viernes, 31 de julio de 2009

POLÍTICA SOCIAL FALLIDA

Teresa Carreón

Mucho revuelo ha ocasionado el estudio presentado por el doctor Mauricio Merino, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en su análisis “Los programas de subsidios al campo: Las razones y las sinrazones de una política mal diseñada”.

Y es que resulta que miles de millones de pesos canalizados al programa destinado a hacer competitivo al campo mexicano –PROCAMPO-, ni lo han conseguido, ni han rescatado de la pobreza a los productores y, en cambio, han acrecentado la miseria e ido a parar a las manos de funcionarios, diputados, grandes empresarios y narcotraficantes, algunos de los cuales figuran hasta más de 100 veces en la lista de beneficiarios, de acuerdo con el investigador Merino.

De cara a la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Luis Téllez Kuenzler sostenía que Procampo iba a fortalecer la agroindustria en áreas de producción, fomentando con ello mercados regionales y, en consecuencia, el desarrollo. Afirmaba Téllez en octubre de 1993, que el nuevo programa de gobierno no terminaría con la pobreza rural, pero “duplicaría el ingreso anual de los campesinos”. Los números actuales, sin embargo, indican lo contrario. La premisa característica de ese programa estriba precisamente en la desigualdad con la que se han repartido los recursos.

Aunque Procampo nació con un claro mandato de transparencia y combate a la corrupción, desde sus orígenes representó una gran ocasión para el uso político de los subsidios, y muy pocas para la vigilancia pública sobre la integración del padrón y sobre las modalidades de pago de los apoyos. Estas características son una constante en la mayoría de los programas sociales en nuestro país.

La política social en México difícilmente ha considerado como su objetivo central el abatimiento de la pobreza. Sus objetivos han tocado tangencialmente el problema, lo cual es paradójico en un país que experimentó una larga revolución armada, que aunque tuvo orígenes políticos, las razones sociales no dejaron de ser la justificación para la lucha de contingentes importantes. La razón de tal contrasentido, radica en los objetivos y en la instrumentación misma de la política social, aunque ésta haya ocupado un lugar especial en la política pública de las diferentes administraciones y de sus promesas electorales.

Teóricamente, la política social es la herramienta de la cual se vale el Estado para construir una sociedad cohesionada y equitativa en la búsqueda de equidad e integración social que facilite la convergencia entre los intereses individuales y los intereses colectivos de la sociedad.

Concepción Ceja Mena en su trabajo “La Política Social Mexicana de Cara a la Pobreza” (UNAM, México), afirma que “analizando el desarrollo de la política social mexicana durante los últimos 30 años, en el contexto del modelo económico adoptado por las diferentes administraciones, se observa que la estrategia económica ha generado mayor desigualdad entre grupos sociales, regiones geográficas y sectores productivos. Esta situación ha empeorado con el tiempo porque cada administración impone una estrategia no solo diferente, sino equivocada para atacar la pobreza. Por esta razón, (…) se concluye que estas estrategias solo son compatibles con el modelo económico vigente y no con el abatimiento real de la pobreza.”

Así pues, resulta reprobable escuchar a los dirigentes de este empobrecido país calificar de “anomia” al comportamiento social, cuando es el aumento del crimen y la caída de la autoridad por su indiferencia ante la injusticia, lo que la ha generado.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Atahualpa Yupanqui “Los ejes de mi carreta”: Porque no engraso los ejes /me llaman “abandonao”; /si a mí me gusta que suenen /pa´ que los quiero engrasaos. /Es demasiado aburrido /seguir y seguir la huella, /andar y andar los caminos /sin nada que me entretenga. /No necesito silencio /yo no tengo en quién pensar. /Tenía pero hace tiempo /“ahura” ya no tengo más. /Los ejes de mi carreta /nunca los voy a engrasar.

domingo, 26 de julio de 2009

TODOS SOMOS UNO



Contenidos vídeo:
1. Narración: Profecía de los indígenas nativos americanos, 0:00 - 1:22 Red Crow Westerman. 1:33 - 9:53 Oren Lyons
2. (Planet Earth) Serie documental premiada de la BBC narrada por David Attenborough y producida por Alastair Fothergill
3. Banda sonora: de la película Patch Adams. Contiene música de varios artistas, Marc Shaiman
Editado, sincronizado y cortado por: Anders Fredblad 4 december 2008 Sweden

viernes, 24 de julio de 2009

LAS MENTIRAS DEL PODER


Teresa Carreón


La obcecación sobre la necesidad de mentir en los asuntos públicos por parte de quien ostenta el poder está tan arraigada, que obstruye la pertinente reclamación social de veracidad política.


La mendacidad, costumbre o hábito de mentir es una práctica tradicional entre los políticos de todo el orbe, que debería producir escozor y repulsión pero parece ser que en las sociedades como la nuestra, existe una alta tolerancia a la mentira.


Realmente todos mentimos. Pero hay quienes mienten con la conciencia de que se está cometiendo una falta y hay quienes lo hacen de tal manera que demuestran no tener conciencia de nada, porque si la tienen, son perversos hasta la médula. Así, mienten sin límites, alteran la verdad sin repulsión. El teólogo Hans Kung sostiene que la mentira “es una afirmación que no coincide con la opinión de la persona que la hace y que pretende engañar a otros en beneficio personal”. Con ello, Kung no se refiere a las mentiras piadosas, ni a las falsedades efímeras, sino a la mentira sostenida, deliberada, voluntariamente planteada y poderosamente dañina. Se trata no nada más de una falsedad, sino de un armazón de mentiras para sostener a la inicial; como decía Martín Lutero “se requieren siete mentiras más, aparte de la primera, para acercarse ligeramente a un falseamiento óptimo de la verdad”.


El filósofo austriaco Aurel Kolnai, afirmó que la mendacidad “no es ni un mero acontecer de mentiras en un ser humano, ni aún menos una propensión a engañarse a sí mismo o a un decir mentiras ya patológico —que sería la mitomanía— sino una indiferencia interna respecto a lo verdadero y lo falso, a causa de la cual se miente uno incluso a sí mismo”.


La mendacidad se da cuando alguien dice algo completamente falso sin conmoverse internamente, resultado de una agresividad cobarde, que esconde actitudes sesgadas. Kolnai sostiene que el receptor de la mentira, al darse cuenta de la misma, siente repulsión ante esa simulación: le enerva esa sensación de cercanía ante algo contaminado por la falsedad voluntaria.


La mentira tiene buena prensa inducida por los poderosos con el fin de aumentarle seguidores de tal manera que los resultados sólo puedan disfrutarlos ellos. Los medios, analistas e intelectuales colaboran a su manera con la versión “oficial”.


La pregunta es si en nuestro país hemos perdido la capacidad de indignación y de asco, de repulsión positiva, ante la mendacidad y los seres humanos mendaces.

Las manifestaciones de los familiares de los niños quemados de Sonora, la espera de los familiares de las personas secuestradas y desaparecidas, los familiares de los que han perdido sus trabajos, los padres de los jóvenes que han quedado fuera de cualquier plantel universitario, los deudos de los muertos por la violencia, hasta quienes esperaron la construcción de una refinería en el estado de Hidalgo –la cual constituía una gran esperanza-, han reaccionado no solamente con asco, repulsión e indignación ante la maquinaria de mentiras de todo el aparato gubernamental.


Desde nuestra menguada actitud moral como receptores de las mentiras, la pregunta es ¿en qué nos estamos convirtiendo?


Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Mentiras” que tan elocuentemente interpretara Lupita D’Alessio: Mentiras, que me queman como fuego/ Mentiras / Que se clavan en mi pecho / Mentiras / Que me matan, que se ríen de mí…


jueves, 23 de julio de 2009

GANA MARIANA SALAZAR ABSURDOS DE FOTOGRAFÍA


La imagen del baño en un estacionamiento de Valle de Bravo, enviada por una ciberlectora de Cancún, triunfó en el concurso de absurdos fotográficos.

En: http://www.reforma.com/

viernes, 17 de julio de 2009

EL PODER DEL NOMBRE


Teresa Carreón

¿Qué motiva a una persona a elegir determinado nombre de una gran lista de posibilidades? La psicología ha realizado diversos estudios que dan cuenta que el nombre propio revela elementos familiares, culturales y personales que van marcando al individuo a lo largo de la vida. El nombre que se nos asigna cuando nacemos y que nos va acompañando a lo largo de la vida, constituye un rótulo que queda plagado subjetivamente en la identidad personal que vamos construyendo desde edades tempranas.


Usualmente quien nomina, quiere transmitir algo con el nombre o los nombres, quizás una cualidad, un deseo, alguna expectativa. El nombre lleva en sí mismo toda una historia cargada de sentidos y significados, que de alguna manera serán decodificados e interiorizados por su portador.


El nombre puede ser decisivo en muchos campos de la vida. En política, el favor o el rechazo de los votantes pueden depender del empleo del apellido, nombre, seudónimo o iniciales que designan a un personaje público. Las denominaciones, a menudo ambiguas o sorprendentes de muchos productos también se eligen cuidadosamente para estimular las ventas y obligar al consumidor a descifrar su significado.


Para el licenciado Daniel Esquivel, especialista uruguayo en Psicología Política “un buen nombre es un gran activo a favor de una marca, tanto en el plano político como en el mundo empresarial. Aunque los políticos no eligen su nombre, pueden utilizarlo bien o mal, o seleccionar un aspecto del mismo. Para algunos lo adecuado será el apellido (Chávez, Lagos), para otros el nombre completo, en otro caso será un seudónimo (Lula), para algunos el nombre de pila (Fidel) y en otros casos un signo (ZP en lugar de Rodríguez Zapatero) o una letra (K en lugar de Kirchner)”, señala.

En México, el padrón electoral arrojó datos curiosos: hay al menos 2 mil 853 “Juan Hernández Hernández”, existen nombres como: Audeliano Superman, John Lenno, Exsuperancio, Einstein Galileo, Alain Einstein Hussein, Satanacio, Chaplin Tachiro. Esto habla de la pluralidad y de la imaginación de los mexicanos.


En Uruguay, el periodista Leonardo Haberkorn acopió en su libro "Nueve historias uruguayas” los curiosos nombres sobrellevados por sus paisanos: Invertido, Felino Valiente, Electrolite, Arador, Orina.

Sumados a los respectivos apellidos encontró: Vinobien Valdenegro, Preciosísima Del Campo, Gaucho Puntiador Techera, Pepa Colorada Casas, Selamira Godoy, Johnny Dolars Aguilera, Lazo de Amor Pintos, Ciérrense las Velaciones, Aguinaldo Dupetit, Esclavitud Sánchez, Gloria del Tránsito Ortiz, Areopajita Beltrán, D'Artagnan Carballo, Desdichado Cortés, Roy Rogers Pereira, Walt Disney De los Santos, Perfecto Gil, Illich Ulianov García.


Haberkorn escribió en la revista del diario Crítica que Hitler vive en Uruguay. “En esta República Oriental de Sudamérica viven Hitler Aguirre, Hitler Da Silva, Hitler Pereira y Hitler Edén Gayoso. Vive hasta un Hitler De los Santos. Los historiadores de Uruguay creen que no hay claves racionales para explicar “la abundancia de Hitlers en este país”.


Las opiniones de algunos de ellos son: “-Yo nací en 1934 y entonces mi madre ya había tenido once hijos. Se le habían acabado los nombres. No sabía cómo ponerme y justo leyó Hitler en el diario y le gustó ese nombre”, dijo Hitler Edén Gayoso. “Ella no conocía de política, vivía en la mitad del campo, ¿qué iba a saber quién era Hitler?”.

Hitler Aguirre, por ejemplo, nunca quiso cambiarse el nombre. Dice ser un hombre de izquierda, que incluso fue perseguido por sus ideas, pero al mismo tiempo insiste en que Hitler es un nombre como cualquier otro. Tan normal le parece que a su hijo primogénito también le puso Hitler.

“¿Quién era <<mejor>> – se preguntaban mi tío y mi padre–, Hitler o Mussolini? Los viejos brutos se ponían a discutir quién mataba a más gente, ¡qué barbaridad! Al final mi tío le puso Mussolini a su hijo y mi padre me puso Hitler a mí”, cuenta Hitler Aguirre.

Susana Costa, directora técnica del Registro de las Personas de la provincia de Buenos Aires explicó que el incremento de los nombres extraños se explica parcialmente por una flexibilización legal practicada en su país hace pocos años. Desde entonces, las situaciones insólitas frecuentan en los registros civiles. "Hace dos años un hombre quería ponerle a su hijo Maradona. Como nació mujer le puso Mara Dona. Lo tuvimos que aceptar. Yo personalmente, tuve un compañero de liceo que se llamaba Andywarhol (todo junto) Pires, parece que sus padres eran pintores y se sintieron influenciados por el artista neoyorkino".


El nombre más común en el mundo es Mohammed.


Un estudio en Estados Unidos descubrió que los niños con nombres impopulares o raros tienen mayor tendencia a cometer crímenes. Al parecer llamarse Ernest o Ivan, predispone a la criminalidad, mientras que nombres más comunes como Michael o David, no. Los autores dicen que si bien los nombres impopulares no son causa de criminalidad, “los adolescentes con nombres impopulares pueden ser propensos al crimen porque son tratados de forma diferente por sus pares, haciendo más difícil el formar relaciones”, dicen los autores.

A falta de otra explicación, no estaría de más que en las oficinas del Registro Civil de nuestro país se ofrezcan los servicios de psicólogos que en el futuro esos niños puedan necesitar.


En tanto, mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Tu nombre me sabe a yerba” de Joan Manuel Serrat: Tu nombre me sabe a yerba / de la que nace en el valle / a golpes de sol y de agua. / Tu nombre me lleva atado /en un pliegue de tu talle / y en el bies de tu enagua.

viernes, 10 de julio de 2009

La fibromialgia y su comprensión energética

Hay que empezar con cambios profundos internos de forma de vida

Fecha del artículo 29/5/2009 /

Sabemos muy bien que en el proceso de la fibromialgia, una de sus características es la falta de energía. Una debilidad muy profunda que va acompañada de dolores intensos, insomnio, migrañas, debilidad, musculatura tensa y otros muchos síntomas. La podríamos describir como «la enfermedad del hacer».

Nos hemos impuesto muchas tareas en la vida, hemos hecho todo y más, hemos buscado energía de donde no la teníamos -puede que con estimulantes u otras formas-, y ahora, esta energía ancestral y constitucional, que se recoge principalmente en nuestros riñones, está totalmente agotada. Hay que volver a regenerarla, pero es cuestión de tiempo, paciencia y cariño hacia uno mismo. Así tenemos en esta enfermedad un cuadro complicado de síntomas:

Es la enfermedad del «hacer» y por ello hay que empezar con cambios profundos internos de forma de vida:

1. Cambiar el «hacer» por el «ser».

2. Cambiar el «hacer» por el «dejar hacer».

3. Aceptar esta debilidad, ya que el Universo nos lo está imponiendo.

4. Cambiar el «dar» por el «recibir».

5. Hay que cambiar la negatividad de los pensamientos. Ver el vaso siempre medio lleno, en lugar de medio vacío.

Sabemos muy bien que nuestros pensamientos generan nuestras emociones, y éstas afectan de forma directa a nuestro cuerpo físico. Por lo que el primer paso será observar y reflexionar sobre nuestros pensamientos.

En esta línea es vital agradecer, tener la palabra «gracias» siempre en nuestro pensamiento. Estar agradecidos a la vida por todo lo que nos da, y sentirnos muy privilegiados por todo lo que tenemos. Trabajarnos nuestra rigidez e inflexibilidad, que está conectada de forma muy directa con nuestro hígado. Tanto a nivel de alimentación como de emociones.

Nuestro cuerpo emocional necesita depurarse de emociones pasadas que ya no nos corresponden. Requiere nutrirse de emociones positivas, de amistad, amor y comprensión, «dejarse querer», tanto a nivel de nuestra familia y amigos, como querernos a nosotros mismos. Es un trabajo profundo de auto-valoración y amor a uno mismo.

Si realmente deseamos mejorarnos, tenemos que empezar con la parte emocional. Es imprescindible, ya que si no, nos estamos engañando a nosotros mismos.

Visualización: Vivencia Interior para depurar el pasado

Esta visualización puede aplicarse a todos los niveles de nuestro ser, tanto si deseamos depurar algo físico, mental o emocional. Y puede utilizarse cuantas veces se requiera.

Dispondremos como siempre de tiempo y espacio para nosotros, sin interrupciones de nadie. Nos relajaremos un poco, antes de empezar el ejercicio. Nos encontramos en una playa desierta, vamos andando cerca de la orilla de la playa, las olas acuden a mojarnos con suavidad los pies y sentimos su temperatura tibia y cálida.

Sentimos el crujir de la arena entre nuestros pies, y el contacto con la madre Tierra. El sol está luciendo con un calor delicado y regenerador. La brisa nos acaricia el cuerpo y nos sentimos revitalizados al estar entre la Naturaleza.

Sabemos que detrás de unas palmeras muy altas algo nos esta esperando. Vamos hacia allá... Atado al suelo con una cuerda muy consistente, hay un globo (de los que sirven para viajar), con una cesta de mimbre muy grande y completamente vacía. Observar el globo, su forma, sus colores…

Vamos a poner en la cesta todo lo que ya en nuestra vida no nos sirva más, a nivel de emociones, pensamientos, juicios, apegos, sentimientos pasados o presentes que todavía llevamos con nosotros pero que ya no son necesarios y queremos dejarlos partir.

Aprovechar este tiempo para reflexionar y poner en la cesta todo lo que ya no necesites en tu caminar por la vida.

Cuando ya no haya nada más que necesitemos colocar en la cesta, buscar el instrumento o herramienta necesaria que nos ayude a cortar la cuerda. Cortarla y ver como el globo, poco a poco se va elevando majestuosamente hacia el cielo. Poco a poco va haciéndose más y más pequeño, desapareciendo en la lejanía.

Desprenderos sin apego de todas estas pequeñas partes en vosotros, verlas alejarse, Y enviarles «Luz y Amor», ya que en un momento de vuestra vida fueron necesarias para vuestra evolución.

Dejad que el elemento aire os ayude, enviando al globo en la trayectoria que sea más oportuna, para su transformación y purificación. El globo se ha perdido por completo de vuestra vista, ha desaparecido.

El aire acaricia vuestro cuerpo, limpiándolo y purificándolo. Todos los demás elementos están aquí también para celebrar este proceso: el spol con su calor vigorizante, el agua con su oleaje tranquilo y claro, la arena tibia caliente por el sol… Nos sentimos más ligeros, más libres, más cerca de nosotros mismos.

El segundo paso es la alimentacion física

En realidad, tanto la depuración emocional como una buena alimentación tendrían que hacerse simultáneamente para producir el resultado deseado.

Comemos para generar una buena calidad de la sangre. Si nuestra sangre es ligeramente alcalina, tendremos salud y vitalidad. Si por el contrario, nuestra alimentación es caótica y extrema, nuestra sangre será acida, produciendo como consecuencia estrés, cansancio y enfermedad, nada menos.

Tendríamos que aprender el efecto que nos proporciona cada alimento para poder escoger libremente lo que nos conviene, sintiéndonos creadores y generadores de nuestra energía vital. No es algo nuevo o raro, ya nuestros antecesores lo predicaban y enseñaban:

«Que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento» Hipócrates 460-377 a.C.

Si lo que realmente deseamos es obtener una calidad de vida, uno de los primeros pasos es reflexionar qué clase de efectos y energía generan los alimentos que comemos ¡al menos tres veces al día!

Cada alimento tiene su carácter y personalidad, su efecto y reacción en nosotros. Cada alimento tiene su fuerza vital (KI) y de acuerdo a la cantidad y de la forma en que lo consumimos, nos ofrecerá su espíritu y su energía. Es un conocimiento que no nos han ofrecido en nuestra educación, y sin embargo, es vital. Cada alimento vibra de una forma diferente, y al consumirlo tendremos unas reacciones diferentes, tanto a nivel físico, como emocional y mental. Un ejemplo muy claro, es el alcohol. Si bebemos un vaso de whisky, no nos proporcionará los mismos efectos que si tomamos un vaso de agua. Está claro que nos generará reacciones extremas a muchos niveles de nuestro ser. Creemos fielmente en el valor de la fitoterapia, con las propiedades de las plantas, podemos curarnos de enfermedades, relajarnos, activarnos, etc. Sabemos sus efectos y los usamos. ¿Por qué no conocer los efectos de los alimentos que comemos tres veces al día?

El cocinar, preparar alimentos para generar salud, energía, equilibrio y paz interior es un arte olvidado, que hay que volver a recuperar a toda costa.

Los alimentos que producen una sangre ácida y con ello reacciones extremas a nivel físico, emocional y mental son los siguientes:

• El grupo de las grasas animales saturadas: carnes ,embutidos, exceso de lácteos.

• Exceso de horneados (pan, bollería, pizzas), el consumo diario de azúcares refinados en azúcar blanco, azúcar moreno, de caña, miel, sacarinas, fructosa, azúcares artificiales, sirope de arce, chocolate, helados con azúcar, chucherías y golosinas con azucares rápidos. Bebidas gaseosas azucaradas, pastelería y horneados con azucares rápidos.

• Exceso de crudos, frutas ácidas y tropicales.

• El consumo regular de solanáceas (patata, tomate, berenjena, pimiento).

• Lácteos blandos (mantequillas, leche, yoghourt, nata, etc.

• Estimulantes (cafés, bebidas gaseosas azucaradas, etc.).

• Alcohol y vinagres.

Mientras, por un lado, el consumo de grasa saturada nos tensará y bloqueará el hígado, generando tensión, rigidez, dolor, con emociones cerradas, con calor y fuertes. Por el otro lado, desearemos alimentos o bebidas de efecto opuesto que nos enfríen y de energía expansiva, pero con su consumo nos debilitaremos especialmente el sistema nervioso y nuestros riñones, sintiéndonos débiles y sin energía.

A nivel inconsciente y ciega, sabemos el efecto de lo que tomamos. Si deseamos evadirnos de nuestra realidad, o generar una energía que no tenemos naturalmente, utilizamos estimulantes: alcohol, chocolate, azúcares refinados de reacciones rápidas, que nos dan en unos minutos la vibración que carecemos. Pero a largo plazo, resulta una forma muy peligrosa jugar con nuestra salud.

También podemos constatar que muchas de las personas que padecen esta enfermedad han abusado de alguna sustancia de efectos extremos, para generar una energía que no tenían habitualmente, para «hacer» más de lo que podían.

Puede que sea un exceso de cafés, o chocolate, o vino, o bebidas gaseosas azucaradas, etc. Otro punto muy importante es que no sabemos realmente detectar las necesidades de nuestros cuerpos: físico, emocional y mental. Los confundimos. Pensamos que todos tienen las mismas necesidades. Y no es así.

En la mayoría de los casos no conocemos a nuestro cuerpo emocional. Acarreamos emociones y vivencias pasadas. Podemos entender que mientras nos depuramos el cuerpo físico a diario, por razones obvias, no lo hacemos con nuestro cuerpo emocional. Puede que pasen años arrastrando vivencias que nos afectan a todos los niveles de nuestro ser, dejándonos bloqueados, con tensión y calor de emociones y pensamientos tóxicos.

Y es entonces cuando, guiados de unas sensaciones totalmente erróneas, comemos o bebemos alimentos extremos, con el efecto de desbloquear, inhibir, de efecto extremo rápido, que lo único que nos generan son una debilidad total en el sistema nervioso y los riñones.

Hay que reflexionar, depurar y dejar atrás lo que ya no existe, es el pasado. También, con nuestro cuerpo físico, intentamos alimentarlo a diario, con comida física.

En cambio, a nuestro cuerpo emocional lo olvidamos semanas, meses, e incluso años. Nuestro cuerpo emocional está hambriento de alimento, pero de un alimento que no tiene nada que ver con comida física. No le damos la calidad de amor, comprensión y agradecimiento que necesita a diario.

Y es a este punto que deseo volver, al auto-amor, el regalarnos cada día calidad de vida, cuidarnos, e intentar buscar esta conexión que todos tenemos en lo más profundo de nuestro Ser. Todo esto, que sin duda alguna resulta vital para la salud de cualquier ser humano, se cultiva con el silencio y con momentos de reflexión y de paz interior.

Montse Bradford
Experta en nutrición natural y energética

Revista Verano 2009
En: http://www.revistanatural.com/articulo.asp?id=925

Ver también: http://www.salud.es/fibromialgia

LA VIDA COMO UNA NOVELA NEGRA


9 de julio de 2009


Teresa Carreón


Los acontecimientos de la vida nacional parecen contados por Raymond Chandler, escritor clásico de novela negra. Ese género literario es habitualmente muy violento, en el que se diluyen las divisiones entre el bien y el mal, donde la mayor parte de los protagonistas son individuos derrotados, en decadencia, que buscan encontrar la verdad (o por lo menos algún atisbo de verdad), en cuyas situaciones priva una atmósfera asfixiante, llena de miedo, de violencia, con falta de justicia, en la que la corrupción del poder y la inseguridad son la pauta.


Un ejemplo es el caso del dirigente de un movimiento social contra el secuestro, Benjamín Franklin Le Barón Ray, quien fue asesinado la madrugada del martes de esta semana por un grupo armado que entró a su domicilio tirando puertas y ventanas, para torturarlo frente a su esposa e hijos, y luego secuestrarlo. Con él fue levantado su cuñado Luis Carlos Widman Stubss, quien había acudido a auxiliar a sus familiares al oír el alboroto. Los hechos se desarrollaron en el municipio de Galeana, a 350 kilómetros al noroeste de la capital de Chihuahua y ocurrieron en represalia por la captura de una banda de plagiarios que presuntamente Le Barón denunció.


Benjamín, de 36 años, encabezó protestas este año contra la inseguridad, las extorsiones y los secuestros de miembros de su comunidad, incluido su hermano Érick, liberado hace mes y medio sin pago de rescate, ya que la comunidad mormona acordó no pagar el millón de dólares que exigían los delincuentes.


Estos acontecimientos laceran una vez más a una población como la chihuahuense, al ver a esta comunidad que ha sufrido no sólo el acoso de grupos de delincuentes, sino las represalias cuando sus integrantes han decidido denunciar sus actividades ilícitas.


Otro caso es el de Sonora. Treinta y tres días después de ocurrido el incendio en la guardería ABC de Hermosillo, que derivó en la muerte de 48 niños, el director general del IMSS, Daniel Karam, hizo pública la lista con los nombres de los propietarios de estos centros subrogados por la institución, que operan en todo el país por familiares de políticos.


Mientras la atención nacional se ha concentrado en la revisión de las listas de socios de las guarderías subrogadas por el IMSS a particulares, Julio César Márquez, padre de uno de los niños fallecidos, dijo que el encuentro del funcionario con los legisladores senatoriales, les dejó un mal sabor de boca, pues desde su punto de vista el director del IMSS no fue honesto y debe renunciar. Afuera del recinto senatorial se escuchaban las expresiones de protesta de los familiares manifestantes, que gritaban consignas y mostraban cartulinas con leyendas acusadoras; una de ellas pesada como una losa de hierro decía: “48 niños muertos + 0 detenidos = IMPUNIDAD.


Así pues, los únicos resultados hasta el momento son frases como: se “maquilló” la lista de las guarderías subrogadas, en las que puede haber prestanombres; la corrupción cobija la negligencia; se consolida a la impunidad; la Suprema Corte atraerá el caso.


Karam informó que habrá nuevos lineamientos para la licitación de guarderías, en los que se deberán presentar, entre otros requisitos, la contratación de una póliza de seguro, que sólo podrá ser emitida por una empresa del ramo que compruebe las medidas de seguridad mediante verificación presencial. ¿Y ya? ¿Con eso se limpia la culpa de quienes provocaron la muerte de los niños?, ¿Dónde quedan Juan Molinar Horcasitas y Santiago Levy al facilitar la asignación de los contratos a los familiares de políticos sin solicitar requisitos mínimos?, ¿Dónde queda la Secretaría de la Función Pública que tendría que investigar a las instancias donde se estén gastando los recursos de la federación y con su silencio sólo fomenta la impunidad?, ¿Dónde están los culpables de las investigaciones de la PGR?, ¿Quién vigila a los vigilantes?


La autoridad ha beneficiado a personas allegadas a poderosos, al entregar esas guarderías como dádivas, por ello ha actuado con total opacidad en este caso. Con razón no hay recursos suficientes para hospitales, medicinas, médicos y enfermeras. Todo se lo lleva la voraz corrupción. Así, se vuelve célebre la pregunta de un ciudadano indignado: “¿Dónde está el Estado de Derecho?, vil estado de derecha”.


Estos acontecimientos pueden dar nutrimento a la imaginación de cualquier escritor de novela negra; desafortunadamente suman ya centenares de historias.


Entre 1901 y 1904 Gustav Mahler musicalizó una selección de poemas que había escrito Friedrich Rückert llorando la muerte de sus dos hijos. 6 años más tarde, moriría el hijo mayor del compositor, hecho del que nunca logró recuperarse y que incluso fue la causa de la lesión de corazón que lo llevó a la muerte.


Por eso, mejor me voy con la música a otra parte con “Canciones a los niños muertos (Kindertotenlieder)” de Mahler: Ahora el sol se levantará tan radiante, /como si la noche no hubiera traído desgracia. /La desgracia me ha ocurrido sólo a mí, /mientras que el sol brilla para todos… /Con este tiempo, con este tumulto, /no debería haber enviado fuera a los niños; /alguien les llevó fuera, /y yo no he dicho nada.