domingo, 15 de junio de 2008

NO SE ENCUENTRA

Teresa Carreón

No cabe duda que la vida con computadoras e internet nos ha cambiado rotundamente. Eso no significa que la vida haya mejorado, pero sí que la velocidad en la que podemos encontrar información, es enorme. La calidad de esa información dependerá de cuánto tiempo estemos dispuestos a invertir en nuestra búsqueda para encontrar aquel dato o cifra que respalde una idea o argumento.

Así, navegando por internet esta semana tuve un inesperado hallazgo, cuando providencialmente el tiempo no jaloneaba mi atención y, en la búsqueda de datos relacionados con el trabajo decente, definido así por Juan Somavia, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la ruta de la indagación me llevó hasta una página denominada “noseencuentra.com”, la cual está basada en la página de error 404 de Internet Explorer.

La página de error 404 tiene un diseño muy característico que ha creado en mí una respuesta inmediata ya que, al aparecer en la pantalla de mi computadora, ya no leo la información que ahí se brinda, y de inmediato regreso a la página anterior.

En el caso de la página “noseencuentra.com”, cuando se abre, puede ser que por su diseño, nos salgamos rápidamente, pero el formato da al ojo del navegador algunos datos que invitan a seguir leyendo. El título de la parte superior, refiere: “No se puede encontrar un trabajo digno con un sueldo decente”. El rótulo me tomó por sorpresa, por lo que decidí seguir leyendo: “El empleo solicitado no está disponible en este momento. Puede que el país tenga problemas económicos o que necesite ajustar la configuración de su política económica.”

Al llegar a ahí, decidí leer completa la página la cual, debo admitir, está bien hecha y como el formato original, tiene sobresaltadas algunas frases con color rojo, una de las cuales solicita: “Detectar contratación abusiva”. Al darle clic a esa oración, se abre una nueva página que conduce a la del Ministerio de Trabajo e Inmigración del Gobierno de España. En ella, una de las notas informa que “en mayo el paro sube en 15,058 personas”.
Según ésta página, las cosas que no se encuentran son:
Un mecánico serio y fiable
Un estacionamiento
Una razón para el atentado terrorista del 11 de marzo de 2004
Un candidato convincente
Una vivienda digna a un precio razonable
Un trabajo digno con salario decente
Osama Bin Laden
Armas de Destrucción Masiva
Responsables del desastre del Prestige
Wally
Como puede suponer, amable lector, me di a la tarea de enlistar las cosas que a mi juicio, no se encuentran en nuestro país y, siguiendo esa lógica, el resultado del ejercicio fue el siguiente:
En México no se encuentra trabajo ni digno, ni bien remunerado, ni siquiera decente. La idea de Juan Somavia que implica oportunidades de obtener un trabajo productivo con una remuneración justa, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias, mejores perspectivas para el desarrollo personal y la integración social, libertad para que los individuos manifiesten sus preocupaciones, se organicen y participen en la toma de aquellas decisiones que afectan a sus vidas, así como la igualdad de oportunidades y de trato para mujeres y hombres, queda muy lejos de lo ofrecido por el presidente del empleo. Y ni hablar del sindicalismo que, si no es corrupto, está arrinconado, fraccionado, incapaz de detener la caída del poder adquisitivo de los trabajadores, y que ha perdido la interlocución con los empresarios y con el gobierno, además de estar excluido de la discusión de la agenda nacional.

En México no se encuentra un solo día que no aparezcan muertos, descabezados o encajuelados producto de la violencia exacerbada por la guerra que el gobierno le ha declarado al narco y que, como en todas las guerras, se producen espacios propensos para la violación los derechos humanos de la sociedad civil que vive actualmente como rehén del narco y del ejército.

En México no se encuentra una razón comprensible a la destitución del senador Santiago Creel Miranda como presidente de la bancada panista en la Cámara de Senadores, cuyo error aparente fue aparecer en los resultados de una encuesta como el más viable candidato del PAN rumbo a las elecciones presidenciales del 2012. Amén de la posición que tuvo con respecto a la “Ley Televisa” por lo que, de acuerdo a muchas pláticas de café, los grandes empresarios le truenan los dedos al dirigente del partido blanquiazul acerca de quién debe estar y en dónde, decidiendo qué.

En México no se encuentra el destino que tuvieron los excedentes petroleros, ya que las explicaciones del secretario de hacienda están muy lejos de mostrar transparencia alguna.
En México no se encuentra una política integral para el campo que impulse las capacidades y los conocimientos productivos de los pequeños agricultores ante la elevación de los precios internacionales de granos.

En México no se encuentra la razón por la cual se desvíen los fondos para los pueblos indígenas, hacia el gasto en servicios personales de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

En México no se encuentra alguna explicación razonable a la negativa de consultarle al pueblo su opinión con respecto a la reforma petrolera (que no energética).

En México no se encuentra el motivo por el cual crece gasto mundial en armamento, mientras millones de personas padecen hambre.

En México no se encuentra una solución congruente para acabar con la pobreza (aunque sí estén acabando con los pobres; una gran cantidad de ellos salen huyendo por la frontera norte).
En México no se encuentra a los asesinos de las muertas de Juárez.

En México no se encuentra sentido a las decisiones tomadas por los políticos.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Benny Moré “Cómo fue”: Cómo fue/ no se decirte cómo fue/ No se explicarme qué pasó…