viernes, 26 de junio de 2009

VERDES REPRESENTANTES


Teresa Carreón

Esta semana Carmen Aristegui y Jenaro Villamil dieron a conocer los nombres de los candidatos a diputados plurinominales –en los primeros lugares, o sea, van a lo seguro-, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) relacionados con el Director Jurídico de Televisa, Javier Tejado Dondé.

Los nombres que aparecen en esa lista inician con Lorena Corona Valdés y Miguel Orozco Gómez como suplente. Lorena es colaboradora de Tejado Dondé, mientras Miguel Orozco funge como jurídico de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT), además de ser hermano del senador del PVEM, Javier Orozco. También aparece el nombre de Roberto García Requena, quien es el número dos de la oficina de Dondé. Mariana Eseta, hermana de Carlos Eseta, quien trabajó con Tejado Dondé, para después incorporarse con Miguel Ángel Jiménez, depuesto director de la Lotería Nacional. Verónica Tomás que labora en Televisa desde hace 8 años; Rodrigo Pérez Alonso, igualmente cercano a Dondé. Juan Gerardo Flores, quien es Secretario Técnico de Radio, Televisión y Cinematografía y colaborador de Dondé.

Con esa información, nos queda claro que esa empresa televisora pretenda imponer su propia bancada por medio de la chocante presentación de los anuncios que promueven al partido verde cacareando la pena de muerte. Denise Dresser ha señalado que el partido verde de México es el único en el mundo que propone tal medida.

Sin embargo, a lo largo de las legislaturas ni los compañeros de bancada de otros partidos, mucho menos la ciudadanía, saben mayor cosa de la existencia de esos representantes “populares”. Sólo en épocas de elecciones sabemos de tres propuestas que nunca han promovido en los períodos de trabajo camaral. Al intentar pedirle cuentas a la memoria, sólo me trae la frase que hizo famoso al oscuro niño verde: “nos chamaquearon…”

Con razón se extiende en el mundo de las redes sociales Facebook y en blogs, una campaña de “Pena de Muerte al Partido Verde”. Más de 9 mil 300 simpatizantes se han sumado a esa cibercampaña que tiene la intención de lograr que el PVEM pierda su registro como partido político ante el Instituto Federal Electoral.

El Partido Verde Ecologista nunca ha defendido la causa ecológica en el país; sabemos más del daño ecológico por las organizaciones sociales que realizan trabajo concreto y campañas sociales. Tendríamos que llamarlos a rendir cuentas por los recursos que les son asignados –y que usted y yo aportamos-, por promover las causas más retrógradas y violentas como la pena de muerte, ni actuar en soluciones reales a los graves problemas ecológicos que afectan a México.

Pocos desconocen que ese partido ha aprovechado la política para efectuar negocios, y muy recientemente, algunos de sus candidatos difunden abiertamente posturas homofóbicas, como Gamaliel Ramírez Andrade, candidato del verde a la alcaldía a Guadalajara.

Juan Carlos Lelo de Larrea, impulsor de esa campaña, acusa a esa organización política de que “…genera falsas expectativas entre la gente desesperada; es siniestra, pues promueve el miedo y el odio; inmoral, porque aprovecha los ánimos crispados de una sociedad que está harta de la impunidad. Pervierten la causa ecologista, secuestran causas y banderas legítimas, reciben cientos de millones de pesos, un partido concebido desde su fundación como negocio, un lastre para la sociedad, la vergüenza de todos los partidos verdes del mundo.”

Estoy totalmente convencida de no emitir voto alguno a favor de esos candidatos verdes.

Mientras estas disquisiciones ocurren, la buena música ocupa aquellos recónditos espacios del espíritu, aligerando el ánimo y transformando lo cruel del acontecer cotidiano, en algo prodigioso. Así, el día de ayer se presentó el cantautor uruguayo Jorge Drexler en el Auditorio Plaza Condesa con mucho éxito, refrendando su gran calidad como artista.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “La vida es más compleja de lo que parece”, del Jorge Drexler: El velo semitransparente /del desasosiego /un día se vino a instalar /entre el mundo y mis ojos. /Yo estaba empeñado en no ver /lo que vi, pero a veces /la vida es más compleja /de lo que parece. /Pensaste que me iba a quebrar /y subiste tu apuesta, /me hiciste sentir el sabor /de mi propia cocina. /Volví a creer que se tiene /lo que se merece, /la vida es más compleja /de lo que parece. /Todas las versiones /encuentran sitio en mi mesa, /Todas mis canciones /por una sola certeza. /No quiero que lleves de mí /nada que no te marque. /El tiempo dirá si al final /nos valió lo dolido. /Perderme, por lo que yo vi /te rejuvenece, /la vida es más compleja /de lo que parece. /Mejor, o peor, cada cual /seguirá su camino... /Cuánto te quise, quizás, /seguirás sin saberlo. /Lo que dolería por siempre, /ya se desvanece, /la vida es más compleja /de lo que parece.