viernes, 29 de enero de 2010

LA FAMILIA, CONSTRUCCIÓN CULTURAL TRADICIONAL


Teresa Carreón

En 1979 la película estadounidense Kramer Vs. Kramer tuvo un enorme impacto en la percepción que tenía la sociedad acerca de los derechos del hombre para hacerse cargo del cuidado de sus hijos. Las críticas especializadas señalaron enfáticamente ese aspecto y hasta obtuvo 5 Oscares. Lo que no se discutió era que el film mostraba también, de cerca, la relación entre trabajo, desarrollo personal y rol de madre y padre.


Dustin Hoffman protagonizó a un publicista con éxito profesional que jamás se cuestionó cómo su mujer le resolvía los pequeños pero imprescindibles detalles cotidianos, sin los cuales la vida familiar no es factible, ni para dedicarse de tiempo completo a su realización profesional. Al obtener la mejor cuenta publicitaria de la agencia, la esposa del protagonista lo abandona, quedándose sólo con una gran carga de trabajo profesional, además del cuidado de su hijo y la or

ganización doméstica.

51 años después, en nuestro país, directivos de la Organización Internacional del Trabajo y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, presentan el informe sobre "Trabajo y Familia", con la finalidad de buscar fórmulas de conciliación de la vida laboral y familiar “con corresponsabilidad social, es decir, que las tareas de cuidado sean compartidas entre hombres y mujeres, pero también entre el Estado, el mercado y las familias, así como por la sociedad en general lo que constituye uno de los mayores retos de nuestro tiempo y es un requisito importante para avanzar hacia el trabajo decente”.

El informe muestra que, el modelo tradicional de familia ha cambiado y que más de la cuarta parte de los hogares mexicanos tiene jefatura femenina; un 53 por ciento de las mujeres de América Latina y el Caribe están incorporadas al mercado de trabajo, una proporción que se eleva hasta 70 % para mujeres entre 20 y 40 años.

Al mismo tiempo, la incorporación de las mujeres ha puesto al descubierto la existencia de una rigidez en los papeles de género, la desvalorización de las labores domésticas y la percepción de que ellas deben asumir el cuidado familiar y del hogar, lo cual las obliga a realizar al mismo tiempo trabajo remunerado y no-remunerado. Mientras para los hombres formar una familia y consolidar una unión conyugal, significa un aumento en su prestigio laboral, para ellas significa una disminución.


Sin el aporte de las mujeres, la pobreza urbana aumentaría 10 % y la rural 7%, lo que demuestra lo desvalorado que se encuentra su contribución en la riqueza familiar y nacional, y todavía la sociedad persiste manteniendo construcciones culturales tradicionales sin cuestionarse quién lleva el mayor peso.

Mejor me voy con la música a otra parte entonando el coro de la canción “Mujer”, escrita por León Chávez Teixeiro e interpretada impecablemente por Amparo Ochoa: Se va la vida, se va al agujero /como la mugre en el lavadero.



martes, 26 de enero de 2010

Respirar lentamente puede aliviar el dolor


Una investigación llevada a cabo en el Barrow Neurological Institute, de Estados Unidos, ha demostrado que controlar el ritmo de la respiración y respirar despacio puede reducir significativamente la sensación de dolor.

Personas con dolor crónico, afectadas por fibromialgia, y también personas sanas informaron, tras una prueba realizada, que sentían menos dolor mientras respiraban lentamente. La excepción se produjo en aquellas personas que se sentían abrumadas por sentimientos negativos, tristeza o depresión.

En el estudio participaron dos grupos de mujeres de entre 45 y 65 años. Uno de los grupos estaba compuesto por mujeres diagnosticadas de fibromialgia, y el otro grupo por mujeres sanas.

Durante el experimento, se aplicó a las participantes pulsaciones dolorosas de calor mientras éstas respiraban a ritmo normal. Después, respirando más despacio, se les volvieron a aplicar las mismas pulsaciones. En esta segunda ocasión, la percepción del dolor se redujo en las personas de ambos grupos.

En: http://www.eurekalert.org/pub_releases/2010-01/sjha-brr012010.php

Ver también: http://www.salud.es/fibromialgia

lunes, 25 de enero de 2010

Haití y sus otros terremotos de Eduardo Galeano

El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Préval.

Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor. Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres añosdespués de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.

Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones. Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. .
Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.

Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer mal el bien.Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. Y algunos dijeron, y otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que viene del África.El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al caos. De la maldición blanca, no se habló.
La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado: –¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias? El anterior. Pues, que se restablezca–. Y, para reimplantar laesclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves llenas de soldados. Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte.A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de lalibertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final.

Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos. A cambio de ese dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció. Haití había nacido condenada a la soledad. Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido.Después, el prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-Prince una espada de regalo. De reconocimiento , ni hablar. En realidad, las colonias españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos, aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821, pero la realidad no se dio por enterada.

Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854. En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario delpresidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York.

El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer laesclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas.

Y mataron mucho. No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública. La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia.Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempodespués , Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo. Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años.

Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que siempre regresan, como la gripe. Pero los expertos internacionales son mucho más devastadores que las tropas invasoras. País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el Estado y había liquidadotodos los aranceles y subsidios que protegían la producción nacional.

Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios. Ahora Haití importa todo su arroz desde losEstados Unidos , donde los expertos internacionales, que son gente bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la producción nacional.En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso. Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes.

En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares.

Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si fuera chatarra. Espera las manos de su gente.

Eduardo Galeano


El amor de Dios y el amor al prójimo son dos hojas de una puerta que sólo pueden abrirse y cerrarse juntas”
Kierkegaard

viernes, 22 de enero de 2010

Diseñan un método para diagnosticar fibromialgia basado en la forma de andar

Noticias EFE
Granada, 10 dic (EFE).- El investigador José María Heredia, del departamento de Educación Física y Deportiva de la Universidad de Granada, ha diseñado un método que ayuda a diagnosticar la fibromialgia de manera más fiable a partir de la forma de caminar del paciente.
Según el estudio desarrollado por Heredia, la velocidad a la que se camina, la longitud de los pasos, la presión de la planta del pie sobre el suelo o el tiempo que se está sobre un solo pie son algunos de los parámetros que se alteran en estos pacientes y permite, junto con otras pruebas clínicas, un diagnóstico más fiable.

Heredia ha afirmado que los enfermos de fibromialgia presentan una alteración "muy acusada" en la forma de caminar, lo que influye además en aspectos psicosociales y merma la calidad de vida de estos pacientes.

Para la investigación, se ha seleccionado a 64 mujeres con fibromialgia, diagnosticadas por un médico del Colegio Americano de Reumatología (ACR), en colaboración con la Asociación Granadina de Fibromialgia (AGRAFIM), y se han comparado con 45 mujeres sanas seleccionadas al azar, y a las que se les realizó una serie de pruebas médicas y físicas.

Asimismo, el estudio, dirigido por el profesor Víctor Manuel Soto, ha contado con la participación de doce hombres afectados con fibromialgia y otros doce sanos.

La fibromialgia es un síndrome severo caracterizado por un dolor crónico generalizado inexplicable y fatiga, que afecta mayoritariamente a las mujeres, y cuyo único método de diagnóstico es el criterio ACR, que consiste en tocar en los puntos de dolor.


PUEBLO INCULTO: FÁCIL DE DOMINAR


Teresa Carreón

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha presentado un informe que concluye que en México, 2 millones 153 mil niños y jóvenes viven en condiciones de “penuria” o “indigencia educativa”. Este último concepto reflejaría a los mexicanos que pese a tener la edad para hacerlo, nunca han asistido a la escuela. La “penuria educativa” identifica a quienes tienen menos de cuatro años de escolaridad.

La UNESCO especifica que en el caso de México, 11% (1 millón 324 mil 393) de los mexicanos de entre 17 a 22 años de edad tienen menos de cuatro grados de escolaridad y conforman la “penuria educativa” del país, abarcando a quienes no adquirieron las competencias básicas necesarias en lectura, escritura y cálculo. Las poblaciones indígenas y las minorías étnicas son quienes forman parte de la “penuria extrema de educación” (jóvenes que tienen 1.5 años de escolaridad).

La UNESCO destaca que de los 759 millones de analfabetas que hay en el mundo, 36 millones están en Latinoamérica, aportando México 5.3 millones de personas mayores de 15 años que no saben leer ni escribir. El Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA) ha advertido el rezago de nuestro país de 30 años en alfabetización, señalando también a los grupos indígenas monolingües como los más vulnerables.

En la revista Nexos de este mes, Rolando Cordera y Carlos Tello Macías en su ensayo “La nueva disputa por la nación”, afirman que “la política económica puesta en práctica a partir de 1982 no ha dado los resultados que de ella se esperaban: ni en términos de crecimiento económico, ni de empleo formal, ni de bienestar de la población… no se logró recuperar, ni con las reformas estructurales pro mercado ni con la democratización política, la senda perdida del crecimiento rápido y más o menos sostenido y tanto el PIB como la inversión, en los primeros nueve años del nuevo milenio, reportan desempeños mediocres.”

Cordera y Tello afirman que el resultado de todo ello es el deterioro del mercado de trabajo, la consolidación del empleo informal “como una forma de vida casi mayoritaria, el desempleo o el subempleo juvenil en masa y el incremento, al parecer imparable, de la emigración” hacia Estados Unidos. Los emigrantes son jóvenes urbanos con una escolaridad promedio superior a la media nacional, constituyendo una auténtica fuga de capital humano del sur al norte, cuyo resultado es “que el país pobre subsidia, a través de su gasto educativo, al país más rico.”

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Bob Dylan “The times are a-changing” (Los tiempos están cambiando): Venga la gente de alrededor, reúnanse, dondequiera que estén, /y admitan que las aguas han crecido a su alrededor /y acepten que pronto estarán calados hasta los huesos, /si creen que su tiempo es digno de salvarse, /será mejor que comiencen a nadar o se hundirán como piedras /porque los tiempos están cambiando.





Imagenes de Haiti antes y despues del terremoto - de10.com.mx

Time Magazine recopiló una serie de fotografías de los lugares más emblemáticos de Puerto Príncipe, aprecia el impacto de la tragedia
Por Mario Enrique Sánchez
De10.com.mx - 2010-01-21

Un sismo de siete grados en la escala de Richter fue suficiente para destruir casi por completo Puerto Princípe, capital de Haití. El país caribeño quedó prácticamente enterrado bajo los escombros de algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Time Magazine realizó una selección de las fotos aéreas más impresionantes de la zona. Se pueden apreciar el Palacio de Gobierno o la Catedral absolutamente destruídas. De10.com.mx muestra un contaste del antes y después de estos monumentos, así como aspectos de la demarcación.

El Palacio de gobierno de Haití fue de los más afectados. Fue construido usando elementos del Renacimiento francés. Antes del terremoto, el Palacio Nacional tenía tres niveles y el pabellón de entrada tenía un frontón pórtico con cuatro columnas jónicas.

Antes

Después

La Catedral de Puerto Príncipe era antes del movimiento telúrico uno de los lugares más concurridos por los turistas de la zona. El templo era católico y se distinguía por su belleza arquitectónica.

Antes

Después

Por el centro de la ciudad podía verse caminar a cientos de personas a diario. Se calcula que en Puerto Príncipe habitaban poco más de 3 millones.

Antes

Después

La siguiente imagen pertenece a uno de los barrios más concurridos de Haití. El sismo prácticamente devastó el lugar.

Antes

Después

Aspectos de la ciudad de Puerto Príncipe.

Antes

Después


Imagenes de Haiti antes y despues del terremoto - de10.com.mx

En: http://de10.com.mx/wdetalle5277.html

viernes, 15 de enero de 2010

HAITÍ, PRIMERO Y ÚLTIMO

Teresa Carreón

En 1981 conocí a Jean Paul en el CREFAL (Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe) en un curso para jóvenes provenientes de diferentes países latinoamericanos. Sólo Jean Paul y Marina no hablaban español. Él comprendía las lecciones desde su francés haitiano y ella desde su portugués brasileño.

Una tarde, después de la comida, por los pasillos de la escuela se escuchaba la voz de un hombre que cantaba solitario una triste y melancólica canción. La voz pertenecía a Jean Paul, que en creole entonaba unos doloridos versos. En un francés bastante malo de mi parte, le pregunté qué decía la letra de su canto. Él respondió que se trataba de cantos religiosos que la gente de su país solían entonar. La conversación que iniciamos, revelaría parte de la realidad de su país.

Jean Paul comentó que su país contaba con una población de 300,000 esclavos y apenas 12,000 personas libres, blancos y mulatos principalmente a finales del siglo XVIII, pero hasta 1844 obtuvo su independencia, siendo el segundo país americano en declararla después de Estados Unidos, quedando en la memoria histórica como el primer caso en que los esclavizados abolieron el sistema esclavista de forma autónoma, enfrentando a españoles, ingleses y franceses y sentando un precedente decisivo para poner fin a la esclavitud en el mundo.

