viernes, 15 de abril de 2011

EL TRABAJO EN MÉXICO



Teresa Carreón

La Organización Internacional del Trabajo, la OIT, con sede en Ginebra, Suiza, fue creada al término de la Primera Guerra Mundial en 1919, mediante la firma de la paz a través del Tratado de Versalles. Pretendía ser una respuesta al capitalismo salvaje asociado a la industrialización que diera inicio la máquina de vapor. La irrupción de la industria y de las fábricas, a la salida de la Edad Media, llevó al abuso del trabajo de menores y mujeres, también de obreros, sin horario y en penosas condiciones y, las iniciativas para mejorarlas, encontraron obstáculos de los gobiernos que no promovían beneficios sociales porque encarecían su producción, y perjudicaban en una lucha bestial por ganar el mercado internacional (la seguridad social por aquel entonces era inexistente).

Así, en 1919, se acuerda crear un organismo internacional que, por medio de un parlamento mundial, creara normas que significaran un mínimo de protección que los estados nacionales debían respetar, queriendo con ello, hacer que las conquistas fuesen aplicables en todos los países al mismo tiempo.

Sin embargo, 92 años después, se presenta en nuestro país el documento “Panorama de la Sociedad” elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el cual señala que los mexicanos dedican 10 horas de su vida diaria a la actividad laboral, tanto en trabajo remunerado y no remunerado como la limpieza o cocinar en casa, mientras que el promedio de los países integrantes de la OCDE es de ocho horas. El número extenso de horas que se trabajan en México explica los “niveles increíbles de estrés” que viven los mexicanos.



Al tiempo que el documento detalla que, los habitantes de Bélgica son los que menos trabajan con un promedio de siete horas al día, se afirma que las mujeres trabajan más que los hombres. La diferencia del tiempo invertido en trabajo no remunerado entre mujeres y hombres en México es de cuatro horas con 21 minutos, la mayor diferencia entre miembros de la OCDE, donde la brecha promedio es de 2 horas con 28 minutos, agregó la institución.


El estudio sostiene que mientras los coreanos dedican una hora con 19 minutos, los mexicanos dedican más de tres horas por día a las labores del hogar y “la gran mayoría de ese tiempo se dedica en la cocina”, detalla la OCDE.

El trabajo difundido el martes de esta semana sostuvo que en 25 economías de la OCDE, el trabajo no remunerado representó una tercera parte del PIB de los países que integran al organismo, además, México ocupa el nivel más alto de pobreza relativa entre los países integrantes de la organización mundial. “Uno de cada cinco mexicanos es pobre, comparado con sólo uno de cada diez en promedio en la OCDE”, se destacó.

Así, podemos comprender por qué a más de la mitad de los mexicanos les resulta muy difícil vivir con sus ingresos, ya que “México ocupa el segundo lugar en desigualdad de ingresos”, según el organismo internacional.