lunes, 9 de noviembre de 2015

Fairytale Of New York

"Cuento de Hadas de Nueva York" es una canción de la banda de rock británica The Pogues (Bésame el culo en irlandés). Considerada en numerosas votaciones como una de las mejores canciones navideñas de todos los tiempos, "Fairytale of New York" es un 'villancico' atípico e irreverente, escrito por Jem Finer y el líder del grupo Shane MacGowan. Tras gestarse durante dos años es publicada el 5 de diciembre de 1987 y rápidamente se convierte en número 1 en las listas musicales de medio mundo.
Planteada originalmente como un dueto entre MacGowan y la bajista Cait O'Riordan, esta fue sustituida por Kirsty MacColl tras su abandono de la banda al casarse con el cantante Elvis Costello.
La canción es una sencilla melodía folk al mas puro estilo de la música tradicional irlandesa. Tras un inicial solo de piano aparecen el banjo que mantiene la cadencia a ritmo de vals, junto a una instrumentación compleja y portentosa, una flauta evocadora y un poderoso arreglo de cuerda. Parte de la fama de la canción se debe a su conocido videoclip en blanco y negro donde se relata la historia a modo de ensoñación, con un cameo anecdótico del actor Matt Dillon.
Contrasta de manera espectacular y casi mágica el canto melodioso de MacColl y la aspera y rasgada voz de MacGowan.
La letra cuenta la historia de un borracho que durante la Nochebuena neoyorkina, recuerda una relación fracasada. El monólogo interior se transforma en un dueto entre dos inmigrantes irlandeses, amantes o ex-amantes, que de manera nostálgica cuentan sus esperanzas, recuerdos y anhelos.
CHICO: Era Nochebuena, nena.
En la celda de los borrachos
un viejo me dijo, “no veremos otra”.
Y entonces se puso a cantar
“The Rare Old Mountain Dew”.
Volví la cara
y soñé contigo.
Tuve una buena racha,
me pagaron dieciocho a uno.
Tengo el presentimiento
de que este es nuestro año.
Así que feliz navidad,
te quiero, nena.
Puedo ver tiempos mejores
en los que nuestros sueños se harán realidad.
CHICA: Tienen coches tan grandes como bares,
tienen ríos de oro,
pero el viento te traspasa,
no es lugar para los viejos.
Cuando me diste la mano por primera vez,
en una fría Nochebuena,
me prometiste
que Broadway me estaba esperando.
Eras guapo.
CHICO: Tú eras bonita,
la reina de Nueva York
LOS DOS: Cuando la banda terminó de tocar,
la gente exigió más.
Estaba sonando Sinatra,
los borrachos estaban cantando,
Nos besamos en un rincón y luego bailamos toda la noche.
Los chicos del Coro de la Policía de Nueva York
cantaban “Galway Bay”,
y las campanas sonaban
por el día de Navidad.
CHICA: Eres un maricón,
eres basura.
CHICO: Eres una vieja puta colgada de la heroína
tirada ahí, casi muerta, amuermada en la cama
CHICA: Saco de mierda, gusano,
sucio y barato mariconazo,
métete en el culo tus felices navidades,
ojalá sean las últimas juntos.
Los chicos del Coro de la Policía de Nueva York
cantaban “Galway Bay”,
y las campanas sonaban
por el día de Navidad.
CHICO: Podría haber sido alguien.
CHICA: Bueno, igual que todos.
Me quitaste los sueños
cuando te conocí.
CHICO: Los guardé conmigo, nena.
Los puse con los míos.
No puedo conseguirlo sólo.
He construido mis sueños en torno a ti.
LOS DOS: Los chicos del Coro de la Policía de Nueva York
cantaban “Galway Bay”,
y las campanas sonaban
por el día de Navidad.
Una canción que no cumple con los tópicos de esta época del año y pese a todo triunfo. Con un cantante alcohólico, drogadicto y desdentado; el cantautor y poeta anglo-irlandés Shane McGowan un tipo de rockero que hace que Sid Vicious parezca un sujeto ordenado. A sus 53 años que cumple hoy día de Navidad, es uno de los pocos que sobrevive de toda la generación de punks con los que se inició en la música hace más de treinta años.
En la actualidad este tema se ha convertido en un homenaje a la vocalista Kirsty MacColl fallecida en extrañas circunstancias en el año 2000, durante unas vacaciones navideñas en la isla Cozumel de México.

video