viernes, 26 de marzo de 2010

FALLA LA INTELIGENCIA


Teresa Carreón

 Esta semana hemos sido testigos de que nos falla la inteligencia en muchos campos de acción de alto impacto en la vida nacional: en materia de seguridad ni el CISEN, ni el Ejército Mexicano, ni la Marina han mostrado tener conocimiento alguno de tareas de inteligencia en la guerra contra el narcotráfico.

 Le falla la inteligencia a nuestro sistema nacional de salud, que atiende solamente a 15 millones de mexicanos de los 45 que integramos la Población Económicamente Activa (en el IMSS e ISSSTE), dejando sin cuidado a adultos mayores, mujeres, personas que viven con el VIH (por cada dos personas que comienzan el tratamiento, cinco más se infectan).

 Sigue fallando la inteligencia al violarse los derechos humanos en contra de mujeres indígenas: Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara y Teresa González acusadas de "secuestrar" a seis elementos de la AFI, fueron detenidas. La primera ya ha sido liberada, sin embargo Alberta y Teresa (con sentencia de 21 años de cárcel) todavía se preguntan ¿Quién reparará los daños por estar injustamente en prisión?

 La inteligencia deja mucho que desear en materia laboral, ya que a pesar de que las mujeres en Latinoamérica dirigen una mayor proporción de su ingreso a gastos de educación, nutrición y cuidados de la salud, en especial para los niños, la tasa de desempleo femenina en la región alcanza el 6.3%, la de los hombres un 3.7%; las mujeres ganan entre 10 y 17% menos que ellos, aun con un nivel de estudios superior.


 Donde se manifiesta la gran ausencia de inteligencia es en la educación, al propiciarse lo dicho por Fernando Savater en su libro El Valor de Educar: “Durante siglos, la enseñanza ha servido para discriminar a unos grupos humanos frente a otros: a los hombres frente a las mujeres, a los pudientes frente a los menesterosos, a los citadinos frente a los campesinos, a los clérigos frente a los guerreros, a los burgueses frente a los obreros, a los ‘civilizados, frente a los ‘salvajes’, a los ‘listos’ frente a los ‘tontos’, a las castas ‘superiores’ frente y contra las ‘inferiores’.”

 Por ello, para acabar con los manejos discriminadores, es necesario insistir en la importancia de trabajar profundamente en la educación como la única fórmula general que, como lo afirma el filósofo español “puede fomentar el aprecio racional por aquellos valores que permiten convivir juntos a los que son gozosamente diversos.”

 Mejor me voy con la música a otra parte cantando un fragmento del “Blues del esclavo” del grupo español Mecano: Du ru ru ru / Que se nos trate /con dignidad /como a semejantes /emigrantes /que se terminen /las pasadas /las palizas del patrono /y el derecho de pernada…

No hay comentarios: