viernes, 23 de enero de 2009

OTRO MUNDO ES POSIBLE

Teresa Carreón

El nuevo año 2009 recién está dando sus primeros respiros y los acontecimientos se agolpan en los registros internacionales: Israel ha declarado un cese unilateral a la guerra “hierro fundido” declarada en contra de Gaza, Estados Unidos estrena nuevo presidente y declara su color como primicia para la historia de ese país que ha enfrentado cruentas batallas debidas al racismo, Rusia y Ucrania se encuentran confrontados por el suministro de gas en pleno invierno, el mundo ha olvidado las crisis de tres de los países más castigados y relegados: Somalia, el Congo y Zimbawe. En México, los problemas de inseguridad y violencia desbordados, no le dan tregua a una ciudadanía que no adivina dónde curarse el “catarrito” del desempleo, mientras el ejecutivo se pregunta por el incremento de los divorcios y dedica su tiempo a extrañar al Papa.

Y para buscar solución a tan descomunal problemática mundial, diferentes mandatarios, líderes sociales, empresarios, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos tienen anotada en su agenda su participación en el Foro Económico Mundial (FEM) o bien en el evento alternativo, el Foro Social Mundial (FSM).

Creado hace 31 años, el FEM inaugurará su reunión anual en Davos la próxima semana con el objetivo de abordar una serie de desafíos mundiales, particularmente la crisis financiera y económica. Los temas a discutir serán la crisis inmediata y las formas de estabilizar y volver a poner en marcha la economía mundial, el cambio climático y la seguridad de alimentos y agua. La reunión también considerará las instituciones que el mundo necesita para cooperar y enfrentar los desafíos mundiales y buscará “mejorar la base del valor ético para los negocios como un actor social constructivo”.El tema de la reunión anual 2009 será "Conformando el Mundo Después de la Crisis", a la que asistirán más de 2.500 participantes de 96 países, incluido un récord de 43 jefes de Estado o gobierno como el primer ministro chino, Wen Jiabao, su homólogo ruso, Vladimir Putin, la canciller federal alemana Angela Merkel, el primer ministro británico Gordon Brown y el primer ministro japonés Taro Aso.
En el exclusivo centro vacacional de Davos, se darán cita 17 ministros de Hacienda, 19 banqueros centrales, 22 ministros de Comercio, 16 ministros de Relaciones Exteriores, 15 ministros de Medio Ambiente y Energía, nueve comisionados de la Unión Europea y los jefes de 30 organizaciones internacionales. También asistirán líderes de negocios de todos los sectores y de todas las regiones. Por México, se tiene confirmada la participación del presidente Felipe Calderón, así como los responsables de la política fiscal y monetaria del país, Agustín Carstens y Guillermo Ortiz Martínez, respectivamente, y los secretarios de Energía, Comunicaciones y Relaciones Exteriores, Georgina Kessel, Luis Téllez y Patricia Espinosa, respectivamente.

Sus críticos aseguran que el objetivo de estas reuniones es buscar el beneficio particular de los participantes a costa de la sociedad mundial y del medio ambiente.

La novena edición del FSM se realizará en forma paralela al FEM, tendrá lugar del martes 27 de enero al 1 de febrero próximo y sus organizadores esperan reunir a unas 120 mil personas en la ciudad brasileña de Belén. Además de los efectos sociales de la crisis financiera internacional, se analizará la problemática ambiental y alimentaria, entre otros temas.

A la cita ya confirmaron su asistencia los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; de Venezuela, Hugo Chávez; de Bolivia, Evo Morales; de Paraguay, Fernando Lugo, y de Chile, Michelle Bachelet.

Creado como medida de resistencia al modelo globalizador del FEM, el FSM se celebrará simultáneamente en los cinco continentes. El martes 20 de enero dio inicio en el Zócalo de la ciudad de México, la edición mexicana del evento. La Cepal ha informado que el incremento inflacionario reportado en México “tuvo su mayor golpe en los hogares pobres del país; para las familias pobres, el consumo de alimentos representa entre 60 y 70 por ciento del total de sus ingresos, (de tal suerte) que 2008 muchas familias tuvieron que verse en la necesidad de optar entre continuar con sus hábitos de consumo o dejar de comer algunos alimentos. El repunte de la inflación en 2008 golpeó a los hogares más pobres; lo más probable es que aumente el nivel de pobreza en toda América Latina”.

Como nunca en las diferentes jornadas de ambos foros, se realizarán en medio de una atmósfera sumamente desalentadora para la economía global, ya que la crisis económica, primera de la era global, está llevando hacia una recesión de proporciones hasta ahora desconocidas, y dado que fue originada por los quebrantos en Estados Unidos, hacen oportuno –hoy más que nunca– discutir la viabilidad de un modelo diseñado para beneficiar a los dueños de las grandes fortunas y acaso a las clases medias estadounidenses y europeas, pero que en los países menos desarrollados –como el nuestro– ha provocado un empobrecimiento sostenido de la mayoría de la población y una insultante concentración de la riqueza en unas cuantas manos.

Esperando encontrar más que discursos, decisiones que deriven en acciones definitorias, yo me voy con la música a otra parte con la canción “La Belleza” de Luis Eduardo Aute: Míralos, como reptiles,/al acecho de la presa,/negociando en cada mesa/maquillajes de ocasión;/siguen todos los raíles/que conduzcan a la cumbre,/locos por que nos deslumbre/su parásita ambición./Antes iban de profetas/y ahora el éxito es su meta;/mercaderes, traficantes,/más que nausea dan tristeza,/no rozaron ni un instante/la belleza.../Y me hablaron de futuros/fraternales, solidarios,/donde todo lo falsario/acabaría en el pilón./Y ahora que se cae el muro/ya no somos tan iguales,/tanto vendes, tanto vales,/¡viva la revolución!/Reivindico el espejismo/de intentar ser uno mismo,/ese viaje hacia la nada/que consiste en la certeza/de encontrar en tu mirada/ la belleza…