viernes, 1 de octubre de 2010

MÁS PRESUPUESTO A LA CULTURA


Teresa Carreón

Un grupo de intelectuales y artistas como Elena Poniatowska y Raquel Tibol, han criticado los sueldos excesivos de los funcionarios federales, y calificaron como una vergüenza los gastos onerosos de los festejos bicentenarios y como castigo al presupuesto de la cultura. Afirman que lo ideal sería que entre todos los intelectuales se elaborara un programa para planear cómo se distribuye el presupuesto. Esta columna saluda esta idea, ya que en estos días, se discuten los presupuestos que pondrán en movimiento la pesada estructura gubernamental.

Y es que, de aprobar la Cámara de Diputados la propuesta para el gasto público de 2011, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) tendrá que subsistir con un recorte de 42 por ciento, siendo los más afectados el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) –su reducción será del 19.1 por ciento- y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), con 12.1.

El malestar más importante de nuestro país, es la educación y la cultura, porque en lugar de leer a nuestros grandes escritores y poetas, los mexicanos despiertan y anochecen con una televisión que sólo se ocupa de proyectar violencia y muerte. No solamente ocurre en los noticieros, también en las telenovelas que sólo promueven imágenes de la adversidad y el infortunio, ocultando los grandes problemas de México y países de Latinoamérica.

La cultura nos brinda espacios para respirar, para mirar nuestra realidad con otros ojos. La cultura no son las veleidades de un señor que se sube al escenario para ofrecer un recital o una señora extasiada por la hermosura de sus retratos; no, la cultura es y debe ser entendida como un valor económico tangible, un motor que hay que engrasar y que puede devolver con creces, las inversiones que en ella se hagan. La cultura es cosa seria y muy importante.

La cultura ofrece un mayor conocimiento como nación y una visión más clara de nuestro entorno, la gente culta tiene menos prejuicios, se expresa mejor, es menos vulnerable ante ciertos acontecimientos porque se puede defender. Conoce sus raíces y por lo tanto no repite problemas del pasado. Al comprender mejor su pasado, la vida cambia y el panorama es más abierto.

Por ello, aunque a muchos les gustaría prácticamente eliminar la partida presupuestal de la cultura porque ante sus ojos, no sirve de nada, habrá que recordarles lo que decía Pitágoras “educa a los niños y no tendrás que castigar a los hombres” y esa máxima se aplica plenamente a nuestra virulenta realidad.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Antonio Médiz y Guty Cárdenas “Caminante del Mayab”: Caminante, caminante, /que vas por los caminos, /por los viejos caminos /del Mayab. /Que ves arder de tarde /las alas del Xtakay; /que ves brillar de noche /los ojos del cocay.

No hay comentarios: