viernes, 10 de diciembre de 2010

ALTRUISMO Vs. SOLIDARIDAD


Teresa Carreón

Nos encontramos cerca de la celebración anual del Teletón, festival que pretende reunir dinero para una causa siempre importante que son los niños con discapacidades. Muchos han apoyado año con año esa causa, otros, sin embargo, lanzan denuestos a la presentación de los niños como si fuera un circo. Lo único cierto, es que sobran causas qué apoyar.

Esta semana se conmemoró el Día Internacional de la lucha contra el VIH/ Sida y aunque la mayoría de los países enfatizaron la disminución de los contagios en sus respectivas naciones (en el planeta se han reducido un 19% desde 1999), es verdad que el VIH se está convirtiendo en una enfermedad crónica y no mortal.
Sin embargo, hay que enfatizar dos casos que merecen toda la atención.

ONUSIDA premió el miércoles de esta semana al presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva por el trabajo de su gobierno en el diseño de políticas de atención universal, en el país con más afectados por la epidemia en el continente: unas 630 mil personas viven con VIH/sida, aunque poco menos de la mitad no conozca su situación. El premio ONUSIDA al Liderazgo fue atribuido a Lula por el desarrollo de un plan universal de atención médica gratuita a personas con sida en la red de salud pública, que atiende en la actualidad a más de 200 mil personas en todo el país. Brasil logró reducir, entre 1999 y 2009, el número de casos en menores de 5 años en nada menos que 44.4%.

Por otra parte, la campaña Efecto Lázaro difunde en la actualidad el mensaje de que con sólo 40 centavos es posible comprar dos pastillas que tienen el poder de salvar la vida de una persona con VIH/SIDA. Con esa pequeña dosis de medicamento, una persona al borde de la muerte puede ponerse en pie y recibir una segunda oportunidad, por ello, se le denomina el Efecto Lázaro.

La campaña difunde este mensaje para generar más ayuda y continuar la lucha contra la terrible enfermedad que por miles, acaba con la gente en África. Pero el Efecto Lázaro es más que un anuncio publicitario, pues el director Spike Jonze se sumó a los esfuerzos de RED y HBO para producir un documental de 30 minutos, en el que se da seguimiento a las historias de personas VIH positivo que viven en África y que estando al borde de la muerte, transformaron sus vidas y su salud en un lapso de 40 días. Y todo gracias a esas dos pastillas 'salvavidas'. Para ver el documental entero, se puede visitar el Canal de JoinRed en YouTube.

Las campañas de apoyo emplean el altruismo y la solidaridad indistintamente, sin embargo, encierran grandes diferencias: el altruismo comparte con la solidaridad algún grado de generosidad, pero se diferencian enfáticamente. El altruismo es una actividad que establece vínculos unidireccionales, requiere y exige la incondicionalidad por parte del que se asume como altruista y termina configurando una relación jerárquica entre el “proveedor” y el “provisto”, profundizando mutuas dependencias. La solidaridad, por su parte, es una actitud fundamentalmente social que es bidireccional, se basa en la ética de la reciprocidad y reclama vínculos paritarios. El altruismo y la solidaridad comparten en la sociedad la misma plataforma pero no la misma ética, porque el altruismo favorece privilegios que la solidaridad combate. El costo del altruismo es la ausencia de solidaridad. Habrá que cuestionar en las campañas a qué le están apostando.

Así, mejor me voy con la música a otra parte con la canción “One visión” del grupo Queen: No hay correcto ni incorrecto, /no hay blanco ni negro, /no hay sangre, no hay tintura, /todo lo que necesitamos /es un punto de vista común.