viernes, 13 de marzo de 2009

GENTE DE INTERNET


Teresa Carreón

Al viajar por el ciberespacio es usual encontrar diversos sitios personales que sostienen muy variados debates con pequeñas comunidades de asiduos. Algunos son de interés local o de pequeño grupo, pero hay otros que sostienen discusiones acaloradas algunas veces, otras de aporte al tema de que se trate. Esos espacios se denominan “blog”.

Los blogs o cuadernos de bitácora en la red, son diarios actualizados periódicamente, presentados como una serie de mensajes, con anotaciones individuales sobre noticias o comentarios, por orden cronológico inverso. Muchas veces, los mensajes incluyen fotos, videos o música, con hipervínculos a otras páginas que permiten a los comentaristas aprovechar el contenido de toda la red. Pueden ser diarios personales, análisis políticos, columnas de consejos sobre amor, computadoras, dinero o cualquier otra afición, o bien, todo junto.

Hace unos días cayó en mi buzón electrónico el artículo “El mundo según Hernán Casciari”, que actualmente está siendo pegado en varios blogs, realizado por el escritor y periodista argentino, Hernán Casciari:

“Leí una vez que la Argentina no es mejor ni peor que España, sólo más joven. Me gustó esa teoría y entonces inventé un truco para descubrir la edad de los países basándome en el 'sistema perro'. Desde chicos nos explicaron que para saber si un perro era joven o viejo había que multiplicar su edad biológica por 7. En el caso de los países hay que dividir su edad histórica entre 14 para saber su correspondencia humana. ¿Confuso? En este artículo pongo algunos ejemplos reveladores. Argentina nació en 1816, por lo tanto ya tiene 190 años. Si lo dividimos entre 14, Argentina tiene 'humanamente' alrededor de 13 años y medio, o sea, está en la edad del pavo. Es rebelde, pajera, no tiene memoria, contesta sin pensar y está llena de acné (¿será por eso que le dicen el granero del mundo?). Casi todos los países de América Latina tienen la misma edad y, como pasa siempre en esos casos, forman pandillas. La pandilla del Mercosur son cuatro adolescentes que tienen un conjunto de rock. Ensayan en un garaje, hacen mucho ruido y jamás han sacado un disco.

Venezuela, que ya tiene tetitas, está a punto de unirse a ellos para hacer los coros. En realidad, como la mayoría de las chicas de su edad, quiere tener sexo, en este caso con Brasil, que tiene 14 años y el miembro grande. México también es adolescente, pero con ascendente indígena. Por eso se ríe poco y no fuma ni un inofensivo porro, como el resto de sus amiguitos, sino que mastica peyote, y se junta con Estados Unidos, un retrasado mental de 17, que se dedica a atacar a los chicos hambrientos de 6 añitos en otros continentes.

En el otro extremo está la China milenaria. Si dividimos sus 1,200 años por 14 obtenemos una señora de 85, conservadora, con olor a pipí de gato, que se la pasa comiendo arroz porque no tiene -por ahora- para comprarse una dentadura postiza. La China tiene un nieto de 8 años, Taiwán, que le hace la vida imposible. Está divorciada desde hace rato de Japón, un viejo cascarrabias, que se juntó con Filipinas, una jovencita pendeja, que siempre está dispuesta a cualquier aberración a cambio de dinero. Después, están los países que acaban de cumplir la mayoría de edad y salen a pasear en el BMW del padre. Por ejemplo, Australia y Canadá, típicos países que crecieron al amparo de papá Inglaterra y mamá Francia, con una educación estricta y concheta, y que ahora se hacen los locos. Australia es una pendeja de poco más de 18 años, que hace topless y tiene sexo con Sudáfrica; mientras que Canadá es un chico gay emancipado, que en cualquier momento adopta al bebé Groenlandia para formar una de esas familias alternativas que están de moda…”

Así continúa la hilarante descripción de diversos países el periodista y también blogger argentino, avecindado en Barcelona desde el año 2000, lugar donde ha escrito cuatro blogonovelas, que han sido pioneras en la literatura por Internet.

Los cuentos e historias cortas de Casciari se publican en revistas como la NewsWeek, o la Sport Illustration; colabora semanalmente en los periódicos El País (España) y La Nación (Argentina). Pero lo más sobresaliente de su producción literaria, es su novela “Más respeto que soy tu madre” (Grijalbo), por ser la recopilación de la historia virtual “Diario de una mujer gorda”, blogonovela (novela editada a través de un blog en Internet) al estilo de un folletín, elegida como la mejor del mundo por la cadena alemana Deutsche Welle, la cual ha sido traducida a varios idiomas y en este año ya se presenta la adaptación como una obra de teatro y comenzará a filmarse la película.

El fenómeno de los blogs se encuentra en un gran debate que va desde ubicarlos como una herramienta de comunicación, de gestión de contenido, pasando porque son un diario personal on-line, de temática variada, relacionada con el autor en algunos casos, en otros, hasta se realiza periodismo ciudadano. El caso es que internet es ya un medio tan abierto, que cualquier desconocido puede expresar su interés sin temor alguno, donde también abundan toneladas de basura, junto con perlas como las contribuciones de Casciari.
Por eso, mejor me voy con la música a otra parte, con el tributo animado para la gente de todo el mundo que pasea por internet, cualquiera sea su procedencia, denominada “Internet People” de Dan Meth que dice: internet people, we love you…

No hay comentarios: