miércoles, 2 de abril de 2008

Mostros mexicanos

Teresa Carreón

Dice Susana Guerrero Salazar en el estudio “El Monstruo: Componente Universal de Mitos Y Leyendas” que con el mito se intenta dar respuestas al origen y destino del ser humano, justificando así los misterios de la naturaleza, de la vida y de la muerte. La creatividad en los relatos míticos son el producto de la imaginación colectiva que transforma la realidad en un intento de dar respuestas a los aspectos más enigmáticos o estremecedores del mundo en que se vive.Esa transformación simbólica se encarna con frecuencia en seres monstruosos, que forman parte del bagaje cultural de todas las épocas y de todas las civilizaciones.

Representan el mal, son los símbolos de la fuerza, de la exaltación afectiva de los deseos, de las intenciones impuras. Son, por excelencia, los oponentes, los adversarios del héroe y de las armas.El carácter universal de los relatos fantásticos se debe, a que presentan los problemas y angustias existenciales a través de personajes polares que entendemos con facilidad: el héroe —o el santo— es el símbolo del bien y el monstruo el del mal. Por otro, presentan la vida como un campo de batalla en el que luchan fuerzas contrapuestas y, donde, aunque la infelicidad se introduzca, el débil puede vencer al fuerte.Este triunfo del héroe sobre el monstruo significa el triunfo del bien sobre el mal, del espíritu sobre la carne.

El monstruo representa la desviación de la norma, la transgresión de las leyes, supone un desafío contra la naturaleza y la racionalidad. Simboliza el caos, las tinieblas y todos nuestros miedos más profundos. Es, por tanto, la prueba dolorosa que hay que superar, ya sea mediante la fuerza, la astucia o el trabajo. En este sentido, estos relatos maravillosos llevan un mensaje muy claro: que en la vida las dificultades son inevitables y que la salida no es huir, sino hacer frente a las adversidades.Intentar hacer una tipología de monstruos es tarea ardua, pues los hay terrestres, aéreos y acuáticos, con rasgos desmesurados, animalescos, con los miembros multiplicados; unos son híbridos de diversos animales, o combinan rasgos animales y humanos.

Se puede hacer una clasificación en seis grupos: los gigantes; los dragones; los animales monstruosos y los híbridos; los monstruos marinos; las aves fabulosas y, por último, los asustaniños. Al margen quedan, los seres demoníacos, las brujas y otros seres espectrales.El gigante ya sea que represente la bondad ó bien la maldad, con su gran estatura, simboliza el poder y la fuerza. Vive fundamentalmente en grandes espacios naturales (cuevas, grutas, minas, etc.), o está relacionado con un castillo o jardín, donde custodia algún tipo de tesoro o riqueza.

Estos seres monstruosos existen en todas las culturas, suelen aparecer como los primeros habitantes del mundo y, con frecuencia, ocasionan daños a los humanos y a la naturaleza. Se antoja colocar en esta clase al expresidente Fox: por favor niños, no se espanten con él. El dragón es un animal fabuloso que se encuentra en la mayoría de las civilizaciones (china, india, árabe, turca, mongol, griega, romana). Es un compendio de animales agresivos y peligrosos: serpiente, cocodrilo, león y animal prehistórico. Suele representársele con el cuerpo lleno de escamas, una larga cola de púas, alas membranosas y una boca con enormes dientes por donde echa fuego. Terrorífico, fuerte y veloz se caracteriza por una vista agudísima, de ahí que, con frecuencia, actúe como guardián de templos o tesoros.

Las novelas de caballerías difundidas en la Edad Media presentan infinidad de episodios en que el héroe ha de vencer al dragón, encarnación suprema del mal, para salvar a la doncella. No hay que confundirlo con Jesús Reyes Heroles González Garza, cuyos esfuerzos por defender el tesoro nacional del petróleo dejan mucho qué desear.Las profundidades marinas fueron insondables durante siglos y provocaban en los antiguos un miedo atroz, al mismo tiempo que despertaban la curiosidad hacia lo desconocido. Puesto que la fantasía se amplía cuanto mayor es el desconocimiento, muchos monstruos surgidos de la imaginación popular están relacionados con el mar y, en general, con las aguas.

En la Edad Media, los relatos marinos hablan de calamares y serpientes gigantes, de peces monstruosos capaces de engullir a barcos enteros, etc. El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Agustín Carstens Carstens, podría ser clasificado perfectamente en ésta categoría.En los relatos antiguos se encuentran aves con poderes sobrenaturales. Así, cuclillos, harpías, el gallo de la muerte, el pájaro de los ojos amarillos, el pecu, forman un grupo de aves monstruosas que generalmente descendían en picada para llevarse a hombres y animales. Imaginarse a Alberto Cárdenas Jiménez volando en picada para caerles a picotazos a los grupos campesinos, será pura coincidencia.

Las leyendas más antiguas recogen infinidad de seres fabulosos creados con la única finalidad de asustar a los niños para que no hagan cosas que puedan perjudicarles, para evitar que sean díscolos o simplemente para que coman o duerman. Lo que más aterroriza de los asustaniños es su indefinición, su carácter amorfo. Son dos las actuaciones principales de estos monstruos: devorar al niño o llevárselo consigo a un lugar sin retorno. El Coco y el Hombre del Costal son los personajes a quienes se acude para evitar que los niños se desprendan de la vigilancia de sus padres.
La Maestra Elba Esther Gordillo, dicen algunos asustados niños, podría formar parte de este tipo de ser espeluznante.Los relatos de monstruos nacidos de la imaginación popular desempeñan una función catártica. A través de ellos, el ser humano proyecta sus temores más variados (el desamor, el abandono, el desamparo, etc.) y escenifica, de un modo indirecto, el mal y el sufrimiento.

La incidencia de la realidad a través del mito del monstruo, lejos de perderse, sigue vigente en nuestros días. Por ello, no es de extrañarse que los monstruos más temidos en la vida actual sean las promesas incumplidas, el desempleo, el aumento de precios, la entrega del país a manos de empresas extranjeras, con el pretexto de “modernizar a México”, las largas discusiones en las cámaras legislativas que demuestran siempre, el bajo nivel que tienen los representantes populares.
La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio serán quienes pongan la letra de la canción “Mostros”, que nos llevará esta semana, con la música a otra parte: En la desafiante ciudad más grande del mundo/acechan, con gran maldad,/abyectos humanoides./Es un cruel mundo de pesadilla/con olor a azufre, muerte y terror,/los zombies caminan las calles./Niños bizarros resucitados/por genios indecentes,/profanarán los sueños ajenos./Alcantarillas llenas de sangre y piel/ fermentan los cerebros,/melífluos condenados a mal vivir./Ya no vendrán/el Santo y Blue Demon,/gobernarán/los vampiros banqueros,/vemos pasar/a La Llorona con miedo,/libre está/La Mano Peluda./Poderoso caballero es Don Dinero,/la Momia Azteca es líder obrero,/cráneos enterrados en todos los jardines,/platillos voladores por todos los confines,/superstición, videntes en la tele,/el Hombre Lobo, el Coco comegente./El Dr. Maloso es el monarca,/la Paz de los Sepulcros reina en su comarca./Este es un cuento de terror/En esta oscura y larga noche,/la tormenta con relámpagos y truenos./Ilumina los rostros de terror y miedo./De terror y miedo.

No hay comentarios: