viernes, 27 de junio de 2008

DE CAMPAÑAS ENGAÑADORAS

Teresa Carreón

La televisión mexicana ha emprendido una guerra más, dirigida ahora en contra de la obesidad y el tabaquismo. Los argumentos que en ella se enarbolan quedan muy lejos del interés de la salud pública, pues se parte del principio de cargar de culpas a los “pecadores” obesos o fumadores, para que en consecuencia, aumente inefablemente el consumo de parches de nicotina, cigarros electrónicos, pastillas adelgazantes, fajas, pomadas, cirugías, alimentos libres de grasa, licuados mágicos y demás artilugios que la imaginación pueda ofrecer, en un mercado inyectado por el deseo de ser igual a la bonita o el guapo del programa dominical.

Las campañas criminalizan al fumador y al gordo, porque es mucho más sencillo gobernar a un pueblo arrinconado, acomplejado por los “pecados” que resultan muy caros para el sistema. Es muy sencillo perseguir la consecuencia, para ocultar con complicidad evidente, la causa del verdadero problema.

En nuestro país, los programas alimentarios existentes representan un paliativo de corto plazo (y una ventajosa herramienta electorera). Esos programas tendrían que estar sólidamente respaldados por políticas de soberanía alimentaria, nutrición y erradicación de la pobreza, como única alternativa sustentable a largo plazo.

En una plática impartida por el Dr. Abelardo Ávila Curiel, funcionario del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán, dijo que la obesidad en niños menores de 5 años presentó un incremento de 340% en la ciudad de México entre 1995 y 2002. La desnutrición urbana se conforma principalmente con niños pertenecientes a familias que migraron recientemente, procedentes del medio rural marginado. La desnutrición infantil se concentra fundamentalmente en las zonas indígenas y de alta marginación del medio rural. La disminución de la desnutrición infantil a escala nacional ha sido a expensas de los procesos de sobrealimentación urbana y no como resultado de un proceso de mejoramiento de la nutrición de la población en general.

La obesidad, sin embargo, no es privativa del medio urbano. Se ha documentado también la coexistencia de desnutrición grave en la población infantil con una creciente incidencia de obesidad en el medio rural pobre. No es raro que el niño desnutrido evolucione a la obesidad en las fases siguientes de su ciclo de vida.

Desde hace dos años los precios de los alimentos han ido aumentando, alcanzando un incremento del 80%. Subida que afecta con más dureza a los países en vías de desarrollo, frenando su crecimiento económico y llevando a hambrunas masivas de carácter global. Ha subido la harina, el maíz, la soya, el arroz, el aceite, la leche, la fruta y la verdura fresca. Así, como la demanda de biocombustibles va en aumento, los gobiernos deben decidir si usan los campos de cultivo para la producción de alimentos o cuyos productos se dirijan al consumo de los automóviles ¿Habrá que elegir entre los coches o las personas?

Otro argumento muy fuerte en contra de los fumadores y los obesos, es el gasto que ocasionan a la salud pública. En promedio, las personas saludables viven 84 años, los obesos llegan a los 80, mientras que los fumadores se quedan en 77 años. Cuando esos años se ponen en la balanza del gasto de salud, la mayor carga económica corresponde a los más sanos: 417,000 dólares frente a los 371,000 dólares de costo medio de una persona obesa o los 326,000 dólares de un fumador. Como los fumadores y las personas con sobrepeso fallecen antes, compensan su factura final hasta el punto de salir su atención sanitaria más barata. Esta es la paradójica conclusión de un estudio del Instituto Nacional para la Salud Pública de Holanda.

Al grupo juvenil “RBD” se le confió la tarea de interpretar la canción de la campaña “Elige estar bien contigo” de Televisa. Esto resulta contradictorio pues además de ser la imagen oficial de Pepsi, una de sus integrantes no ha podido superar sus graves problemas alimenticios (anorexia), que casi la llevan a la muerte.

Las guías alimentarias son normas de "buen comer" para el mantenimiento de la salud. La publicación y propagación de estas guías sería de mucha utilidad para la población mexicana. Pero el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos informó respecto a la publicación de la Guía Nutricional, que se sigue trabajando en varios tipos de ésta, debido a que ha habido algunas inconformidades. "Algunos cuestionan el hecho que se diga que las bebidas azucaradas son factor de obesidad, bueno, pues sí lo son, y no decimos que ya no las tomen sino que su consumo debe moderarse", comentó el funcionario.

Entonces, ¿cuál es el problema más importante? ¿el fomento de la salud pública, o que las famélicas empresas dejen de ganar porque en las guías alimentarias se diga que se consuma poca azúcar? Por ello, resultan evidentes los verdaderos intereses de las campañas antitabaco, antigordura, etc., ya que lo único que buscan es lucrar explotando estas enfermedades de los mexicanos.

“La engañadora” de Enrique Jorrín, me lleva esta semana con su música a otra parte: A prado y Neptuno, /Iba una chiquita /Que todos los hombres la tenían que mirar /Estaba gordita, /Muy bien formadita /Era graciosita en resumen colosal /Pero todo en esta vida se sabe /Sin siquiera averiguar /Se ha sabido que en sus formas /Rellenos tan solo hay /Que bobas son las mujeres /Que nos tratan de engañar, /Me dijiste /Ya nadie la mira, /Ya nadie suspira /Ya sus almohaditas a nadie pueden engañar.

viernes, 20 de junio de 2008

LA CIUDAD DE NOSOTROS

Teresa Carreón

Carlos Fuentes recreó en su libro "La Región Más Transparente", el ambiente social de la ciudad de México de la primera mitad del siglo XX. En él, se puede atestiguar cómo después de la Revolución, la reivindicación popular dejó de ser la preocupación cardinal de quienes, dueños del poder político, pasaron de la lucha violenta a los tranquilos puestos directivos de la industria y la banca.

Ahí, el personaje Ixca Cienfuegos afirma de la ciudad: "Qué le vamos a hacer. Aguantarnos, mano. A ver si algún día mis dedos tocan los tuyos. Ven, déjate caer conmigo en la cicatriz lunar de nuestra ciudad, ciudad puñado de alcantarillas (…), ciudad tejida en la amnesia, resurrección de infancias, encarnación de pluma, ciudad perra, ciudad famélica, suntuosa villa, ciudad lepra y cólera hundida, ciudad. Tuna incandescente. Águila sin alas. Serpiente de estrellas. Aquí nos tocó. Qué le vamos a hacer. En la región más transparente del aire."
A pesar de que la ciudad de México ha dejado de ser –muy a nuestro pesar-, la región más transparente, los calificativos vertidos por el personaje Cienfuegos describen perfectamente no sólo una demarcación geográfica, sino un espacio vivido y temido, habitado por seres de carne y hueso. Quienes no viven en enormes conglomerados urbanos, se preguntan cómo esa cantidad excesiva de personas se ponen de acuerdo para vivir y convivir en una aparente paz. De ahí, la importancia de la construcción de una nueva ciudadanía activa y comprometida con el proyecto urbano de su ciudad, pero sobre todo, respetuosa de todos los habitantes.

La palabra "ciudad" ha sufrido serias transformaciones a lo largo de la historia de la civilización. Por su origen, la palabra ciudad admite dos interpretaciones: piedras o actividad humana. Al decir "civitas" los romanos pensaban en primer lugar en la actividad humana y sólo en segundo lugar, en la estructura física. Traducir por lo tanto "civitas" como "ciudad" sin más, no es incorrecto, pero conlleva cierta confusión. Nuestra palabra "ciudad" no designa en primer lugar la vida ciudadana, sino el escenario en el que ésta se desarrolla, es decir, primero están las calles y sólo en segundo término, los seres humanos.

Sófocles aseveró que la ciudad es la gente. Fernando Savater reflexionó en su libro "La tarea del héroe" (Ed. Destino) que "lo que hace humana a la vida es el transcurrir en compañía de humanos, hablando con ellos, pactando y mintiendo, siendo respetado o traicionado, amado, haciendo proyectos y recordando el pasado, desafiándose, organizando juntos las cosas comunes, jugando, intercambiando símbolos".

Así pues, resulta imposible considerar como único escenario educativo a las aulas escolares. Además de la familia, otro espacio eminentemente formativo es la comunidad, en la que se florece o apenas se sobrevive. De ahí, que se considere a la participación de los habitantes de la ciudad, como un acto educador y constructor de la ciudad educadora.
Hablar de una ciudad educadora implica generar educación, como factor clave en el desarrollo de los distintos proyectos personales y también colectivos, de una ciudadanía más formada, más apta para generar desarrollo, más cohesionada y próspera, más culta, más creativa y capaz de convivir en paz.

Este panorama comprende a todos los ciudadanos, sea cual fuere su edad o condición, donde la responsabilidad recae en los gobiernos locales, y también en las distintas instituciones y colectivos que intervienen en la ciudad, a partir del liderazgo capaz de estimular colaboraciones, sinergias, diálogos y pactos de los primeros, desde una perspectiva de derechos y de deberes. De una gobernabilidad democrática en la que la educación constituye un factor transversal y uno de sus ejes principales. En la que se hace de la política, pedagogía. En la que la información y la comunicación de y hacia todos los ciudadanos, es la condición indispensable para la participación en las distintas esferas posibles.

El recorrido para construir una ciudad educadora debe constituir una oportunidad de desarrollo personal y colectivo, de aprendizajes permanentes, en una perspectiva democrática y de afirmación de libertades, basándose en los múltiples saberes del pueblo para enfrentar los desafíos que enfrenta la sociedad.

Existen algunos ejemplos que ilustran muy bien este esfuerzo: la Guía para las Familias de Génova (Italia), diseñada para informar a la población inmigrante sobre la oferta educativa de la ciudad. El Comité para la Reconciliación de Adelaida (Australia) creada en 2001, para fortalecer a las comunidades aborígenes y aumentar la cohesión social entre éstas y el resto de la población. El programa de Horticultura Terapéutica de Esposende, Portugal, ofrece actividades medioambientales para personas mayores, alumnos con necesidades educativas especiales, personas con alguna discapacidad, usuarios de programas de rehabilitación del alcoholismo, o para la comunidad en general.

El servicio Municipal de Protección civil de Lisboa ofrece a maestros y alumnos el programa "La Aventura de la Seguridad" con la intención de fomentar la prevención de riesgos (incendios, terremotos, inundaciones, seguridad, etc.) entre los niños tanto en la escuela y en las casas, como en los espacios públicos. Para reducir la fractura digital entre las personas mayores y otras franjas de edad, el Ayuntamiento de Ginebra, Suiza, organiza desde el año 2000, cursos de informática y navegación por el ciberespacio destinados a personas mayores.

La Universidad de la Tercera Edad de Québec, Canadá y el Voluntariado en Educación medioambiental de personas mayores en el Parque Grande de Zaragoza, España, son otros ejemplos que manifiestan el interés por transformar un espacio físico en el que se vive, en una zona de desarrollo y crecimiento de todos sus habitantes.

Yo mejor me voy con la música a otra parte con la canción "Como Nosotros" que escribió Rubén Blades en 2002: (…) Cuando era niño mi barrio era un Continente, /Y cada calle era un camino a la aventura./ En cada esquina una memoria inolvidable,/ (…) Y en la curva de los años me encontré/ Con los muchachos con los que solía jugar,/ Con los que senderos de estrellas caminé,/ Cuando el horizonte era un atajo sobre el mar./Y recobramos las memorias con café,/Y nos tratamos aún de tú, y no de usted,/ Y reafirmamos la lección que el tiempo da:/ Que cuando hay vida siempre hay posibilidad!/ La lucha sigue, y sobrevive como nosotros,/Como yo,/Y en otros barrios hay otros niños como nosotros/ Como yo,/ Como yo!/ Como nosotros!

domingo, 15 de junio de 2008

NO SE ENCUENTRA

Teresa Carreón

No cabe duda que la vida con computadoras e internet nos ha cambiado rotundamente. Eso no significa que la vida haya mejorado, pero sí que la velocidad en la que podemos encontrar información, es enorme. La calidad de esa información dependerá de cuánto tiempo estemos dispuestos a invertir en nuestra búsqueda para encontrar aquel dato o cifra que respalde una idea o argumento.

Así, navegando por internet esta semana tuve un inesperado hallazgo, cuando providencialmente el tiempo no jaloneaba mi atención y, en la búsqueda de datos relacionados con el trabajo decente, definido así por Juan Somavia, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la ruta de la indagación me llevó hasta una página denominada “noseencuentra.com”, la cual está basada en la página de error 404 de Internet Explorer.

La página de error 404 tiene un diseño muy característico que ha creado en mí una respuesta inmediata ya que, al aparecer en la pantalla de mi computadora, ya no leo la información que ahí se brinda, y de inmediato regreso a la página anterior.

En el caso de la página “noseencuentra.com”, cuando se abre, puede ser que por su diseño, nos salgamos rápidamente, pero el formato da al ojo del navegador algunos datos que invitan a seguir leyendo. El título de la parte superior, refiere: “No se puede encontrar un trabajo digno con un sueldo decente”. El rótulo me tomó por sorpresa, por lo que decidí seguir leyendo: “El empleo solicitado no está disponible en este momento. Puede que el país tenga problemas económicos o que necesite ajustar la configuración de su política económica.”

Al llegar a ahí, decidí leer completa la página la cual, debo admitir, está bien hecha y como el formato original, tiene sobresaltadas algunas frases con color rojo, una de las cuales solicita: “Detectar contratación abusiva”. Al darle clic a esa oración, se abre una nueva página que conduce a la del Ministerio de Trabajo e Inmigración del Gobierno de España. En ella, una de las notas informa que “en mayo el paro sube en 15,058 personas”.
Según ésta página, las cosas que no se encuentran son:
Un mecánico serio y fiable
Un estacionamiento
Una razón para el atentado terrorista del 11 de marzo de 2004
Un candidato convincente
Una vivienda digna a un precio razonable
Un trabajo digno con salario decente
Osama Bin Laden
Armas de Destrucción Masiva
Responsables del desastre del Prestige
Wally
Como puede suponer, amable lector, me di a la tarea de enlistar las cosas que a mi juicio, no se encuentran en nuestro país y, siguiendo esa lógica, el resultado del ejercicio fue el siguiente:
En México no se encuentra trabajo ni digno, ni bien remunerado, ni siquiera decente. La idea de Juan Somavia que implica oportunidades de obtener un trabajo productivo con una remuneración justa, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias, mejores perspectivas para el desarrollo personal y la integración social, libertad para que los individuos manifiesten sus preocupaciones, se organicen y participen en la toma de aquellas decisiones que afectan a sus vidas, así como la igualdad de oportunidades y de trato para mujeres y hombres, queda muy lejos de lo ofrecido por el presidente del empleo. Y ni hablar del sindicalismo que, si no es corrupto, está arrinconado, fraccionado, incapaz de detener la caída del poder adquisitivo de los trabajadores, y que ha perdido la interlocución con los empresarios y con el gobierno, además de estar excluido de la discusión de la agenda nacional.

En México no se encuentra un solo día que no aparezcan muertos, descabezados o encajuelados producto de la violencia exacerbada por la guerra que el gobierno le ha declarado al narco y que, como en todas las guerras, se producen espacios propensos para la violación los derechos humanos de la sociedad civil que vive actualmente como rehén del narco y del ejército.

En México no se encuentra una razón comprensible a la destitución del senador Santiago Creel Miranda como presidente de la bancada panista en la Cámara de Senadores, cuyo error aparente fue aparecer en los resultados de una encuesta como el más viable candidato del PAN rumbo a las elecciones presidenciales del 2012. Amén de la posición que tuvo con respecto a la “Ley Televisa” por lo que, de acuerdo a muchas pláticas de café, los grandes empresarios le truenan los dedos al dirigente del partido blanquiazul acerca de quién debe estar y en dónde, decidiendo qué.

En México no se encuentra el destino que tuvieron los excedentes petroleros, ya que las explicaciones del secretario de hacienda están muy lejos de mostrar transparencia alguna.
En México no se encuentra una política integral para el campo que impulse las capacidades y los conocimientos productivos de los pequeños agricultores ante la elevación de los precios internacionales de granos.

En México no se encuentra la razón por la cual se desvíen los fondos para los pueblos indígenas, hacia el gasto en servicios personales de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

En México no se encuentra alguna explicación razonable a la negativa de consultarle al pueblo su opinión con respecto a la reforma petrolera (que no energética).

En México no se encuentra el motivo por el cual crece gasto mundial en armamento, mientras millones de personas padecen hambre.

En México no se encuentra una solución congruente para acabar con la pobreza (aunque sí estén acabando con los pobres; una gran cantidad de ellos salen huyendo por la frontera norte).
En México no se encuentra a los asesinos de las muertas de Juárez.

En México no se encuentra sentido a las decisiones tomadas por los políticos.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de Benny Moré “Cómo fue”: Cómo fue/ no se decirte cómo fue/ No se explicarme qué pasó…

viernes, 6 de junio de 2008

¿QUÉ ES LA FIBROMIALGIA?

DOLOR NUESTRO DE CADA DÍA

Teresa Carreón

A mi tía Bertha Carreón

Existen muchas experiencias en la vida que conducen a situaciones que ocasionan dolor. Cada evento que produce una dolencia nueva, brinda lecciones a los taciturnos sujetos adoloridos, de una pedagogía que los va moldeando gradual, pero significativamente.

El dolor se define en el diccionario como un sentimiento de intensa pesadumbre y tristeza; aflicción, congoja y pena son sinónimos. Es una molestia física localizada en alguna parte del cuerpo por la excitación de las fibras nerviosas sensitivas de mayor o menor intensidad.

Todos los seres humanos hemos experimentado dolor en algún momento de nuestras vidas, por lo tanto, sabemos qué es y dado que el dolor es una situación subjetiva y privada, es muy difícil precisarlo. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor lo ha definido como”una sensación desagradable acompañada por una emoción, que se percibe como un daño a nuestro cuerpo”.

El dolor recuerda a quien lo padece, lo limitado de la vida, lo finito. Quien convive con el dolor, vislumbra cada día con la plena conciencia de tocar cotidianamente los bordes de la existencia, situación que modifica brutalmente su realidad.

Dice Arnoldo Kraus que a partir del dolor y del padecer, somos lo que nos sucede, lo que nos hiere, lo que modifica nuestra mirada del cuerpo y del día.

Generalmente al concepto de dolor se le enfrenta el de placer, porque son opuestos, ya que se cree que si hay placer no puede haber dolor y viceversa. El placer llega y se marcha, a veces en un solo instante; pero el dolor tiene el poder suficiente para quedarse.

Existen dolores de corta duración (dolor agudo) y dolores de larga duración (dolor crónico). Cuando el dolor es agudo, es muy útil para el individuo que lo sufre porque es una señal de alarma que avisa que el cuerpo ha sido agredido y que por ende, demanda una respuesta inmediata.

David B. Morris afirma en su libro “La Cultura del Dolor” (Ed. Andrés Bello), que “cuando el dolor se ha instalado en la psique durante seis o más meses ya no es, de ningún modo, el mismo dolor del principio. Esos seis meses de dolor incesante (y sin final aparente) nos cambian inevitablemente. Entonces, el dolor crónico cambia inevitablemente el mundo que habitamos, como un invierno permanente.”
El dolor es totalmente una experiencia subjetiva. Uno de los aspectos más difíciles del dolor, cuando este se torna crónico, es conseguir hacer creí­ble su trastorno para los afectados. Quien padece dolor adquiere una mirada distinta para confrontar las adversidades y para entender la existencia y no queda de otra que aprender y modificar la existencia ante la amenaza de la disminución de la calidad de vida.

Diversos investigadores, tras dos décadas de estudio, han concluido que los fármacos para tratar la depresión son capaces de aliviar el dolor, independientemente de que el paciente tenga o no síntomas depresivos, pero es imposible silenciar al dolor bajo una montaña de píldoras.

Decía Sidhartha Gautama que si el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. Jean Baptiste Racine afirmaba que el dolor silencioso es el más funesto. Concepción Arenal aseveró que el dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro. Marco Valerio Marcial expresó que el verdadero dolor es el que se sufre sin testigos. André Chenier sentenció que el dolor reclama soledad. Por su parte, Viktor Frankl dijo “si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”.

Miguel de Cervantes escribió en su momento que el dolor de una misma manera ata y desata la lengua del afligido, unas veces exagerando su mal para que se lo crean, otras veces no diciéndole porque no se lo remedien. Pero fue Selma Lagerlof, escritora sueca y primera mujer en obtener un Premio Nobel de Literatura, quien resumió todo en una sola oración: “El dolor más fácil de soportar es el de los demás.”

En esta época marcada por una población obsesionada por la búsqueda del hedonismo, la comprensión del dolor se vuelve no sólo una asignatura pendiente, sino algo impensable tanto para la población en general como para la industria farmacéutica en particular.

Pero el dolor físico es igual de nefasto que otro flagelo erigido en nuestra época: la pérdida de poder. Nada es más humillante que ser un perdedor en nuestra sociedad mercantilizada. No pesan tanto ni la muerte de los queridos, ni los golpes más hirientes, como perder o debilitar el dominio que se ejerce sobre otras personas.

Alguna vez Maquiavelo entendió bien el asunto, cuando dijo que uno puede olvidar la muerte de sus padres, pero jamás la pérdida de su patrimonio. La cultura occidental ha fortalecido esta ideología y ahora se asusta.
El álbum “El Viaje a Ninguna Parte” contiene la canción “Canto (el mismo dolor)” de Enrique Bunbury, con la que me voy con la música a otra parte: Canto porque me canso de dar explicaciones,/no tengo soluciones, ¿para qué tanto preguntar?/ Canto porque me harto de lugares concurridos,/ de esquemas aburridos para conseguir seguridad./ Parto de aquí a otro lado, crías cuervos, y te comen los ojos luego./ Canto porque me levanto, siempre con las mismas penas./ Y no hay mejor ni peor, pues con la gente que tropiezo,/ sufren del mismo dolor, están igual, el mismo dolor./ No hay mejor ni peor, si estás quieto o en movimiento,/ sufres el mismo dolor, estás igual, el mismo dolor.

Ver también: http://www.salud.es/fibromialgia


Para aquell@a personas que no entienden la fibromialgia


"Si naciste con genes saludables, tal vez me conozcas, pero no me entiendes. Yo no fui tan afortunad@ como tú. Tengo la predisposición de padecer dolor crónico, fatiga y problemas de concentración. Fui diagnosticad@ con fibromialgia luego de meses, años o tal vez décadas de problemas físicos y emocionales. Debido a que no sabías cuán enferm@ estaba, me llamaste perezos@, que simulaba estar enferm@ para no trabajar, o simplemente ridícul@. Si tienes tiempo para leer esto, quiero ayudarte a que entiendas cuán diferentes somos tú y yo."
-Lo que debes saber acerca de la fibromialgia:
1. La fibromialgia no es una enfermedad nueva. En 1815, un cirujano en la Universidad de Edinburgh, William Balfour, describió la fibromialgia. Con el pasar del tiempo, esta ha sido descrita como reumatismo crónico, mialgia o fibrositis. A diferencia de las enfermedades, los síndromes (como la fibromialgia) no tienen una causa conocida, pero constituyen un grupo de signos y síntomas los cuales, desafortunadamente para el paciente, se encuentran presentes a la misma vez. La artritis reumatoidea y el lupus también son síndromes.
2. La mayoría de los síntomas y problemas emocionales asociados con la fibromialgia no son de origen psicológico.
3. Este no es un desorden en el cual "todo está en su mente". En 1987, la American Medical Association reconoció la fibromialgia como una condición física real y una causa mayor de incapacidad.
4. La fibromialgia puede ser incapacitante y depresiva, interfiriendo con las actividades diarias más simples.
-Lo que debes saber acerca de mí:
1. Mi dolor- Mi dolor no es tu dolor. No está causado por una inflamación. El tomar tus medicinas para la artritis no me ayudará. No puedo trabajar, pues mi cuerpo no resiste. No es dolor que se mantiene sólo en una parte del cuerpo. Hoy está en mi hombro, pero mañana puede estar en un pie, o tal vez se haya ido. Mi dolor es producido por que las señales llegan a mi cerebro de forma impropia, posiblemente debido a los disturbios del sueño. Esto no es muy comprendido, pero sí real.
2. Mi fatiga- No sólo me siento muy cansad@. Estoy severamente exhaust@. Yo quisiera participar en actividades físicas, pero no puedo. Por favor, no lo tomes personal. Si me viste de compras ayer, pero que no puedo ni ayudarte a limpiar el patio hoy, no es porque no quiera hacerlo. Estoy pagando el precio por estresar mis músculos más allá de su capacidad.
3. Mis problemas de concentración- Tod@s l@s que sufrimos de fibromialgia le llamamos a esos problemas "fibrofog". Tal vez no recuerde tu nombre, pero recuerdo tu rostro. Tal vez no recuerde lo que prometí hacer por ti, aunque me lo hayas dicho sólo segundos antes. Mi problema no tiene nada que ver con la edad, pero tal vez esté relacionado con el disturbio del sueño. No tengo memoria selectiva. Algunos días, incluso, no tengo memoria a corto plazo.
4. Mi torpeza- Si piso tus pies o corro tras de ti entre la multitud, no te estoy persiguiendo. No tengo el control de mis músculos para hacer eso. Si estás detrás de mi en una escalera, por favor ten paciencia. En estos días, tomo la vida y cada paso uno a la vez.
5. Mis sensibilidad- No puedo permanecer aquí! Eso puede deberse a ciertos factores, como luz brillante, ruidos muy agudos o bajos, olores. La fibromialgia ha sido llamada "el desorden que todo lo agrava".
6. Mi intolerancia- No aguanto el calor, o la humedad. Sudaré profusamente. Y no te sorprendas si me muevo sin control cuando hace frío. Tampoco tolero el frío. Mi termostato interno está roto, y nadie sabe cómo arreglarlo.
7. Mi depresión- Sí, hay días que prefiero quedarme en cama, o en la casa, o morir. El dolor severo e implacable puede causar depresión. Tu sincero interés y entendimiento pueden sacarme del abismo.
8. Mi estrés- Mi cuerpo no puede manejar bien el estrés. Si tengo que dejar de trabajar, trabajar a tiempo parcial o delegar mis responsabilidades en el hogar, no es por ser perezos@. El estrés diario puede empeorar mis síntomas e incapacitarme completamente.
9. Mi peso- Puedo estar sobrepeso o puedo ser delgad@. Esté como esté, no ha sido mi elección. Mi cuerpo no es tu cuerpo. Mi apetito está afectado y no hay nadie que sepa cómo arreglarlo.
10. Mi necesidad de terapia- Si necesito un masaje diario, no me tengas envidia. Mi masaje no es tu masaje. Considera lo que puede hacer un masaje en mi cuerpo si el dolor de una pierna la semana pasada, ahora lo siento en todo el cuerpo. El masaje puede ser bien doloroso, pero lo necesito. El masaje regularmente puede ayudar, al menos por un tiempo.
11. Mis días buenos- Si me ves sonreír y funcionar normalmente, no asumas que me siento bien. Sufro de dolor crónico y fatiga que no tiene cura. Puedo tener mis días buenos, semanas o hasta meses. De hecho, son los días buenos los que me permiten seguir adelante.
12. Mi individualidad- Aun l@s que sufrimos de fibromialgia no somos l@s mism@s. Eso significa que puede ser que yo no tenga todos los síntomas ya mencionados. Puedo tener migraña, dolor en la cadera, en los hombros o en las rodillas, pero no tengo exactamente el mismo dolor de cualquiera que tenga la condición.
Espero que esto te ayude a entenderme, pero si aún así dudas de mi dolor, tu librería, biblioteca o a través de internet, tienen buenos libros y artículos sobre la fibromialgia.
Nota del autor: Esta carta está basada en conversaciones con mujeres y hombres con fibromialgia a través de todo el mundo. Esto no representa a ninguno de los 10 millones de personas con fibromialgia en el mundo, pero puede ayudar a que las personas saludables entiendan cuán devastadora puede ser esta condición. Por favor, no tomes el dolor de estas personas ligeramente. No querrás pasar un día en sus zapatos, o en sus cuerpos. La fibromialgia no es algo que nosotros escogemos tener, pero si la tenemos, debemos alcanzar un punto donde aceptemos la condición como parte de nuestras vidas.
Mark J. Pellegrino, M.D., Inside Fibromyalgia, p. 213

Ver también: http://www.salud.es/fibromialgia


jueves, 5 de junio de 2008

Carta a las personas que no conocen la fibromialgia


Tener fibromialgia significa que cambian muchas cosas y gran cantidad de ellas, no resultan perceptibles para los demás. Al revés que cuando se sufre cualquier otra enfermedad o se sufre de heridas como consecuencia de un accidente, mucha gente no sabe ni siquiera un poco sobre la fibromialgia y sus efectos y, entre aquellos que creen saber algo hay muchos que, en realidad, están mal informados.

Con la intención de informar a quienes desean entender esta enfermedad, al conocer a alguien que la padezca, estas son una serie de cuestiones sobre mí que, antes de juzgarme, me gustaría que entendieras.

Estar enferma de fibromialgia significa pasar la mayor parte del día en medio de considerables dolores y cansancio (cosa que nadie percibe) y a veces no pareceré divertirme contigo porque parezca seria; otras, te pareceré algo despistada o habladora, pero no trato más que disfrazar mi estado de ánimo para que nuestra relación no cambie, sucede que estoy sujeta a mi cuerpo que me duele y me cuesta sobrellevar mi dolencia. Todavía me preocupo de estudiar y trabajar, así como de mi familia y amigos, aunque a veces me cuesta.
Existe una gran diferencia entre “estar de buen ánimo” y “saludable”. Cuando tienes gripe, probablemente te sientes muy mal. Yo llevo enferma muchos años, y a pesar de todo, trato de estar de buenas. Así que si estás hablando conmigo y te parezco feliz, significa que lo estoy. Eso es todo. No que no tenga grandes dolores, que no esté extremadamente cansada o que me encuentre mejor, no. No me digas por tanto: ¡Se te nota mucho mejor! Quizá esté dominando mi dolor. Se me nota feliz por estar contigo aunque disimulo mi dolor.
Permanecer diez minutos de pie (estar sentado, andando, pensando, siendo sociable, etc.), no significa necesariamente que, en otras ocasiones, pueda estar veinte minutos o media hora más. Y si un día me las arreglé para estar de pie más de ese tiempo, no significa que otro día pueda hacerlo. Con muchas enfermedades, o estás en cama o puedes moverte. Con ésta resulta más confuso. Esto es lo que la fibromialgia hace conmigo y tú no lo ves porque según dice mi médico, hay que hacer un esfuerzo diferente cada día.
La fibromialgia es variable y nunca visible y que es muy posible (para mí es muy común), que un día pueda dar largos paseos y al siguiente tenga problemas para llegar a la cocina. Pero por eso no pienses que soy una inválida, ´porque se me cae la moral. Yo soy mucho más fuerte de lo que tú te imaginas. Y por favor, cuando me veas mal, no me ataques diciendo: ¡Pero si lo hiciste otras veces! Si quieres que haga algo, pregúntame si puedo hacerlo. Recuerda que no estoy bien y tengo mucho dolor.
"Salir y hacer cosas” no siempre me hace sentir mejor aunque yo disimule y me esfuerce, y puede que frecuentemente, eso me empeore seriamente aunque no te lo diga. Decirme que haga ejercicio, que necesito adelgazar, o que salga a distraerme… a veces, aunque no sea tu intención, puede frustrarme. Tan sólo te digo que si fuera capaz de hacer muchas más cosas, las haría. Estoy haciendo todo lo que mi médico me dice, hago mis ejercicios y cumplo la dieta (siempre que me es posible y mi estado anímico me lo permite) porque me esfuerzo por estar bien. Por eso, otra afirmación que me hiere mucho, es cuando me dices: “Lo que tienes que hacer es esforzarte más contigo misma…” Evidentemente la fibromialgia está relacionada directamente con los músculos y, puesto que éstos no se reparan del mismo modo que los tuyos, perjudica más que beneficia y puede dar lugar a que una actividad simple requiera días y semanas de recuperación. Asimismo, la fibromialgia puede causar una depresión secundaria. (¿A ti no te deprimiría estar dolorido y exhausto durante años sin término? A la fibromialgia todavía no se le encuentra la cura. Aunque tampoco me dejará inhabilitada ni yo permitiré que eso suceda mientras tenga fuerzas.
Así me siento yo y aunque la enfermedad no sea causada por la depresión, has de saber que van unidas.
Cuando digo que tengo que sentarme, acostarme, tomar mis medicinas “ahora”, es que tengo que hacerlo “ahora”. No puede ser pospuesto u olvidado sólo porque esté fuera o por cualquier otra cosa. La fibromialgia no olvida.
Si quieres sugerirme un remedio, no lo hagas con exigencia. No es que no aprecie tu buena voluntad o que no quiera ponerme bien. Muchas personas me recomiendan constantemente muchos remedios y no me han servido, yo conozco de sobra mi situación. Al principio lo intenté todo, pero luego, me di cuenta de que estaba gastando demasiada energía en cosas que me hacen sentir más enferma en lugar de mejorar. Si hubiera algo que cure o simplemente ayude, todos los que padecemos fibromialgia lo sabríamos. Hay una gran comunicación en todo el mundo (dentro y fuera de internet) entre la gente con ésta enfermedad y si algo funcionara bien, lo sabríamos enseguida.
Si quieres sugerirme algún remedio, no esperes que me lance a intentarlo. Escucharé lo que me digas y lo discutiré con mi doctor. Te lo agradeceré muchísimo, no sabes el bien que me hace que seas comprensivo(a) conmigo y entiendas que soy fuerte pero también humana, por eso, si te parezco alguna vez agresiva, no lo tomes en cuenta, intento disimular a través de ese modo de mi estado y que tú no percibas mi situación.
En muchos sentidos dependo de ti, de ustedes, los que no padecen esta enfermedad como yo. Tengo que aprender a vivir con mis limitaciones, lo cual no es fácil y, necesito la atención y el cariño de aquellos que quiero y me quieren y, el hecho de que me visites cuando estoy demasiado mal para salir, me sirve de mucha ayuda. Incluso a veces, necesito que me ayuden en la compra, en la cocina, en la limpieza, o en cargar bultos, o que alguien me acompañe a la visita del doctor.
También te necesito en otro nivel: eres mi contacto con el exterior. Si no me visita nadie quizá, no podré verte, y eso me duele porque la compañía y la comprensión me sirven de mucho y en la medida de lo posible, necesito que me entiendas, como ahora, por el tiempo que me has dedicado. Esto lo escribo porque aunque soy fuerte, no soy autosuficiente y me sirve de mucho tu comprensión.


Ver también: http://www.salud.es/fibromialgia


miércoles, 4 de junio de 2008

SOBERANÍA ALIMENTARIA

Teresa Carreón

Felipe Calderón dio a conocer el lunes en la noche, las medidas que tomará su gobierno para hacer frente a la crisis alimentaria que está impactando al mundo. Sin embargo, algunas organizaciones de productores aseguran que estas medidas afectarán aún más la precaria situación del campo. Califican a la propuesta presidencial de "tardía, insuficiente, ineficaz y contra los productores de alimentos del país", ya que a quien más favorece es a los productores del exterior.

Anunció la eliminación de todos los aranceles de importación al trigo, arroz, maíz blanco y maíz amarillo. Afirmó que no habrá aumento al precio de la tortilla, pero las alzas en los mercados ya se han hecho presentes y en algunos barrios populares el precio del kilo de la tortilla se ha incrementado sin control. Aunque México es el cuarto productor mundial de maíz, importa el 50% de su consumo total. Esta paradoja debe atribuirse al libre comercio.

El mandatario federal dijo que la seguridad alimentaria es un asunto de Estado, y por ello no tolerará especuladores ni acaparadores, y advirtió “vamos a castigar a quienes pretendan lucrar con la necesidad y el hambre de los mexicanos”. En su propuesta, lo que está en duda, es la dirección de los beneficios anunciados.

En el libro “El Comercio del Hambre” de John Madeley (Intemón Oxfam), se reflexiona acerca del precio que pagan los pobres por el comercio libre. Afirma que aunque la comida es la necesidad más elemental de las personas, se subordina a las normas y regulaciones del comercio internacional, ya que el comercio es como un Dios y nada debe interferirle, ni siquiera el hambre de los pobres; el autor afirma sarcásticamente que un país no puede adoptar unas leyes que le permitan alimentar a su población si esas leyes contravienen el llamado comercio “libre”. Así, el comercio tiene prioridad sobre el hambre de la población.

La mayor parte de los países pobres en el mundo, al tener tanta población hambrienta, podrían cultivar alimentos en su tierra, sin embargo, tienen que exportar comestibles a países cuya población ya está bien alimentada. Es evidente que el incremento de los alimentos comercializados no significa más comida para la población con hambre.

Para una persona la inseguridad alimentaria puede significar que no puede comer cada día, que pasa hambre; es algo crónico, continuo, un hecho cotidiano en la vida de millones de personas, que pocas veces es noticia porque no es algo nuevo. La seguridad alimentaria implica que toda la población, en todo momento, goza de acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfacen las necesidades y preferencias alimentarias adecuadas para llevar una vida activa y sana.

Según la FAO, cerca de 790 millones de personas en el mundo carecen de seguridad alimentaria. Más de 20,000 seres humanos mueren diariamente a causa del hambre. La falta de comida no se debe, en general, a la escasa producción, sino a los bajos ingresos y al desigual acceso a los recursos, como a la tierra, el agua, los créditos y los mercados.

En un pueblo, puede haber personas que pasen hambre aunque el mercado rebose de alimentos. En la mayoría de las zonas rurales casi todos los trabajos giran en torno a la agricultura y aumenta muy lentamente el número de empleos en otros sectores. Esto significa que pocos tienen la suerte de ganar un salario y tener unos ingresos que les permitan comprar la comida que necesitan.

Por ello, es muy difícil que los programas gubernamentales Oportunidades y de Apoyo Alimentario al entregar dinero el primero, y una despensa cada dos meses el segundo, a familias que se seleccionan de una manera muy cuestionable, contribuyan a la seguridad alimentaria.
La soberanía alimentaria consiste en el poder y el derecho democrático que tienen algunos países y comunidades para determinar la producción, la distribución y el consumo de comestibles, en función de sus preferencias y tradiciones culturales. El concepto de soberanía alimentaria resta importancia al comercio.


Pero en lugar de dar prioridad a la resolución de los complejos problemas de inseguridad alimentaria, un gran número de países occidentales e instituciones internacionales, como la Organización Mundial del Comercio (OMC), sólo tienen un solo objetivo: la liberalización comercial. A inicios del siglo XXI, algunos gobiernos de países en desarrollo y diversas organizaciones no gubernamentales, reconocen cada vez más que el libre comercio no es la solución, sino el problema.

El comercio suscita grandes controversias. Si un país destina más recursos al comercio, dispone de menos recursos para producir su propia comida. Ese ha sido el cuestionamiento al presidente Calderón.

Se necesita equilibrar ahora el comercio con los intereses de la producción de alimentos para nuestro país, y asegurar que el comercio proporcionará a los productores ingresos dignos y contribuirá a la seguridad alimentaria.

La OMC actúa en beneficio de las multinacionales y el mundo empresarial. Gran parte de los gobiernos, representan únicamente los intereses del comercio y las grandes empresas. En la negociación se margina aún más a los pobres y a los hambrientos. Como reza una pancarta de las manifestaciones en las calles de Seattle: “la OMC es una Organización Mala de Comercio”.

Hay que generar políticas agrarias que permitan acceder a la tierra, a la tecnología adecuada, al comercio justo y a la soberanía alimentaria, y reconocer el derecho a producir y consumir nuestra propia comida. El problema es que las directrices de la OMC atropellan ese derecho.

Por eso, mejor yo me voy con la música a otra parte cantando “Con la soga al cuello” de Andrés Calamaro, que dice: Hay veces que hablar es una forma de ocultar, / Una mentira o una verdad. / Ustedes dirán el precio y el lugar y yo voy a comprar, / El cliente tiende a razonar más con la soga al cuello. / Siempre se pude decir No con la soga al cuello. / Con la soga al cuello/ Con la soga al cuello.