viernes, 25 de julio de 2008

ODIO EL SILENCIO

Teresa Carreón

La semana pasada vi un programa que me dejó aterrada no nada más por el contenido, ya de por sí, delicado, sino por sus implicaciones. El programa trataba el tema de la personalidad múltiple, conocido popularmente como el síndrome Sybil, debido a la historia verdadera de Shirley Ardell Mason, quien llegó a representar quince personalidades distintas.

Con una producción de HBO y la dirección de Michael Mierendorf, a lo largo de una hora se presentan tres casos de personas que sufren la enfermedad en un nivel avanzado, así como el tratamiento que llevan para poder ubicar su vida en un nivel de "normalidad". Así, la cámara acompaña a estos pacientes en sus trabajos y terapias, pasando por varios cambios de personalidad, y una voz en off, describiendo cada uno de los sucesos.

Las personas que sufren frente a las cámaras son una mujer con una belleza marchita, Gretchen, divorciada, estudiante, de 34 años, cuyas personalidades la trasladan a los momentos de abuso y que una de ellas, le produce cortadas en los brazos de manera gravemente reiterada. Un momento especialmente desconcertante es ver a Gretchen observar sus propias sesiones terapéuticas grabadas, y desconectarse mentalmente, justo como lo hacen los niños durante los episodios de abuso.

El segundo caso es el de Juan, un policía que cambia de personalidad de acuerdo a su actividad policial. Una personalidad maneja bien en las persecuciones, otra es mejor en las tareas detectivescas o de rastreo. A pesar de esto, su supervisor afirma que es estable como el cemento y le inspira completa confianza. Sin embargo, al entrevistarlo en su casa, su actitud vigilante se transforma para asumirse como un niño de 9 años que sólo quiere jugar con su perro. La reconstrucción de su historia de abuso sexual y violencia son tristemente desgarradoras.


Bárbara, el tercer caso presentado, es un ama de casa cuyas diferentes personalidades la llevan a transformarse en una niña de 5 años mientras camina por el pasillo de los cereales en el supermercado, sucediendo ante la mirada de su familia. Después ya en casa, se transforma en una mujer que olvida por completo el clan familiar y que pasa lejos de ellos durante días.

Con la intención de generar una actitud comprensiva hacia aquéllos que sufren este tipo de desórdenes, los tres pacientes autorizaron la realización del documental, que no los presenta como misteriosos o peligrosos, sino como víctimas de una niñez perdida, en la que el abuso sexual y físico sufrido durante la infancia, ha creado un monstruo encerrado en las tres víctimas.

Por otro lado, el Doctor Juan Romeu i Bes, especialista en Neurología y Psiquiatría de la Clínica Quirón de Barcelona, explica que la pederastia supone la existencia de actividades sexuales con niños y niñas prepúberes (generalmente de 13 o menos años de edad). No se trata de una perversión moderna. En la Grecia clásica era frecuente el contacto homosexual de varones con prepúberes. En el imperio romano, los hijos de los esclavos podían ser destinados al uso pederástico.

Los pederastas suelen "especializarse", pues les gustan niños o niñas de determinadas franjas de edad. También las actividades de los pederastas son variables: los hay que se limitan a desnudar a sus víctimas y acariciarlas. Otros, efectúan actos de sexo oral, anal o vaginal, bien como agentes bien como receptores.

No es extraño que los pederastas descubiertos o denunciados, busquen excusas acerca de sus intenciones. Pueden explicar que sus acciones tenían "valor educativo", "moralizante" o que las caricias, casuales, estaban hechas "sin malicia". Tampoco es raro que se escuden en que el niño es "sexualmente provocativo", y que "uno no es de piedra".

Es relativamente frecuente que los pederastas victimicen a niños y niñas de su familia, ahijados o vecinos. También lo es ver casos de preceptores con sus alumnos, especialmente en internados. Muchos de ellos amenazan a sus víctimas con la finalidad de que callen. La amenaza más sutil, y, al mismo tiempo más cruel, es hacer creer al menor que él también es culpable, o que nadie le va a creer si el asunto se sabe. Especialmente dolorosos son los casos en que el adulto abusa de su condición o de su profesión: padres con sus hijos o hijas, educadores con sus alumnos, entrenadores deportivos con sus jóvenes pupilos…

Aprovechando los avances tecnológicos, han desarrollado mejores técnicas: a través de Internet se accede a material pornográfico pedofílico, e incluso se intercambia o comercia con niños. También es posible contactar con agencias que permiten adoptar niños del tercer mundo, a cambio de dinero y sin hacer demasiadas preguntas.

La pedofilia parece un trastorno típico de varones, ya que un 90 % de abusos sexuales son cometidos por hombres. Muchos pederastas son incapaces de mantener relaciones sexuales con personas adultas. Se ha observado también que muchos de ellos creen, de forma sincera aunque errada, que "es correcto mantener relaciones sexuales con un niño si él está de acuerdo".

Por otra parte, el Doctor argentino Juan Carlos Romi, explica en su ensayo "Las parafilias: importancia médico – legal" que los individuos que presentan conductas de atracción sexual hacia los niños, tienden a no considerarse a sí mismos como perturbados sexuales.


Con todos estos argumentos nos preguntamos hasta cuándo se resolverán los casos de violación infantil en México, como el caso de la señora Leticia Valdéz Martell, que ha denunciado en todos los foros posibles la violación de su hijo en el Instituto San Felipe de la ciudad de Oaxaca, mientras que los culpables no sólo no han sido encarcelados, sino que son custodiados y protegidos por el vergonzoso gobierno oaxaqueño. Al mismo tiempo, el "gober precioso" de Puebla sale huyendo ante los gritos "pederasta, pederasta" emitidos por un grupo de activistas apoyadores de la periodista Lydia Cacho.

Esta semana, la música que me lleva a otra parte es del grupo Bacilos denominada "Odio el silencio": Oigo tu voz/en el silencio/cuando estoy solo/te siento llegar/Vienes aun/entre las sombras/Odio el silencio/Odio el miedo a pensar/Si pudieras escuchar/lo que dice tu voz/si pudieras conocer/a quién dejaste en mi corazón/marcas de rencor/En el silencio/ escucho tu voz/cuando estoy solo/te siento regresar/En el silencio/escucho tu voz/cuando estoy solo/cuando todos se van…

viernes, 18 de julio de 2008

NOMÁS NO ME QUITE MI SILLA

Teresa Carreón
Para nadie en este país es un secreto que el poder en materia educativa no se encuentra en las oficinas de la Secretaría de Educación Pública, el poderoso bastón de mando lo empuña la mano de Elba Esther Gordillo quien sólo en los días recientes ha dejado ver para qué quiere seguir al frente del sindicato magisterial.

El dirigente nacional del PAN, Germán Martínez, consideró que las próximas elecciones serán una "evaluación" para el partido en el gobierno, por lo que al intentar "ir con nuestras mejores calificaciones", ha buscado una alianza con Elba Esther Gordillo y su partido Nueva Alianza (PANAL), como parte de la estrategia electoral blanquiazul.

Un "selecto" grupo de 70 dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y del PANAL, fueron enviados a la Universidad de San Diego, en California –lugar donde la dirigente vitalicia tiene una de sus casas-, para tomar cursos de inglés y capacitarse en los comicios presidenciales de Estados Unidos, ya que "les servirán de lección para la contienda electoral de 2009" dijeron algunos participantes a esos cursos. En opinión de Artemio Ortiz, líder del Comité Democrático de la sección 18 de Michoacán y disidente del SNTE, informa que la dirigente envió allá al denominado "cártel Gordillo", para prepararlos para el fraude electoral de 2009, ya que son los cuadros que ella tiene para operar en las entidades.

