viernes, 18 de junio de 2010

EL DERECHO A LA EDUCACIÓN


Teresa Carreón

Con el objetivo de analizar la situación del derecho a la educación en México, así como los retos y perspectivas en materia del cumplimiento y ejercicio de esa garantía, el día de ayer inició el Foro “Derecho a la Educación. Educar para el Derecho” en el Departamento de Investigaciones Educativas (DIE) del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV), sede sur, en el que Vernor Muñoz, Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la educación, presentará un informe por demás revelador.

Muchas personas consideran que el derecho a la educación se reduce a la asistencia a las escuelas por parte de los niños, limitándolo a la sola experiencia pedagógica, cuando implica realmente todo lo que promueve el desarrollo humano. Así, la educación debería transformar las estructuras sociales y debería tener la capacidad de redimensionar las prácticas de vida, los procesos de enseñanza y de aprendizaje y, ciertamente, la constitución de las ciudadanías.


Desde hace tiempo, Muñoz ha advertido en otros foros educativos que en el mundo, hay ochocientos millones de adultos que no saben leer ni escribir, ni realizar operaciones aritméticas básicas, un 64% de esas personas son mujeres. 80 millones de niñas y niños siguen sin estar escolarizadas; que 58 países no lograrán la educación primaria universal para el año 2015 y que 72 países no conseguirán reducir a la mitad sus tasas de analfabetismo para el año 2015, tal como proponen los objetivos de Dakar.

Cada año se postergan diversas actividades que inciden en el desempeño escolar: desarrollo de infraestructura escolar, materiales didácticos, maestras y maestros calificados, servicios para la realización del derecho a la educación (como la alimentación, los servicios sanitarios y la seguridad desde y hacia la escuela). Las razones económicas son los argumentos que justifican estas carencias, pero los obstáculos económicos que afrontan los países en desarrollo, como una deuda externa injusta e impagable y la ausencia de políticas públicas centradas en las necesidades de las niñas y los niños, contribuyen a la limitación de los recursos financieros destinados a la educación, quedándose muy lejos del 6% del producto nacional bruto, según recomiendan los estándares internacionales.

Sin embargo, en muchos casos el presupuesto destinado a los ejércitos sigue creciendo en detrimento de la educación. Así, la educación de calidad, basada en el aprendizaje y en la vivencia de los derechos humanos, está bastante lejana en nuestro país que se mira más cercano a añejas formas de exclusión y discriminación, más que al desarrollo de su resistencia eficiente.

Si una asignatura ha quedado pendiente en México es la identificación de que somos sujetos de derecho, y sólo con ello, estaríamos en condiciones de defendernos. Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Pearl Jam “Education (lost dogs)”: Me estoy cuestionando mi educación / ¿es mi educación todo lo que soy ahora?...

No hay comentarios: