viernes, 25 de febrero de 2011

RODRIGO Y GABRIELA - extraordinaria banda metalera mexicana

Rodrigo y Gabriela es un dúo de guitarras originario de México y que ganaron fama en Irlanda y posteriormente en el resto de Europa. Los miembros de la banda son Rodrigo Sánchez (guitarra líder) y Gabriela Quintero (guitarra rítmica).



Nada más lee esta reseña:
10 de Diciembre 2010: Rodrigo y Gabtiela terminan gira con estilo

Comenzó el 5 de Noviembre con cinco noches triunfantes en el Shepherd's Bush Empire atravesando Europa por Reino Unido, Irlanda, Francia y Suiza, realizando dieciocho shows en un mes. Rodrigo y Gabriela finalizaron su memorable tour europeo el lunes con una sorprendente actuación en Zurich.



Si quieres encontrar la explicación de por qué Rodrigo y gabriela son una de las mejores bandas metaleras, por qué son enormes músicos, debes escucharlos y disfrutarlos. Pero es terrible que no los conozcas.





Ahora sabemos que el "soundtrack" de la nueva saga de "Piratas del Caribe: En cosas extrañas", contará con la colaboración de los guitarristas mexicanos Rodrigo y Gabriela.


http://www.rodgab.com/s_prensa1.html
http://www.rodgab.com/

LA TORMENTA DE SAN VALENTÍN


Teresa Carreón


Un hábito matutino muy arraigado de quien esto escribe, es la lectura de la prensa a través de internet y dadas las facilidades que esta maravillosa tecnología provee, sin mucho problema se puede acceder a algunos periódicos del otro lado del planeta. En mi caso, lectura obligada se ha vuelto la sección de Ciencia del periódico español ABC, que el día de ayer publicó una nota en la que se explica por qué la llamarada solar del 14 de febrero no provocó caos en la tierra (http://urlcorta.ws/?i=1bh ).

El pasado día de los novios la sonda SDO (Solar Dynamics Observatory) de la NASA registró una potente erupción solar que apuntaba directamente a la Tierra. A ese fenómeno solar se le denominó “tormenta de San Valentín” y, por una “simple cuestión de suerte” la energía enviada por el sol, se desvió hacia los polos de la Tierra.

¿Qué se puede esperar de esas erupciones solares como la ocurrida el pasado 14 de febrero? La red de satélites que orbitan la Tierra quedaría literalmente “achicharrada” y los transformadores de las centrales eléctricas de todo el mundo quedarían inutilizados provocando cortes en el suministro de electricidad que podrían durar semanas e incluso meses.

En el pasado, fenómenos similares ya han ocurrido como la tormenta solar de 1859 que fue la más potente registrada en la historia ya que provocó el fallo de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte. Se observaron auroras boreales en zonas de baja latitud como Roma, Madrid, La Habana y las islas Hawai, entre otras. Otro más fue el apagón que tuvo lugar en Quebec, en 1989 que dejó a seis millones de canadienses sin energía por más de nueve horas.

Pero el avance científico ha permitido desarrollar satélites que están equipados con escudos capaces de resistir las fuertes oleadas de radiación solar con sistemas de apagado de emergencia que dura hasta que el peligro haya pasado, lo cual ofrecería hasta veinte horas de tiempo para reaccionar. Sin embargo, los expertos esta vez se han puesto de acuerdo: una potente tormenta geomagnética como la que se produjo el día de San Valentín, podría dañar el sofisticado sistema tecnológico del mundo moderno, ya que se calcula que en los próximos meses se producirán no menos de 1,700 tormentas solares de igual o mayor intensidad, lo cual podría afectar desde los satélites, la navegación marítima y aérea, la sincronización entre computadoras, las redes de telecomunicaciones, los sistemas GPS, la telefonía celular y los aparatos electrónicos de todo tipo.

La humanidad ha realizado grandes avances tecnológicos que han transformado sus hábitos de forma radical volviéndose completamente dependientes de la electricidad y de la tecnología para casi todo, sin embargo, aún no ha podido controlar los fenómenos de la naturaleza terrestre y mucho menos de la espacial.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción de los Beatles “Here comes de sun”: Ya llega el sol / ya llega el sol / y yo digo que eso está bien.

viernes, 18 de febrero de 2011

CONTRA EL ACTA


Teresa Carreón


En el Senado mexicano se presentaron exposiciones ciudadanas que proponen que el país abandone las negociaciones del Acuerdo Comercial Anti-Falsificación (conocido como #ACTA), ya que se considera que este instrumento internacional vulnera los derechos fundamentales y criminaliza las actividades creativas de los mexicanos, al privilegiar los poderes de las empresas trasnacionales por encima de las libertades del pueblo y los derechos fundamentales de los ciudadanos del mundo.


El tratado llamado ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) establece los mecanismos para perseguir punitivamente la emisión de copias no autorizadas de música, películas, programas informáticos, libros de cultura electrónicos, chips electrónicos, medicamentos, etc. ACTA apareció de forma confidencial -solo para los cómplices del mismo-, pero gracias a una filtración en Wikileaks, ahora se sabe más del documento.

ACTA implementa un marco legal autoritario, en que garantías básicas de toda democracia como la separación de los poderes se derrumbarían, y en que poderes de policía propios de los Estados serían concedidos a empresas privadas.

Todos nos veríamos afectados por ACTA, inclusive la gente que nunca ha tocado una computadora, porque ACTA no solamente quiere controlar ciertos aspectos de internet, también quiere desaparecer la industria de las medicinas similares y de todos los laboratorios que se dedican a producir fármacos genéricos, entre otras cosas.

El control de internet no es la única ni, quizás, la más importante consecuencia de ACTA. Proporcionará a las empresas farmacéuticas medios importantes para combatir la producción de fármacos genéricos, de los que depende la vida de millones de personas en los países más pobres.

Algunos señalamientos de ACTA: la extraterritorialidad, ya que se estipula que las disputas de los inversionistas extranjeros con cualquier entidad nacional, persona o comunidad, no sean juzgados por los jueces y las leyes del país, sino por árbitros internacionales, jueces privados “de acuerdo a las costumbres del comercio internacional”. La seguridad jurídica, ya que se plantea en ACTA que si un país cambia una ley, pague a las transnacionales lo que hubieran ganado si no la hubieran cambiado. La propiedad intelectual se vuelve un tema álgido y se puede ilustrar con el siguiente ejemplo: cualquier agricultor que use una semilla patentada, deberá pagar regalías a la empresa que la patentó, sin criminalizar a la transnacional que anteriormente usó ese patrimonio colectivo para obtener una variedad, generando su patente. Así, las transnacionales van imponiendo más leyes en el mundo para que los agricultores usen sus semillas patentadas, teniendo como lacayos a su servicio a los gobiernos que condicionan los subsidios o créditos al campo, al uso de las semillas registradas. La tecnología “terminator” hace que las semillas reproducidas se vuelvan estériles y haya que comprar otras para cada siembra.

varias empresas con intereses económicos en propiedad intelectual participan en el comité consultor de ACTA (entidades como Oracle, Monsanto, Time Warner, etc.). Sin embargo, no se ha invitado a ninguna organización de usuarios y a ninguna ONG.

Vista así, la “propiedad intelectual” se vuelve un coto exclusivo de las transnacionales, patentando a seres vivos de la naturaleza, reservándoselos como derecho propio y no de la humanidad, entre otros riesgos. El gran capital internacional trata de establecer una nueva constitución política mundial al poner los derechos de los inversionistas, de las empresas transnacionales, por encima de los derechos de la gente.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “Tiempo de Híbridos” de Rockdrigo González: Era un gran rancho electrónico /con nopales automáticos, /con sus charros cibernéticos /y sarapes de neón.

viernes, 11 de febrero de 2011

EL MEXICANO: DESINTERESADO Y BÁRBARO


Teresa Carreón

 
En el número 398 de febrero de 2011, la revista Nexos presenta los resultados de un estudio realizado el último trimestre del año pasado, titulado “Mexicano ahorita. Retrato de un liberal salvaje” en el que ofrece una panorámica de nuestro pueblo sumamente inquietante: los mexicanos somos profundamente individualistas y no creemos en nuestro país. Si el mexicano espera algo, dependerá de su propio esfuerzo, no de la calidad política, económica o social de la nación que (no) los cobija. No existe (y nos preguntamos si alguna vez existió) alguna aspiración común, por lo tanto, se afirma demoledoramente “se diría que la unidad nacional ha volado en pedazos”.

Aunque ya es sabido por todos los connacionales, el estudio asegura que se desconfía de las élites dirigentes, en particular del gobierno, apostándole exclusivamente al esfuerzo propio si de bienestar se trata, así como al refugio familiar como único espacio de confianza y resguardo, ya que ni el Estado ni sus instituciones ofrecen la mínima confianza, motivo por el cual, el estudio ofrece el retrato del “liberal salvaje” que los mexicanos llevamos dentro, al cual describe como el ciudadano que “no reconoce en el fondo otro ethos que el del bienestar personal y familiar, ni otro derecho que el de resolver su vida con los medios a su alcance, perjudiquen éstos o no a su comunidad y a su nación.”



Todo lo anterior me trae a la memoria aquel vecino de condominio “de interés social” que al no querer ajustarse a las normas de organización establecidas por los propios condóminos, un día amenazó con una pistola al vecino administrador en turno por querer cobrarle la cuota de mantenimiento. Ese hecho bárbaro lo ha eximido de pago alguno a la vuelta de más de 20 años.

El ejemplo presentado arriba, demuestra que los valores socialmente aceptados desde el pago de cuotas, la convivencia en áreas comunes, no modificar el uso del suelo, etcétera, y el derecho y la justicia, o se refrendan en códigos morales de coexistencia, o son letra muerta, transformando a los vecinos o ciudadanos, en personajes que deambulan ciegos y sordos a los problemas fundamentales, abandonando cualquier alternativa de organización social, quedando como ley no escrita la no aceptación de cualquier código de convivencia en colectivo.
El filósofo francés Edgar Morin aseguró que “las naciones modernas se ven en la apatía; el sentido de solidaridad y comunidad no existe en momentos de paz, pero sí en momentos de guerra. Es evidente en el mundo actual, con el gran desarrollo que tiene el individualismo, que se incita a la degradación de todas las comunidades”. El principio fundamental de ayuda mutua ha sido tergiversado y alienado por el neoliberalismo, transformándolo en un “sálvese quien pueda” que opera en la ley de la selva.



Mejor me voy con la música a otra parte con la canción “En México” del inolvidable Chava Flores: En México el hombre que pasa /se siente en su casa /o quizá mejor…


viernes, 4 de febrero de 2011

ÁFRICA INSPIRADORA


Teresa Carreón

Se cree que África es la cuna de la Humanidad. Durante toda la antigüedad y hasta los primeros siglos de la era cristiana, la historia del África del norte se conjuga con la del mediterráneo: desde el Atlántico al Golfo Pérsico, el mundo árabe que ahí habita es, sin duda, muy complejo y plural. Cuentan con profundos elementos de identidad común, no sólo relacionados con su historia, lengua, cultura o religión, sino ahora también, por su emocionante presente.

Reflejo del agotamiento de la paciencia de pueblos enteros, algunos personajes constituyen el detonador que pone en marcha el movimiento de la conciencia de muchos. Frente a ello, los líderes carismáticos tienen que decir muy poco o nada. Algunos hombres salidos de los medios más anodinos o marginales de la sociedad, han dado la cara por el resto de los conciudadanos, mediante la inmolación como única salida ante las injusticias de las élites gobernantes que los han despreciado desde el nacimiento, condenándolos a la ignorancia y privación de los derechos más básicos. Como la inmolación del joven tunecino Mohamed Bouazizi a quien la corrupta policía le incautó su carrito de fruta y verduras, medio de subsistencia de una familia de nueve integrantes, transformándolo sin proponérselo, en el estandarte que daría inicio a la revuelta popular que derribó la dictadura de Zine el Abidine Ben Ali, cambiando el mapa político de Túnez en menos de un mes. Así, el fuego encendido por Bouazizi ha prendido al norte de África, sediento por el despotismo, la corrupción, el escaso desarrollo económico y las terribles desigualdades sociales. A lo anterior, se añade la existencia en toda esa franja africana, de poblaciones juveniles, en las que niños, adolescentes y jóvenes constituyen la mitad o hasta dos terceras partes de la población, quienes se encuentran cansadas del falso dilema de la autocracia y la teocracia en que las han cercado sus gobernantes; esas juventudes quieren democracia.


La mecha encendida en Túnez y prendida después en el polvorín egipcio, amenaza al mundo árabe sometido ancestralmente al ilimitado capricho y la rapiña de los déspotas en turno, reyes o plebeyos militares. En ese vasto arco norafricano, sitio donde los movimientos políticos, por radicales que fueran, han ocurrido siempre a espaldas de sus sometidos ciudadanos, se extiende rápidamente el anhelo de dignidad, justicia y libertad.

Mejor me voy con la música a otra parte con la canción del Divo de Linares, Raphael “Qué sabe nadie”: qué sabe nadie /de aquello que me preocupa /que no me deja dormir /de lo que mi vida busca /qué sabe nadie /qué sabe nadie…