viernes, 20 de agosto de 2010

CAMBIO DE HÁBITOS

Teresa Carreón


Para empezar a crear conciencia ecológica e impulsar a la gente a cambiar de costumbres, usando cajas o bolsas no contaminantes, los supermercados de la ciudad de México empezaron a cobrar desde ayer las bolsas de plástico, al comenzar a aplicarse la ley que sanciona a los comercios que las entreguen de manera gratuita, para desalentar su uso y proteger el medio ambiente, según se plantea en la legislación de residuos tóxicos del Distrito Federal, que fue introducida hace un año, para una ciudad con nueve millones de habitantes aproximadamente, que cada día utiliza 15 millones de bolsas de plástico.


También en Madrid, la red de supermercados Carrefour, ha decidido eliminar el uso de bolsas de plástico entregando al consumidor gratuitamente bolsas de algodón, rafia y fécula, todas ellas reutilizables, con la finalidad de dejar de usarlas por completo para fines de este año. Eroski, otra cadena de supermercados españoles, ha tomado una medida diferente pero con el mismo objetivo: hacer un descuento en el valor final de la compra si el cliente no utiliza las bolsas plásticas. Por cada una que no se utilice para empacar las compras, se reducirá de la cuenta un céntimo de euro.

Esas medidas intentan dar respuesta a los dramáticos cambios climatológicos que están agobiando diversos puntos del planeta. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) aseguró en un comunicado, que el planeta sufre una serie de fenómenos meteorológicos extremos "sin precedentes", y citó la ola de calor en Rusia, las inundaciones en enormes extensiones en Asia y partes de Europa central, la sequía en África subsahariana y los desprendimientos de tierra en China. El organismo de la ONU señala que "la sucesión de fenómenos actuales concuerda con las proyecciones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC) sobre más y mayores fenómenos meteorológicos extremos".



Como ejemplo han citado estos casos: el primer semestre del año fue el más cálido de los últimos 131 años de EE UU; este julio en Moscú ha sido el más cálido desde que hace 130 años, registrándose el 29 de ese mes en la capital rusa 38,2 grados centígrados, cuando la media máxima en esta época es de 23 grados. Groenlandia ha visto recientemente cómo se desprendía uno de sus glaciares: una isla de hielo con una superficie equivalente a dos veces y media la ciudad de Barcelona.



Los gases de efecto invernadero, principalmente el bióxido de carbono, CO2, producto de la quema de combustibles fósiles, se acumulan en la atmósfera y retienen parte del calor que emite la Tierra. Desde la revolución industrial se han acumulado y su nivel en la atmósfera supera el de los últimos 650.000 años.

Por ello, las medidas que se tomen para incidir favorablemente en el clima de nuestro planeta deben ser bienvenidas.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Michael Jackson “Earth Song” (Canción de la tierra): ¿Alguna vez te has parado a observar /la Tierra y las costas que lloran? /Aaaaaaaaaaaah Aaaaaaaaaaah / ¿Qué le hemos hecho al mundo? /Mira lo que hemos hecho…