viernes, 12 de marzo de 2010

GORDURA INFANTIL



Teresa Carreón

Los mexicanos se encuentran en medio de una campaña que genera solamente culpa a los gordos, en particular si éstos son niños. El Estado abandonando absolutamente su responsabilidad, no ha generado los programas de política social que promuevan hábitos de alimentación sanos entre la población, y además, ha aumentado las libertades de las empresas productoras de alimentos para que hagan en nuestro país lo que en otro desarrollado no se les permitiría nunca.

Hay que tener presente que la obesidad puede deberse a diversos factores: la predisposición genética es uno de ellos; el uso energético de las calorías debe mantenerse en equilibrio entre el ejercicio físico desarrollado y la ingesta de calorías aportadas por los alimentos; otro factor proviene del ámbito psicológico: algunas teorías afirman que cierto ambiente psicológico puede desarrollar la obesidad, aunque ahora se discuten los cambios psicológicos producidos por el temor a la obesidad como consecuencia y no como causa de la misma; los factores socioculturales se refieren al entorno que promueve en gran medida la obesidad, ya que los usos y costumbres giran alrededor de la comida. Así, la comida se ha vuelto “premio” al comportamiento, por ejemplo, si un niño se porta bien se le premia con un dulce, las religiones tienen rituales vinculados con la comida (vigilia, navidad, kosher, ayuno con ingesta exclusiva de líquidos con luna llena, etc.).

 niña anoréxica (click para ver nota)
Los avances en materia de tecnología (automóvil, computadora) han orillado a la población hacia el sedentarismo, el cual es considerado como una de las principales causas de la obesidad. La obesidad tiene a veces, origen neuroendócrino, esto significa que la interacción entre el sistema nervioso y las hormonas de secreción interna, están en desbalance. Otros factores que conllevan a la obesidad son los medicamentosos: los antidepresivos de origen tricíclico han demostrado un aumento de grasa y, por ello, una ganancia de peso importante, los tratamientos a base de corticoides también han conducido a la obesidad.

La nutrición altamente calórica es otro factor donde se puede incidir de manera determinante. Si el consumo de nuestro cuerpo es de más calorías de las que es capaz de quemar por la actividad física realizada, éstas se van acumulando y pueden conducir a la obesidad. Aquí es donde el sistema educativo y de salud trabajando de manera coordinada podrían generar programas educativos para maestros, alumnos y padres de familia que propiciaran una mayor cultura de alimentación sana, en lugar de gordos culpables, perseguidos por campañas discriminatorias.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “La Engañadora” de Enrique Jorrín: A Prado y Neptuno /iba una chiquita /que todos los hombres la tenían que mirar /Estaba gordita, /muy bien formadita, /era graciosita, /en resumen, colosal…      

No hay comentarios: