viernes, 13 de febrero de 2009

Partida secreta y transparencia


Teresa Carreón

La periodista Carmen Aristegui dio a conocer en su noticiero una nota que será una bomba para el secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez.

Aristegui difundió una grabación que accidentalmente se realizó en la que Téllez afirma que Carlos Salinas de Gortari “se robó la mitad de la partida secreta” que operaba durante su mandato. Algo debe saber el actual Secretario de Comunicaciones, ya que durante el sexenio de Salinas él se desempeñaba como Subsecretario de Agricultura, además de haber sido uno de los principales asesores en política económica de ese gobierno.

Resulta que la señora Diana Isabel Pando, presentó la grabación que quedó registrada en su teléfono celular, ya que al ser amiga muy cercana de Téllez, éste se comunicaba diariamente con ella y en noviembre de 2006, al pasar un fin de semana en Cancún con su esposa y una pareja de amigos, se comunicó con la señora Pando, encontrándose apagado el celular de ésta, y olvidando Téllez apagar su propio celular siguió conversando con sus amigos, por lo que en el buzón del celular de Pando se grabó, lo que hoy se presenta como evidencia del robo en mención. Diana Isabel Pando atribuye a un “mal karma” el hecho de que exactamente en el momento que se tocaba ese tema, se haya grabado la evidencia señalada.

Una vez concluido el viaje, Téllez se comunicó con “su peor es nada” (Pando dixit) y al comentarle su descuido, Téllez le exigió hasta por e-mail, eliminar dicha conversación de su teléfono celular, “ya que lo podría meter en serios problemas y poner en riesgo su carrera política”.

Como la señora Pando no borró esa información, y con temor de posibles represalias de Luis Téllez, en 2007 se comunicó con el propio Carlos Salinas de Gortari, a su casa de Londres. Al día siguiente de una escueta conversación con el ex presidente, la señora Pando recibió una amenaza en la que le decía su representante, el licenciado Ricardo Larios, que si difundía la información “no vivirá para escribirla”, haciendo alusión a su profesión de escritora.

Con gran habilidad de parte de la señora Pando –no sólo para conseguir conversar telefónicamente con un ex presidente-, contestó a la advertencia proveniente de un ex presidente, que ella estaba grabando dicha conversación, a lo que el licenciado Larios se limitó a cortar la comunicación.

Después de escuchar la historia narrada por Pando y presentada por Aristegui, recordamos que desde 1948, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se abrieron las posibilidades para exigir el acceso a la información y la petición de transparencia que se determinó por ley en 2002. Los resultados a partir de la legislación han sido la presión al gobierno para que publique su información, luego de haberla estandarizado, así como la respuesta a solicitudes específicas del público.

El problema es que se ha quedado corta, ya que la atención se ha centrado en la publicación de la información, más que a la promoción de la cultura de acceso a la información que conduzca a la rendición permanente de cuentas, así hasta el trabajo del presidente Calderón se ha simplificado reduciéndose al envío de su informe anual a las cámaras legislativas para su análisis.

Pero no nada más la noticia presentada por Aristegui demuestra el latrocinio ejercido por la gente de poder –de cualquier partido- a los recursos públicos, que actualmente son muy escasos, también manifiesta que algunos pueden hacer lo que sea, en este país, ya que al fin y al cabo, no va a pasar nada.

Mejor yo me voy con la música a otra parte, con la canción de Joan Manuel Serrat, “Detrás está la gente” Detrás de los héroes y de los titanes, /detrás de las gestas de la humanidad /y de las medallas de los generales. /Detrás de la Estatua de la Libertad. /Detrás de los himnos y de las banderas. /Detrás de la hoguera de la Inquisición. /Detrás de las cifras y de los rascacielos. /Detrás de los anuncios de neón. /Detrás, esta la gente /con sus pequeños temas, /sus pequeños problemas, /sus pequeños amores. /Con sus pequeños sueldos, /sus pequeñas campañas, /sus pequeñas hazañas, /y sus pequeños errores.

No hay comentarios: