viernes, 26 de febrero de 2010

SOFOCADOS POR LA VIDA O LOCOS



Teresa Carreón

Gran orgullo produce conocer la noticia de que los doctores Alfonso Sebastián Lira Rocha, Ofelia Espejo González  y Elia Brosla Naranjo Rodríguez, investigadores de la Facultad de Química de nuestra máxima casa de estudios, la UNAM, sintetizaron y probaron compuestos análogos de la melatonina, hormona secretada por la glándula pineal, que tienen efectos similares a los del diazepam, ansiolítico clásico que se receta contra la ansiedad y el estrés.

Y es que, cuando la vida es tranquila y pasa sin sobresaltos, los procesos químicos que ocurren en nuestro cerebro, permiten que las endorfinas (sustancias bioquímicas –opioides- producidas por el cerebro que ayudan a reducir el nivel de dolor) lleguen a su destino logrando un funcionamiento humano normal. Cuando existe demasiado estrés, los procesos químicos conducen al cerebro a angustiarse y la persona entra en un estado de desbalance químico cerebral conocido como "sobre -estrés", ocasionando que se sienta terriblemente mal: cansancio permanente e insomnio, múltiples dolores y falta de energía, sensación de depresión y angustia, en síntesis, personas "sofocadas" por la vida.

Y cómo no va a estarlo cualquier ciudadano mexicano promedio, si además de enfrentar la crisis económica, se entera que un ex presidente asegura que la debacle económica de 1994 fue provocada por la filtración de información que privilegió a un exclusivo grupo de interés; que el presidente ha sido acusado por un diputado de su propio partido de encubrir al principal narcotraficante nacional; la población de muchos estados de nuestro país vive en medio de tiroteos y muertos, los vecinos del país del norte afirman que en Ciudad Juárez “se perdió el imperio de la ley”; el crecimiento del desempleo en el mundo ocurre mientras los más grandes grupos financieros mundiales se enriquecen “milagrosamente”; todo ello produce un estado de pánico, miedo y desasosiego que se instala permanente en la psiquis.
  
La ansiedad puede impulsarnos a actuar decididamente y a enfrentar cualquier clase de problemas y situaciones peligrosas, cuando se presenta en cantidades moderadas. Pero de un tiempo a la fecha, se ha convertido en una puntual, inquebrantable y tenaz acompañante de nuestra vida, transformando nuestra existencia en una sombría y estancada vida.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Loco” de Andrés Calamaro: Voy a salir a caminar solito /sentarme en un parque a fumar un porrito /y mirar a las palomas comer el pan que la gente les tira /Y reprimir el instinto asesino delante de un mimo, de un clown /hoy estoy down violento, down radical /Pero tengo aprendido el papel principal /Yo soy un Loco /que se dio cuenta /que el tiempo es muy poco /Na na na na na, na na na na na /A lo mejor resulta mejor así…


No hay comentarios: