viernes, 22 de octubre de 2010

DESIGUALDAD EN MÉXICO




Teresa Carreón

México, forma parte de “la región más desigual del mundo”, aseveración grave del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) planteada en Madrid durante la presentación del primer Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2010, denominado ‘Actuar sobre el futuro: romper con la transmisión intergeneracional de la desigualdad’. En el documento se asegura que la desigualdad en la región es alta, persistente y se reproduce en un contexto de baja movilidad socioeconómica, reforzada en los hogares y el sistema político que reproducen eficazmente este problema.

América Latina y el Caribe contienen a diez de los quince países con mayores niveles de desigualdad del mundo, donde las mujeres y la población indígena y afrodescendiente son los grupos más afectados: las mujeres de la región reciben un menor salario que los hombres por el mismo trabajo, al tiempo que registran una mayor presencia en la economía informal y llevan a cuestas una doble carga laboral. En tanto que la población indígena y afrodescendiente vive con un dólar al día y su población es el doble que la eurodescendiente que está en esa situación.

Para rematar, han afirmado que el nivel de ingresos o el nivel educativo son factores que han contribuido a reproducir situaciones de desigualdad en la población que, según afirman los funcionarios del PNUD, “deben ser sujetos activos de su propio desarrollo”.

Vivimos en un continente en el que la brecha de la desigualdad -la económica, la social, y junto a ellas, retroalimentándose de ellas, la de género- es muy acentuada, y así lo refleja el informe regional sobre desarrollo humano 2010 del PNUD.

Para mejorar las cosas, nuestros gobiernos y sociedades tendrán que hacer frente además, a nuevas desigualdades, las derivadas de la globalización y las de un crecimiento económico que propicia la diferenciación y alejamiento social. Habrá pues, que trabajar arduamente en lograr un equilibrio en las oportunidades de acceso a la formación y la salud en las zonas urbanas y las rurales, poniendo un énfasis especial en las zonas indígenas. Trabajar en el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, facilitarles el acceso al empleo, al crédito, a la propiedad de la tierra y de las empresas en igualdad de condiciones.

En la educación es donde se hace más patente la transmisión intergeneracional de la desigualdad, porque es ahí, el de la educación de calidad, el de la capacitación técnica, desde donde se tendrá que hacer el mayor esfuerzo para combatir la transmisión intergeneracional de la desigualdad social, familiar, económica y laboral.
Una sociedad justa debe trabajar para satisfacer las necesidades de quienes viven en pobreza y exclusión social, alejados de su legítimo derecho a vivir una vida digna y plena.

Mejor me voy con la música a otra parte, con la canción de Molotov “Voto latino: Voto Latino /de entre las masas /voto latino /para la igualdad de razas.




Tributo a Molotov - Voto latino

Dubplate Producciones | Myspace Music Videos