viernes, 30 de julio de 2010

LA MÚSICA Y EL BOICOT A LA LEY SB 1070


Teresa Carreón

Sofía Álvarez esposa del actor Héctor Bonilla, dijo que el pueblo mexicano quiere mucho más a sus cantantes que a sus actores. El tiempo y los acontecimientos le han dado la razón totalmente.

Aristóteles enseñaba a sus discípulos que la música imita y representa las pasiones y los estados del alma, sus opuestos y otras cualidades, por lo tanto, cuando uno escucha música que imita cierta pasión, es imbuido por la misma emoción.

Por ello, no nos sorprende que diferentes grupos musicales se hayan dado a la tarea de manifestar con su música sus opiniones respecto a la polémica ley SB 1070 de Arizona: ya desde el 16 de mayo en la plancha del Zócalo, bandas como Jaguares, La Maldita Vecindad, Molotov, y Café Tacvba, entre otras, cantaron contra la ley en un evento masivo y lluvioso. En el festival Vive Latino Julieta Venegas, Andrea Echeverri y Calle 13, además de otras 80 agrupaciones también se manifestaron en contra de la mencionada ley.

Ya luego en tierras gringas, mientras que Enrique Bunbury interpretaba "El Extranjero" para los mexicanos en Atlanta, el vocalista de Rage Against the Machine, Zack de la Rocha, invitaba a más artistas internacionales a formar parte de "The Sound Strike" (La huelga del sonido), iniciativa de boicot para no tocar en Arizona. Juanes, Shakira, Kanye West, Los Tigres del Norte, Ozomatli, entre otros, configuran un nutrido y creciente grupo que apoya un boicot para que se anule la SB 1070.


Conor Oberst –cantautor de Bright Eyes- no sólo se opuso a la Ley SB1070, sino que también grabó una canción: “Coyote Song”, sobre un amor separado por la frontera y afirmó “Lo único claro por lo que esta gente está preocupada (los promotores de la ley) es por el dinero y el poder, y por la creación y la preservación de un estado policíaco anglo céntrico, donde cada inmigrante y ciudadano que no sea blanco sea considerado subhumano”.

La legendaria banda de hip-hop Public Enemy también lanzó ya una canción contra la controvertida ley, titulada “Tear Down the Wall” (Derriben el muro), en donde compara la revisión de los inmigrantes que contempla a nueva legislación con los “controles fronterizos de la Gestapo” y a la gobernadora Jan Brewer con Hitler.

Bandas de rock de Arizona han formado un grupo llamado “Artists for Action”. La agrupación canadiense punk Fucked up, discute con algunos de sus pares para decidir cuál es la mejor manera de actuar contra una ley que, en el mundo de la música, se ha considerado como perversa y racista. El día de ayer, el grupo estadounidense Black Eyed Peas presentó la canción “One heart, one beat” (Un corazón, un latido) y en YouTube se puede ver el videoclip.


Estados Unidos, país conocido mundialmente como la tierra de las oportunidades, donde quien ahí llega puede alcanzar “el sueño americano”, representa una enorme contradicción: la tierra de la igualdad está persiguiendo a los inmigrantes y ciudadanos quienes por no ser blancos son considerados subhumanos. La ley, pese a la suspensión de la aplicación de sus artículos más polémicos, legalizará la discriminación racial contra quienes "parezcan inmigrantes".

Saúl Hernández dijo en el concierto del 16 de mayo, que 'los mexicanos no cruzaron la frontera, la frontera nos cruzó a nosotros' seguramente en alusión directa a la canción “Sur del sur” de La maldita Vecindad, con la que mejor me voy a otra parte: No se por qué me llaman criminal /Es mi derecho poder trabajar /No hay ser humano que sea ilegal /La Tierra entera es mi hogar /Quisiera que tú comprendas /Lo que está pasando aquí: /Yo no crucé la frontera. /La frontera me cruzó a mí…

No hay comentarios: