viernes, 4 de diciembre de 2009

FRAGILIDAD DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Teresa Carreón

Grandes expectativas ha generado en todo el mundo el encuentro que tendrán los dirigentes de las naciones del globo terráqueo para tomar decisiones respecto del cambio climático, durante los próximos días en Copenhague, Dinamarca, sin embargo, han salido a la luz diversas informaciones que cuestionan algunos de los indicadores más importantes que respaldan la teoría de que el cambio climático se debe a la emisión de dióxido de carbono (CO2).

Resulta que en los días recientes el científico James Hansen, quien pusiera en alerta al mundo sobre el peligro del calentamiento global, ha declarado que “prefiere que la cumbre de Copenhague no llegue a un acuerdo”, ya que a pesar de que hizo lo imposible por educar a los políticos sobre las causas del efecto climático y empujarlos a tomar medidas para evitar consecuencias catastróficas, cree que fracasaron en cumplir con lo que considera que "es el desafío moral de nuestro tiempo".

A su vez, uno de los más reconocidos centros de investigaciones del calentamiento global y líder de la teoría de que éste ha sido producido por la actividad humana, Unidad de Investigación y Predicción del Clima (CRU por sus siglas en inglés), en Gran Bretaña, fue atacado recientemente por unos hackers consiguiendo extraer más de 1000 correos electrónicos y numerosos informes de los científicos de ese centro. En esa información sustraída, reconocida como auténtica por la propia universidad, se detalla cómo los científicos han manipulado las cifras de las temperaturas para ajustarlas a un modelo preestablecido de calentamiento global que respalde la teoría de que dicho calentamiento ha sido producido por la actividad humana. Lo anterior pondría en duda no sólo a la comunidad científica defensora del calentamiento global antropogénico, o al Panel Intergubernamental del Cambio Climático (en sus siglas en inglés IPCC) de las Naciones Unidas, sino a toda la clase política que ha favorecido con su ignorancia o complacencia, al desarrollo de una teoría catastrofista, siendo Al Gore su principal exponente.

Recientemente un artículo de Wall Street Journal detalló el borrador del documento preparado para firmar entre las naciones participantes de la mencionada cumbre, describiendo la inclusión de propuestas como la creación de una superestructura supranacional con capacidad tributaria, financiera, y reguladora a nivel mundial, enfatizando “una redistribución de la riqueza global”, con concesiones de la soberanía nacional de algunos países. Si a lo anterior le agregamos las declaraciones que la BBC de Londres difundiera recientemente del nuevo primer ministro de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, afirmando que la Conferencia Climatológica de Copenhague es “un paso más hacia el Gobierno Global de nuestro planeta”, sólo nos queda preguntarnos ¿Qué es lo que está en juego en la cumbre de Copenhague? ¿Firmarán compromisos concretos para reducir drásticamente sus emisiones los cuatro principales productores de gases contaminantes: EU, China, la Unión Europea y la India, o será algo mucho mayor?

Mejor me voy con la canción de Sting “Fragilidad” a otra parte: Nada se logra con violencia /Ni se logrará /Aquellos que han nacido en un mundo así / No olviden su fragilidad…