En 1915, debido a la enorme inestabilidad política del país, Estados Unidos lo invadió para ejercer el control absoluto hasta 1934. En 1957 Francois Duvalier fue elegido Presidente; conocido popularmente como Papa Doc, ejerció el poder como un dictador apoyado militar y financieramente por Estados Unidos, al grado de proclamarse en 1964 como presidente vitalicio. Le sucedió en el poder su hijo Jean –Claude apodado por el pueblo como Nené Doc. El 70% de la población vive en la pobreza. Frecuentemente Haití ha sido azotado por ciclones lo que ha agravado aún más las difíciles condiciones de vida del país. Sólo la mitad de la población había sido alfabetizada. El promedio de hijos por mujer era de 5.

Para terminar su relato, Jean Paul dijo en español: “Haití es una tierra de trabajo semi-esclavizante, que sólo produce el insumo de los postres –el plátano- de las naciones capitalistas y poderosas. Haití se debate entre la gloria de ser el primero y la tragedia de ser el último.” Después de ese curso ya no volví a saber de Jean Paul.
Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Caetano Veloso y Gilberto Gil “Haití está aquí, Haití no está aquí”: …pero los prisioneros son casi todos negros /o casi negros, o casi blancos /casi negros y tan pobres /y los pobres son fatales, y todos saben /cómo son tratados los negros… /Piensa en Haití, reza por Haití /Haití está aquí, Haití no está aquí.



miércoles, 13 de enero de 2010

CLARA EXPLICACIÓN DE LO QUE SIGNIFICA UN BANCO



"El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover"

“Si la gente entendiera realmente el proceso de creación del dinero, el sistema se desplomaria en 24 horas” ... "en realidad, es bueno que nuestro pueblo no entienda como funciona nuestro sistema monetario y bancario, si lo hicieran tendríamos una revolución antes de mañana por la mañana.” Henry Ford

Lo escribió Thomas Jefferson en 1802: “Las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos listos para el combate”.

No se que es mas delito si fundar un banco o asaltar un banco. Anonimo

viernes, 8 de enero de 2010

VIVIR EN EL ENGAÑO


Teresa Carreón


Paul Krugman, profesor de Economía en la Universidad de Princeton y premio Nobel de Economía 2008 ha afirmado, con mucha razón, que la década que recién terminó iba a ser una época que sería mejor olvidar, porque desde un punto de vista económico no conseguimos nada, ni aprendimos nada, y propuso denominarla como la del Gran Cero, debido a que ha sido un período en el que no ha pasado nada bueno y “ninguna de las cosas optimistas en las que se suponía que creíamos ha resultado ser cierta.”


Sus argumentos se sostienen en las siguientes premisas: para la sociedad estadounidense, ha sido una década con una creación de empleo prácticamente igual a cero, de mejoras económicas cero para las familias de a pie, de beneficios cero para los propietarios de viviendas y de ganancias cero en la Bolsa. “Así que ha habido un montón de nada en cuanto a progreso o éxito económico. Es curioso cómo ha ocurrido. Porque, al principio de la década, había una abrumadora sensación de triunfalismo económico en las instituciones empresariales y políticas de Estados Unidos, la creencia de que sabíamos lo que hacíamos (mejor que cualquiera en el mundo).” Y sentenció que lo que resulta realmente impresionante de la pasada década es lo poco dispuestos que están, los vecinos del norte, a aprender de sus errores.


En tanto, México se prepara para celebrar majestuosamente el 200 aniversario del inicio de su Independencia y 100 del inicio de su Revolución. ¿Celebrar qué? ¿Las mejoras y el progreso del pueblo? ¿Nuestra independencia?

El gobierno federal a pesar de haberse comprometido con no aumentar el precio de las gasolinas en 2009, se incrementaron sus precios los últimos días del año pasado, mientras los mexicanos celebrábamos el megapuente lupe-reyes, trasgrediendo el Acuerdo Nacional en Favor de la Economía Familiar y el Empleo. Iniciamos el 2010 bajo enormes presiones contra la economía popular: en seis días, 45 alimentos básicos subieron el 45%, la violencia está aumentando día con día y Estados Unidos ha incrementado su presencia en los aeropuertos de México para supervisar de manera directa el paso de extranjeros por territorio mexicano.

Mejor me voy con la música a otra parte con una canción del genial poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen quien en 2005 presentó una demanda contra Kelley Lynch, por haberle robado parte de sus ahorros destinados a su jubilación mientras él se encontraba retirado de la vida pública. Este caso muestra la tragedia más común de la industria musical: un representante que explota por avaricia, la lealtad y la confianza de su representado. La canción es "By The Rivers Dark" (Junto a los ríos oscuros): Junto a los ríos oscuros, /en un alba herida, /vivo mi vida /en Babilonia. / (…) Yo no sabía /y no podía ver /quién esperaba allí, /quién me acosaba para cazarme…