not to touch the earth” (No tocar la tierra): No tocar la tierra / No ver el sol /Nada por hacer excepto /correr, correr, correr, corramos... /corramos.