viernes, 8 de octubre de 2010

ATACA EL SNTE


 De Rocha
Teresa Carreón

Esta semana se llevó a cabo el Coloquio “Dos Siglos de Educación en México” en el Auditorio “Jesús Silva Herzog” del edificio de posgrado de Economía, en la UNAM. Se analizaron los principales acontecimientos de la historia de la educación de nuestro país, discutiéndose temas que iban desde la Independencia hasta la época actual. Los analistas provienen de las más importantes instituciones de educación superior y por ende, de investigación de México.

El día de ayer, correspondía reflexionar acerca del papel histórico del SNTE. Aurora Loyo, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, cuestionaba ¿Cómo es posible que el SNTE tenga ahora más poder que en la época de régimen de partido único? Alberto Arnaut, de El Colegio de México, comentó que a la dueña del SNTE le fue mal en el PRI y se refugió de nuevo en la educación. La posición de los ponentes estaba siendo muy crítica hacia el sindicato magisterial: se pedía que el Estado retome las directrices de la educación en México, dado el poder económico y político que actualmente tiene el sindicato magisterial.

Mientras hablaba Carlos Ornelas, del Departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana y último orador, un grupo de 60 personas, presuntos miembros de ese sindicato, irrumpieron en el coloquio. Uno de ellos advirtió: “Dile a los jóvenes universitarios que sin el SNTE no van a tener empleo”, escuchándose de fondo muchos aplausos. Otros simpatizantes les gritaban “mentirosos” a los académicos mientras pedían el uso de la palabra. En tanto, Gilberto Guevara Niebla, investigador, ex subsecretario de Educación Básica y director de la Revista Educación 2001, quien presidía la mesa del debate, los acusaba de sabotear un evento académico afirmando que “en la UNAM no se acostumbra discutir de esa manera”, por lo que les exigió que desocuparan el auditorio.

Como respuesta, los sindicalistas pretendían echar porras a su gremio, pero sus ímpetus fueron acallados por los “goyas” universitarios, por lo que los marrulleros gritones tuvieron que retirarse del evento.

Resulta paradójico que en un coloquio cuyo objetivo es la búsqueda de explicaciones a los fenómenos educativos que le han configurado el rostro a nuestra nación a través del tiempo, haya pretendido ser invadido y, por ende, acallado por personajes cuyos propósitos están muy alejados del interés educativo, pero que al mismo tiempo, se ostentan como los dueños de la educación mexicana, ¡Já!

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Me gustan los estudiantes” de Violeta Parra: Me gustan los estudiantes /Porque son la levadura /Del pan que saldrá del horno /Con toda su sabrosura.