Por otro lado, aunque el presidente Calderón calificó a la Alianza por la Calidad de la Educación recientemente firmada, como prioritaria, ésta se traslada en un carro con llantas cuadradas, debido al burocratismo y el retraso entre la SEP y el SNTE. Uno de los elementos importantes de la Alianza, es que el 18 de agosto tendrían que estar en las aulas los maestros seleccionados por concurso para iniciar el nuevo ciclo de estudios. Pero cómo imaginar que los esbirros de la dirigente, van a renunciar a la venta de plazas.

El SNTE es controlado por "una casta de políticos profesionales" que intercambia con los gobiernos, la representación de los maestros por privilegios materiales y posiciones políticas. Ya desde el 2006, la expriísta afirmaba que el SNTE "irá con el gobierno del color que sea, siempre que éste se comprometa con la educación" y en los actos oficiales les decía a sus delegados "voten por quien quieran, que no hay miedo, el que sea nos va a respetar, por las buenas o por las malas, pero entenderá que esta organización no está en subasta, no está en venta, no se conforma con senadurías ni con diputaciones".

Se sabe que el poderosísimo sindicato magisterial lo es también en recursos económicos, pero al querer saber a cuánto ascienden los ingresos de la millonaria organización sindical, la líder vitalicia responde "no somos tontos como para decir la cantidad de dinero que recibimos. Es parte de la estrategia política". Esos recursos sólo benefician a la cúpula operativa del sindicato de maestros, mientras que la gran mayoría de los profesores tienen sueldos miserables de 5 mil 363 pesos, menos descuentos.

Ante la falta total de transparencia y rendición de cuentas no sólo a sus agremiados, sino a quienes otorgan esos recursos, todavía se avientan la puntada de pedir al presidente del Banco Mundial, Robert Zoelleck, apoyo económico para programas de capacitación y equipamiento tecnológico, garantizando un manejo transparente de los recursos. "Serían recursos perfectamente etiquetados y administrados con transparencia, a través de los instrumentos que el Banco Mundial estableciera…Desde nuestra organización, ratificamos la decisión de transparentar, si se diera el caso, el uso de los recursos y vigilar que aquellos destinados a la educación se apliquen con cabalidad en este compromiso", afirmó sin atisbo de vergüenza alguna, Rafael Ochoa, secretario general de esa organización.

La función de cualquier sindicato es defender laboralmente a sus trabajadores; el caso del magisterial, representa al grupo más numeroso de los empleados del Estado, y uno de los más sufridos. Debería cuidar, pues, de los salarios, pensiones, mejoras laborales, y como es de esperarse de una organización que se maneje democráticamente, rendir cuentas a sus afiliados y a la sociedad que es quien en última instancia, le otorga los insumos con los que se maneja.

Además de lo anterior, el presidente Calderón le ha dado amplias atribuciones a Elba Esther Gordillo para que opere de la manera como ella desee en la SEP, ocasionándole con ello daños irreparables al deteriorado sistema educativo nacional -y a los contribuyentes- al cederle espacios dentro de la SEP, siendo que su ámbito tendría que ser únicamente el laboral.
Pero el sindicato no es la autoridad educativa. Para eso está la SEP.


Así vemos cómo se equivoca el presidente Calderón al confundir al sindicato con el sistema educativo. En la presentación de un programa de salud para los profesores que funcionará en temporada vacacional, después de dar su mensaje, la ex priísta regresó a la mesa del presidium y confundió su silla con la del Presidente. Pero antes de que la profesora terminara de tomar asiento, Calderón le comentó algo al oído; ella se paró, cruzó los brazos y finalmente tomó su lugar.

Empiezan a buscar ya a la lidereza del sindicato de la educación para negociar con ella, con la seguridad de contar con el voto de los maestros borregos, que en números redondos, le garantizan un gran empujón al candidato que les ordenen apoyar. Todos sabemos que en las urnas nadie nos obliga a votar de un modo determinado, sin embargo, el poder de la señora Gordillo se sustenta en la garantía de entregar resultados favorables al candidato respaldado obteniendo con ello, prebendas políticas que la mantendrán en un poder seguro. Ahora comprendemos por qué le quiso quitar la silla a Felipe Calderón.

Mejor me voy con la música a otra parte cantando la canción: "lo que pasa es que la banda está borracha, está borracha, está borracha…"

viernes, 11 de julio de 2008

GUÍA PARA (MANTENERSE) PERPLEJOS

Teresa Carreón

Maimónides, médico cordobés, escribió “Guía de perplejos” para quienes encontrándose desconcertados, inciertos, confusos, en una palabra, perplejos ante una encrucijada que les oprime el ánimo, precisan de una guía capaz de orientarlos hacia el camino de la certidumbre.

Por los acontecimientos ocurridos no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo, requeriríamos una nueva guía que nos ofrezca alguna luz para soportar mejor la adversidad.

En España se ha acuñado una nueva palabra que sirve para clasificar a quienes, a pesar de contar con una carrera profesional, intentan vivir con un ingreso mensual de entre 600 a mil euros, por lo que, ahora se autonombran “mileuristas”. Se enfrentan a problemas de vivienda, pero mantienen una sempiterna fidelidad a la cátedra nocturna que imparten los programas de la televisión.

Al ocurrir una huelga de camioneros que afectaba a buena parte de la población española, apareció un volante fotocopiado en las calles madrileñas donde la mayor parte de los edificios tienen departamentos de alquiler, habitados en su mayoría por inmigrantes y jóvenes con ingresos justos.

Aquí algunos párrafos: “Querido ser humano: soy mileurista y no me gusta esta huelga. Yo no quiero huelgas de personas que sólo piensan en que les saquen las castañas del fuego sin más vistas en el futuro. Personas que sólo lanzan insultos a los gobernantes para que les den más dinero. Para que todo siga igual durante unos años más. Personas que ponen como excusa a sus hijos cuando en realidad están condenándolos a que en el futuro tengan que berrear como ellos o decidir no tener hijos. Personas que son incapaces de pararse a pensar que el futuro no es que les subvencionen ahora los combustibles, sino destinar ese dinero a potenciar otros combustibles que se puedan mantener sin presiones externas. Y mientras estas personas se quejan, las grandes empresas energéticas se están ya preparando para ofrecernos en el futuro esas otras energías que tendremos que utilizar para que se las tengamos que pagar al precio que ellos nos digan Revolucionarios de pacotilla. Nadie quería ser mileurista y ahora serlo es casi un lujo, pero nunca se cuenta a qué hemos tenido que renunciar los mileuristas. A nadie le interesa. (...)La revolución que nos ofrecen los revolucionarios tristes consiste en unos pocos años más de pringados y un futuro de mierda. Aún más esclavos de lo que ya somos. Tenemos que volver a inventarlo todo. Así que empecemos de una vez. Nada de parar. A seguir. Y si vamos a parar el país, que sea para pedir algo que sí sirva para algo. De que no tengamos que depender del petróleo (para empezar). De que podamos autoabastecernos (…) Que los productores agrícolas puedan alimentarnos: carne y leche y huevos y vegetales (…) Que la industria del transporte se adapte a los nuevos combustibles. Hagamos pequeñas huertas en los tejados de las casas, jardines verticales en las paredes norte de los edificios. Rehabilitemos edificios, en lugar de construirlos nuevos. Explotemos nuestro sol y nuestro viento. Nuestras basuras. Y tantas cosas que se podrían hacer y que ni siquiera imaginamos y que seguro que alguien ya las ha pensado y que nadie le ha hecho caso. Exijamos derechos laborales para que nadie tenga que plantearse trabajar 65 horas, para que los padres puedan educar a sus hijos, para que todos trabajemos menos y podamos divertirnos más (…) Esto que tenemos ahora es el mundo de mierda que nos han inventado y que algunos, muchos inconscientemente, se empeñan en perpetuar por los siglos de los siglos, porque nadie quiere cambiar, nadie quiere pasarlo mal un rato, tan cómoda que se ve la vida en los anuncios de la tele. Y eso de la tele no es publicidad: en realidad es propaganda (...) Imaginemos una idea mejor para todos. No para hinchar la lucha particular y ser el más listo del barrio. Seamos solidarios de verdad. Y pidamos entre todos la ayuda para sacar adelante esas ideas. Pidámosela a quienes también quieren re evolucionar, no a quienes nos las quieran comprar con caramelos para convertirse en los nuevos enriquecidos…”

Ortega y Gasset afirmó que "la vida es perplejidad". Y cómo no estarlo si cuando viene de visita uno de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos, John McCain, se le recibe como si ya fuera el presidente electo, y al despedirse, éste declara que con relación a los asuntos migratorios, primero es construir más muros y luego llevar a cabo la reforma migratoria.

La incertidumbre nos atrapa cuando escuchamos a la señora Leticia Valdéz Martell, denunciar en todos los foros posibles el caso de su hijo violado en el Instituto San Felipe de la ciudad de Oaxaca, y saber que los culpables no sólo no han sido encarcelados, sino que son custodiados y protegidos por el vergonzoso gobierno oaxaqueño. La perplejidad nos agobia al ver al “gober precioso” de Puebla salir huyendo ante los gritos “pederasta, pederasta” emitidos por un grupo de activistas que apoyan a la periodista Lydia Cacho.

La perplejidad nos posee al saber que Wal-Mart retira de sus tiendas en Estados Unidos las historietas de Memín Pinguín por considerarlas racistas. Como la más reciente se titulaba “Memín para presidente”, Barack Obama estará como nosotros, confuso, ante el acontecimiento…

La lista podría ser muy larga, pero confío más en usted, amable lector, para que comparta su lista personal de acontecimientos que lo llevan a un estado de perplejidad, y con ello, poder integrar este inesperado manual.

El cantante inglés Sting, con su canción “Fragilidad” brinda la música que me lleva a otra parte: Mañana ya la sangre no estará/Al caer la lluvia se la llevará/Acero y piel combinación tan cruel/Pero algo en nuestras mentes quedará/Un acto así terminará/Con una vida y nada más/ Nada se logra con violencia/Ni se logrará/Aquellos que han nacido en un mundo así/No olviden su fragilidad/ Lloras tu y lloro yo/Y el cielo también, y el cielo también/Lloras tu y lloro yo/Qué fragilidad, qué fragilidad

viernes, 4 de julio de 2008

¿QUÉ LES QUEDA A LOS JÓVENES?

Teresa Carreón

Cada sociedad aprecia de formas muy diferentes a sus jóvenes y los modos como se integran social, económica y culturalmente, ya que ello depende del proyecto de desarrollo y la aceptación de éste, por la mayoría de los actores sociales del país.

En México, se ha dejado de lado la atención específica a este sector de la población, marginando con ello su potencialidad creativa –explicable por la edad y sus modos particulares de construcción de su propia identidad- como una fuerza social particular que requiere atención y oportunidades diferenciadas del resto de la población.

El Ombudsman capitalino, Emilio Álvarez Icaza comentó recientemente que los jóvenes en México constituyen la zona gris de la sociedad, ya que no votan y no forman parte de la población con grandes necesidades, por lo cual se les ha dejado de lado.

Y aunque se afirma en los discursos que la juventud constituye una parte esencial del capital humano y social, de cuyo desempeño depende el futuro próximo, la primera limitación con la que uno se topa al tratar el asunto de los jóvenes, está relacionada con una concepción negativa, preestablecida, prejuiciosa, que existe sobre la juventud.

Recuerdo que cuando cursaba la universidad, uno de mis amigos llegó a clases un día, muy tarde y muy golpeado, sin sus cuadernos y sin la quena que diariamente tocaba. Al preguntarle qué le había pasado, comentó que un policía, al verlo, lo había detenido y golpeado porque parecía un pobre delincuente y le había quitado sus pocas pertenencias, dejándolo ir sin haber cometido delito alguno, un par de horas después de haberlo retenido. Esa experiencia trajo como consecuencia que con el paso del tiempo, les dijera a mis hijos que se cuidaran mucho de los policías, ya que sólo por ser joven se corre el riesgo de ser inculpado de cualquier trasgresión.

El caso del New's Divine, ha vuelto a marginar a los jóvenes, ya que se ha analizado exhaustivamente, el papel político del jefe de gobierno del D. F. y el desempeño de la policía y sus operativos; menos atención han merecido los permisos y las condiciones de funcionamiento de los antros vespertinos, pero casi nada se ha dicho acerca del prejuicio que existe entorno a su condición de jóvenes.

El mundo extraño en el que vivimos, tan lleno de paradojas, ha permitido crear condiciones de sueño para la juventud como ciclo dorado de vida, en el cual los jóvenes resultan los medios óptimos para vender todo tipo de artilugios para alargarla. Un buen ejemplo de ello es cualquier comercial de cremas antiarrugas.

Los jóvenes reafirman su pertenencia social y la defensa de su identidad local o cultural, de acuerdo a las oportunidades de integración y sus capacidades de inserción en la sociedad. Así, sus actividades constituyen un medio importante para consolidarse como grupo y diferenciarse respecto del mundo adulto, aunque no sean reconocidas socialmente y favorezcan la segregación más que su integración.

Un teórico de la juventud, Erik Erikson aseguró que la tarea central del joven es construirse una identidad para poder situarse en la sociedad. Pierre Bourdeu con una visión más sociológica, dijo que en la división que existe entre jóvenes y viejos media siempre una lógica de poder, según la cual se intenta interponer y reproducir un orden social. Así pues, los jóvenes ocupan determinados lugares y los viejos otros. Sin embargo, las dimensiones de identidad (clase, género, edad, hábitat) se configuran actualmente en torno al consumo impuesto por la globalización. Y aunque este fenómeno afecta a todos los sujetos sociales, es especialmente notorio en el caso de los jóvenes, tanto porque para ellos la identidad es un asunto central en su proceso de inserción en el mundo adulto, como porque nuestros jóvenes no han conocido otro modelo que el de la sociedad de consumo de masas, que al fomentar el narcisismo, constituye uno de los pilares sobre los que se asienta, pues tanto el narcisismo como el consumo se basan en la promesa de un goce pleno, que sólo el objeto producido por el consumo, es capaz de colmar. De esta forma, la voluntad del sujeto no tiene cabida como tampoco lo tiene cualquier resistencia al sistema, por lo que la encubierta enajenación de la persona se vuelve completamente dúctil.

Los poetas son portadores siempre de una sorprendente claridad acerca del mundo y las cosas que en él ocurren. El poeta uruguayo Mario Benedetti se preguntó "¿Qué les queda a los jóvenes?" y al responder, creó un fantástico poema que se ajusta correctamente a la situación de nuestros jóvenes: ¿Que les queda por probar a los jóvenes en este mundo de paciencia y asco?/¿Sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?/ también les queda no decir amén/ no dejar que les maten el amor/ recuperar el habla y la utopía/ ser jóvenes sin prisa y con memoria/ situarse en una historia que es la suya/ no convertirse en viejos prematuros/ ¿qué les queda por probar a los jóvenes/ en este mundo de rutina y ruina?/ ¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?/ les queda respirar/ abrir los ojos/ descubrir las raíces del horror/ inventar paz así sea a ponchazos/ entenderse con la naturaleza/ y con la lluvia y los relámpagos/ y con el sentimiento y con la muerte/ esa loca de atar y desatar/ ¿qué les queda por probar a los jóvenes/ en este mundo de consumo y humo?/ ¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?/ también les queda discutir con dios/ tanto si existe como si no existe/ tender manos que ayudan/ abrir puertas/ entre el corazón propio y el ajeno/ sobre todo les queda hacer futuro/ a pesar de los ruines del pasado/ y los sabios granujas del presente.

Con un amargo sabor de boca por los desaparecidos en ese oscuro antro, me voy con la música a otra parte, con la exquisita música producida por la guitarra de Daniel Viglietti.