viernes, 28 de noviembre de 2008

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES


Teresa Carreón

Esta semana se conmemoró el Día Mundial contra la Violencia hacia las Mujeres. Debido a ello, importantes autoridades se dieron cita en los estados y en la federación, para leer en solemnes ceremonias datos acerca de los avances efectuados para eliminar la violencia en contra de las mujeres.

La Encuesta Nacional de Usuarios de los Servicios de Salud muestra que del total de mujeres estudiadas que ha sufrido algún tipo de violencia, el 90% sufrió agresión psicológica, 44.7% física; 32.1% sexual y 21.5% los tres tipos de violencia.

Enojarse muy fuerte, insultar, dejar de hablar, impedir salir, humillar, negar la comida o negar el dinero, es una forma de violencia, aunque no hay agresiones físicas sí las hay emocionales, según información del INEGI. Regularmente en los hogares donde hay violencia física, la agresión común son los golpes con el puño, bofetadas, golpes con objetos, patadas y pellizcos.

Desafortunadamente, en los mensajes sólo se circunscribió la violencia hacia las mujeres al ámbito de lo privado: su casa y la relación con su pareja, basándose en la afirmación de que son situaciones extremas o localizadas en personas individuales.

La violencia contra las mujeres ocurre también en la esfera pública: se sufre en el trabajo, en el tráfico, donde se construyen las leyes, en las calles, en las escuelas, en las iglesias, en los
centros de impartición de justicia, donde se gobierna. Debido a que la violencia también es utilizada como una forma de excluir a las mujeres del espacio público, sus embates se ejercen de diferente forma y a través de agresiones, estupro, pornografía, esclavitud, esterilización forzada, etc.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Violencia contra las Mujeres, el Distrito Federal ocupa el séptimo lugar nacional en violencia femenina, ya que el 66.8% de las mayores de 15 años han reportado haber sufrido algún tipo de maltrato a lo largo de su vida. Además en la capital 17.9% de las jovencitas de esta edad refiere haber sufrido alguna vez violencia por parte de un director, profesor y compañero y la agresión que se repite más es la emocional al presentarse en casi el 15% de este sector.

Otra falsa idea es que la violencia contra las mujeres es un problema solo de las clases más bajas y de las culturas
“bárbaras”. La violencia es transversal y traspasa a todas las clases sociales y a las diferentes culturas, religiones y situaciones geopolíticas. La cultura predominante y las costumbres son el vehículo en el que viajan los prejuicios en contra de las mujeres, que a la postre, causarán violencia.

En un curso de verano escuché a uno de los entrenadores para niñas y niños, decirles al inicio de la competencia: “el último en llegar, es niña”…Un vecino dijo, al vernos llegar a mi esposo y a mí, con nuestra hija recién nacida en los brazos-¿Qué fue? Al escuchar “niña”, sobó el
hombro del orgulloso padre y le asestó: ¡Ya ni modo, a la otra será!

Otra manifestación de la violencia hacia las mujeres, es la ejercida por las propias mujeres. Es usual que las suegras reciten al oído de sus nueras: “Los hijos de mis hijas, mis nietos serán; los hijos de mis hijos, en duda estarán.” Esta concepción menor ha sido interiorizada de forma naturalmente execrable por ellas y, bajo el ojo vigilante del varón, ellas han sido las encargadas de transmitir estos valores a sus hijas e hijos.

¿Cómo podemos luchar contra la violencia a las mujeres? En muchos países ya existen leyes que protegen a las mujeres, aunque eso no es siempre suficiente, porque muchas veces en la práctica no son aplicadas. El silencio, la discriminación, la impunidad, la dependencia de las mujeres a los hombres y las justificaciones teóricas y psicológicas toleran y animan la violencia de género.

Cada vez que una mujer denuncia, está rompiendo el paradigma dominante. Confrontar públicamente a los hombres y a la sociedad al respecto de la violencia contra las mujeres, también es necesario.

Las mujeres y las niñas sufren de manera desproporcionada la violencia: en la paz y en la guerra, a manos del Estado, de la comunidad y de la familia. Por eso, hay quien ha vaticinado que en las épocas de crisis que estamos viviendo, aumentará aún más esa ignominiosa violencia.

“Estas violaciones de los derechos humanos hacen más que afligir a personas, ponen en cuestionamiento el desarrollo, la paz y la seguridad de sociedades enteras”, añadió Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, quien además señaló que “debemos hacer más para aplicar las leyes y combatir la impunidad. Debemos combatir las actitudes y comportamientos que facilitan, toleran, excusan o ignoran las violencias infligidas a mujeres”, añadió.

Mejor, yo me voy con la música a otra parte con la canción “Malo”, que interpreta Bebe: Apareciste una noche fría/Con olor a tabaco, sucio y a ginebra. /El miedo ya me recorría/ Mientras cruzaba los deditos tras la puerta. /Tu carita de niño guapo se la ha ido comiendo el tiempo por tus venas. /Y tu inseguridad machita se refleja cada día en mis lagrimitas. /Una vez más, ¡no por favor! /Que estoy cansá y no puedo con el corazón. /Una vez más, ¡no, mi amor, por favor! /No grites, que los niños duermen. /Voy a volverme como el fuego, /Voy a quemar tu puño de acero. / ¡Y del morao de mis mejillas saldrá el valor/Pa’ cobrarme las heridas!/Malo, malo, malo eres. / ¡No se daña a quien se quiere! ¡No!/Tonto, tonto, tonto eres, /No te pienses mejor que las mujeres. /El día es gris cuando tú estás /Y el sol vuelve a salir cuando te vas. /Y la penita de mi corazón yo me la tengo que tragar con el fogón. /Mi carita de niña linda se ha ido envejeciendo en el silencio. /Cada vez que me dices puta se hace tu cerebro más pequeño.

viernes, 21 de noviembre de 2008

HACIA LA CUMBRE DE POZNAN

Teresa Carreón

Del 1 al 12 de diciembre del difícil año que está por terminar, se efectuará en Polonia la conferencia de Poznan, organizada por las Naciones Unidas, cuyo objetivo es prolongar la aplicación del Convenio Marco de la ONU y del Protocolo de Kioto sobre el cambio climático, además de dar un nuevo impulso a las negociaciones destinadas a diseñar el régimen multilateral que deberá entrar en vigor a partir de 2012.

Se espera que Poznan congregue en diciembre a más de 8.000 asistentes de 190 países, ya que ella, supone la mitad del camino del proceso negociador de dos años de la ONU que debe culminar a finales de 2009 en Copenhague (Dinamarca) con el acuerdo que sustituirá al Protocolo de Kyoto.

Hay que recordar que la ONU sentó las bases para la Conferencia sobre el Cambio Climático en 1992 en la llamada “Cumbre de la Tierra” de Río de Janeiro, de la que también surgieron las conferencias de Desertización y de Biodiversidad. Se espera que Poznan resulte determinante para mantener el impulso político que haga viable los acuerdos necesarios para el futuro del planeta y de la especie humana.

Actualmente, el tratado compromete a los países más industrializados a llegar al 2012 con una producción de gases invernadero cinco por ciento menor a la que había en 1990. Sin embargo, en tan sólo seis años, los 40 países más industrializados han incrementado hasta en dos por ciento la emisión de gases invernadero, según la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático. Por ello, el director ejecutivo del organismo de la ONU, Yvo de Boer, destacó que la cifra demuestra la urgente necesidad de actuar y acelerar las negociaciones para un nuevo acuerdo internacional.

En marzo de 2001, la administración Bush no suscribió el tratado de Kioto, con la justificación de que ello dañaría el comercio norteamericano. Sin embargo, el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, no asistirá a la conferencia de Naciones Unidas, por lo que de Boer dijo que la delegación estadounidense en Poznan, mantendrá un estrecho contacto con el equipo de Obama y el pueblo norteamericano tendrá que darle seguimiento a sus promesas de campaña.

Otro gran nubarrón que está ensombreciendo las esperanzas de los pueblos con respecto a las negociaciones del futuro del planeta, es la crisis financiera. En reuniones preparatorias, ocho países de Europa oriental (Bulgaria, Estonia, Letonia, Hungría, Lituania, Polonia, Rumania y Eslovaquia) dijeron que sus compromisos previos con los objetivos ecologistas serían imposibles ahora, pues desean que los objetivos de emisión de CO2 sean revisados a la luz de la “grave incertidumbre económica y financiera”.

De ahí que el verdadero dilema sea que los países más pobres no puedan tomar compromisos ambiciosos a causa de la actual situación económica, mientras que los países más ricos sientan disminuir su entusiasmo ecológico si el tratado supone cambios que pudieran afectar negativamente su crecimiento económico. Ante ello, el austríaco Yvo de Boer, advirtió que “la actual inestabilidad financiera no debería ser excusa para retrasar la acción sobre el cambio climático”.

Sin embargo, los científicos afirman que las emisiones de C02 deben descender drásticamente dentro de diez a quince años para evitar cambios potencialmente peligrosos para el clima. Han advertido que en los próximos siete años, 250 millones de personas podrían ser “refugiados ambientales” a consecuencia del cambio climático, debido a las afectaciones que ya resienten las poblaciones, las cuales se manifiestan en sequías, inundaciones y falta de alimentos. En nuestro país, hay que recordar las inundaciones que año con año ocasionan desastrosos resultados, donde Tabasco ha sido el más afectado.

De mantenerse el cambio climático fuera de control, surgirán implicaciones sobre la seguridad del tamaño de las ocurridas durante las guerras mundiales, las cuales se prolongarán por siglos.








Hasta ahora, las respuestas de los gobernantes ante estos riesgos son lentas e inadecuadas, por ello la gente está presionando con diversas acciones, por ejemplo, en Australia, “Las caminatas contra el calentamiento” son la respuesta ante esa falta de decisión de sus gobiernos sobre el clima, por lo que miles de personas salieron a las calles el sábado 15 de Noviembre en Sydney, Melbourne y muchas más localidades en Australia.

El día de acción global, sábado 6 de diciembre (a mitad del encuentro en Polonia), se anuncian diversas manifestaciones globales, en las cuales se exigirá un progreso real para conseguir un tratado internacional post-Kyoto sobre el clima, que lleve a detener y hacer retroceder las emisiones globales de gases de efecto invernadero y con ello, evitar una catástrofe global.

Ya lo dijo Albert Einstein “El mundo es un lugar peligroso. No por causa de los que hacen el mal, sino por aquellos que no hacen nada por evitarlo”.

Con grandes expectativas acerca de los resultados de las próximas reuniones, yo me voy con la música a otra parte, con la canción “Padre” de Joan Manuel Serrat: Padre/decidme qué/le han hecho al río/que ya no canta./Resbala/como un barbo/muerto bajo un palmo/de espuma blanca./ Padre/que el río ya no es el río./Padre/antes de que llegue el verano/esconded todo lo que esté vivo./Padre/decidme qué/le han hecho al bosque/que ya no hay árboles./En invierno/no tendremos fuego/ni en verano sitio/donde resguardarnos./Padre/que el bosque ya no es el bosque./Padre/antes de que oscurezca/llenad de vida la despensa./Sin leña y sin peces, padre/tendremos que quemar la barca,/labrar el trigo entre las ruinas, padre,/y cerrar con tres cerrojos la casa/y decía usted.../Padre/si no hay pinos/no habrá piñones,/ni gusanos, ni pájaros./Padre/donde no hay flores/no se dan las abejas,/ni la cera, ni la miel./Padre/que el campo ya no es el campo./Padre/mañana del cielo lloverá sangre./El viento lo canta llorando./Padre/ya están aquí.../Monstruos de carne/con gusanos de hierro./Padre/no, no tengáis miedo,/y decid que no,/que yo os espero./Padre/que están matando la tierra./Padre/dejad de llorar/que nos han declarado la guerra.

domingo, 16 de noviembre de 2008

CARLOS FUENTES, DUEÑO DE SU PRESENTE

Teresa Carreón

Carlos Fuentes tiene 80 años. El mundo literario lo celebra igualmente que lo hace la intelectualidad mexicana e hispanoparlante. Por ello, en los días recientes mucha tinta ha corrido describiendo su producción literaria que va desde la novela, los relatos y cuentos, el ensayo, el teatro, hasta libretos de ópera.
Pero del hombre sabemos muy poco. Carlos Fuentes es una persona muy disciplinada, puntual, amante del baile, ex fumador (dejó el cigarro después de ver morir a su padre de enfisema pulmonar) y amante del buen champagne. El director del canal 22 y también escritor, Jorge Volpi, cuenta algunos de los principales gustos de Fuentes: "cuando está en Londres escribe por las mañanas, de las 7 a las 12 horas. Una de las principales aficiones de Carlos son el teatro y la ópera. Es un apasionado y me ha tocado comprobar que podría cantar óperas de memoria, como `La Traviata'.

"Tiene un gran sentido del humor y una erudición en todas las materias, que es abrumadora. Es un espléndido caricaturista, hay algunas de sus caricaturas en el Museo del Estanquillo, de Carlos Monsiváis; incluso en algún momento dijo que él podría haber sido caricaturista político, porque tiene una gran habilidad para hacerlo".
"A Fuentes le gustan las comidas muy sanas, muy de verdura, pescaditos o cosas caseras", afirmó el chef del restaurante español 'La Ancha', Nino Redruello, quien recibe con frecuencia al autor de "La región más transparente". "Le encantan las lentejas, le gustan mucho los espárragos blancos también"; para beber, Fuentes suele pedir vino blanco, y de postre elige fruta. "Alguna vez le hemos puesto crema de yogur con crema de higos, pero lo que más ha pedido ha sido fruta, por ejemplo piña".
Octavio Paz dijo que Fuentes es un "escritor apasionado y exagerado, ser extremoso y extremista, habitado por muchas contradicciones, espíritu exaltado en el introvertido país del medio tono y los chingaquedito, paradójico en la república de los lugares comunes, irreverente en una nación que ha convertido su historia trágica y maravillosa en un sermón laico y que ha hecho de sus héroes vivos una asamblea de estatuas de yeso y cemento".
José Saramago confesó: "No soy persona que pueda ser fácilmente intimidada, muy por lo contrario, pero mis primeros contactos con Carlos Fuentes, en todo caso siempre cordiales, como era de esperar tratándose de dos personas bien educadas, no fueron fáciles, no por su culpa, sino por una especie de resistencia que me impedía aceptar con naturalidad lo que en Carlos Fuentes era naturalísimo, y que no es otra cosa que su forma de vestir. Todos sabemos que Fuentes viste bien, con elegancia y buen gusto, la camisa sin una arruga, los pantalones con la raya perfecta, pero, por ignotas razones, pensaba yo que un escritor, especialmente si pertenecía a esa parte del mundo, no debería vestir así. Gran equivocación mía. Al final, Carlos Fuentes hizo compatible la mayor exigencia crítica, el mayor rigor ético, que son los suyos, con una corbata bien elegida. No es pequeña cosa, créanme."
A los 76 años, Fuentes, nunca antes había cantado un aria en público, aunque en palabras de uno de sus editores, "cantar es una de las cosas que mejor hace". La idea fue de Jorge Volpi, quien se lo sugirió luego de escuchar a Xavier Velasco "rapear" durante el diálogo intergeneracional boom- boomerang en uno de los muchos foros de la Feria Internacional del Libro. "Después de escuchar el rapeo de Xavier, Fuentes me preguntó: ¿Y ahora qué hago? Cántate un aria, le dije, y lo hizo", contó Volpi. A su vez, Xavier Velasco confesó que debía su pasión por la literatura a una conferencia de Fuentes sobre brujas y hechiceras, y el maestro le contestó "una hechicera merece un bolero de Agustín Lara, pero una bruja no."

Silvia Lemus, esposa de Carlos Fuentes dijo de su cónyuge: "Mi marido es muy literario. Yo diría que me gusta su facha. Esa cabeza llena de ideas en ebullición constante. Es brillante, mundano, elegante, nervioso, memorioso, con buenas costumbres. Me gusta su voz, sus manos, su puntualidad. El que decidió casarse conmigo fue él, yo acepté. Me lo propuso de una manera muy ortodoxa. Después de oír cantar a Nancy Wilson en el María Isabel, mientras bailábamos, se retiró un poco y me dijo: "Me quiero casar contigo, tener hijos, llevarte a vivir a París". El 18 de noviembre de 1972, un año después de conocernos, nos embarcamos en el France, en Nueva York. El 22 de agosto de 1973 nació Carlitos.".

Si la infancia es destino, según el aserto freudiano y título del libro del psicoanalista Santiago Ramírez, con Carlos Fuentes se comprueba, ya que al ser hijo de padres diplomáticos mexicanos, nació en Panamá, donde pasó su infancia. Luego vivió por diferentes periodos en Quito, Montevideo, Río de Janeiro, Washington, Santiago y Buenos Aires. En su adolescencia regresó a México, donde radicó hasta 1965. A partir de ese año, su vida volvió a ser itinerante, viviendo durante algunas temporadas en París y enseñando en Princeton, Harvard, Columbia y Cambridge.

Los datos biográficos de sus Obras completas lo retratan como una conciencia nacionalista; sin embargo, su búsqueda de identidad de lo mexicano, por la creación de una mitología nacional, refleja asimismo una apertura multicultural. Al definirse como persona pudiera decir sobre sí mismo, ser más mexicano que cualquiera, más parisién que cualquiera, a la última moda en el vestir y al calzar, portador del último manifiesto de la izquierda cardenista y joyceano. "Con nuestra cultura de primer mundo podremos salir de nuestro tercer mundo", afirmó en la XXI edición de la Feria del Libro de Guadalajara, noviembre de 2007.

Para irme con la música a otra parte, citaré un párrafo de la novela más reciente de Fuentes, "La voluntad y la fortuna": "Siboney no sabía por qué estaba en la cárcel. Él amaba la música, tanto que le trastornaba la cabeza, dijo flexionando todos los músculos, al grado de que no podía dejar de actuar lo que la música decía: - Yo soy hijo del bolero, compay.Siboney obedecía al bolero. Si la letra decía "mírame" y la mujer no lo miraba, Siboney se llenaba de santa cólera y la ahorcaba…"

CARLOS FUENTES, DUEÑO DE SU PRESENTE





Teresa Carreón


Carlos Fuentes tiene 80 años. El mundo literario lo celebra igualmente que lo hace la intelectualidad mexicana e hispanoparlante. Por ello, en los días recientes mucha tinta ha corrido describiendo su producción literaria que va desde la novela, los relatos y cuentos, el ensayo, el teatro, hasta libretos de ópera. Pero del hombre sabemos muy poco. Carlos Fuentes es una persona muy disciplinada, puntual, amante del baile, ex fumador (dejó el cigarro después de ver morir a su padre de enfisema pulmonar) y amante del buen champagne. El director del canal 22 y también escritor, Jorge Volpi, cuenta algunos de los principales gustos de Fuentes: "cuando está en Londres escribe por las mañanas, de las 7 a las 12 horas. Una de las principales aficiones de Carlos son el teatro y la ópera. Es un apasionado y me ha tocado comprobar que podría cantar óperas de memoria, como `La Traviata'.
"Tiene un gran sentido del humor y una erudición en todas las materias, que es abrumadora. Es un espléndido caricaturista, hay algunas de sus caricaturas en el Museo del Estanquillo, de Carlos Monsiváis; incluso en algún momento dijo que él podría haber sido caricaturista político, porque tiene una gran habilidad para hacerlo". "A Fuentes le gustan las comidas muy sanas, muy de verdura, pescaditos o cosas caseras", afirmó el chef del restaurante español 'La Ancha', Nino Redruello, quien recibe con frecuencia al autor de "La región más transparente". "Le encantan las lentejas, le gustan mucho los espárragos blancos también"; para beber, Fuentes suele pedir vino blanco, y de postre elige fruta. "Alguna vez le hemos puesto crema de yogur con crema de higos, pero lo que más ha pedido ha sido fruta, por ejemplo piña". Octavio Paz dijo que Fuentes es un "escritor apasionado y exagerado, ser extremoso y extremista, habitado por muchas contradicciones, espíritu exaltado en el introvertido país del medio tono y los chingaquedito, paradójico en la república de los lugares comunes, irreverente en una nación que ha convertido su historia trágica y maravillosa en un sermón laico y que ha hecho de sus héroes vivos una asamblea de estatuas de yeso y cemento". José Saramago confesó: "No soy persona que pueda ser fácilmente intimidada, muy por lo contrario, pero mis primeros contactos con Carlos Fuentes, en todo caso siempre cordiales, como era de esperar tratándose de dos personas bien educadas, no fueron fáciles, no por su culpa, sino por una especie de resistencia que me impedía aceptar con naturalidad lo que en Carlos Fuentes era naturalísimo, y que no es otra cosa que su forma de vestir. Todos sabemos que Fuentes viste bien, con elegancia y buen gusto, la camisa sin una arruga, los pantalones con la raya perfecta, pero, por ignotas razones, pensaba yo que un escritor, especialmente si pertenecía a esa parte del mundo, no debería vestir así. Gran equivocación mía. Al final, Carlos Fuentes hizo compatible la mayor exigencia crítica, el mayor rigor ético, que son los suyos, con una corbata bien elegida. No es pequeña cosa, créanme." A los 76 años, Fuentes, nunca antes había cantado un aria en público, aunque en palabras de uno de sus editores, "cantar es una de las cosas que mejor hace". La idea fue de Jorge Volpi, quien se lo sugirió luego de escuchar a Xavier Velasco "rapear" durante el diálogo intergeneracional boom- boomerang en uno de los muchos foros de la Feria Internacional del Libro. "Después de escuchar el rapeo de Xavier, Fuentes me preguntó: ¿Y ahora qué hago? Cántate un aria, le dije, y lo hizo", contó Volpi. A su vez, Xavier Velasco confesó que debía su pasión por la literatura a una conferencia de Fuentes sobre brujas y hechiceras, y el maestro le contestó "una hechicera merece un bolero de Agustín Lara, pero una bruja no." Silvia Lemus, esposa de Carlos Fuentes dijo de su cónyuge: "Mi marido es muy literario. Yo diría que me gusta su facha. Esa cabeza llena de ideas en ebullición constante. Es brillante, mundano, elegante, nervioso, memorioso, con buenas costumbres. Me gusta su voz, sus manos, su puntualidad. El que decidió casarse conmigo fue él, yo acepté. Me lo propuso de una manera muy ortodoxa. Después de oír cantar a Nancy Wilson en el María Isabel, mientras bailábamos, se retiró un poco y me dijo: "Me quiero casar contigo, tener hijos, llevarte a vivir a París". El 18 de noviembre de 1972, un año después de conocernos, nos embarcamos en el France, en Nueva York. El 22 de agosto de 1973 nació Carlitos.". Si la infancia es destino, según el aserto freudiano y título del libro del psicoanalista Santiago Ramírez, con Carlos Fuentes se comprueba, ya que al ser hijo de padres diplomáticos mexicanos, nació en Panamá, donde pasó su infancia. Luego vivió por diferentes periodos en Quito, Montevideo, Río de Janeiro, Washington, Santiago y Buenos Aires. En su adolescencia regresó a México, donde radicó hasta 1965. A partir de ese año, su vida volvió a ser itinerante, viviendo durante algunas temporadas en París y enseñando en Princeton, Harvard, Columbia y Cambridge. Los datos biográficos de sus Obras completas lo retratan como una conciencia nacionalista; sin embargo, su búsqueda de identidad de lo mexicano, por la creación de una mitología nacional, refleja asimismo una apertura multicultural. Al definirse como persona pudiera decir sobre sí mismo, ser más mexicano que cualquiera, más parisién que cualquiera, a la última moda en el vestir y al calzar, portador del último manifiesto de la izquierda cardenista y joyceano. "Con nuestra cultura de primer mundo podremos salir de nuestro tercer mundo", afirmó en la XXI edición de la Feria del Libro de Guadalajara, noviembre de 2007. Para irme con la música a otra parte, citaré un párrafo de la novela más reciente de Fuentes, "La voluntad y la fortuna": "Siboney no sabía por qué estaba en la cárcel. Él amaba la música, tanto que le trastornaba la cabeza, dijo flexionando todos los músculos, al grado de que no podía dejar de actuar lo que la música decía: - Yo soy hijo del bolero, compay.Siboney obedecía al bolero. Si la letra decía "mírame" y la mujer no lo miraba, Siboney se llenaba de santa cólera y la ahorcaba…"

viernes, 7 de noviembre de 2008

LA HISTORIA DE LAS COSAS

DE CONSUMISMO Y BASURA


Teresa Carreón


Recientemente, un benévolo lector de esta columna –Francisco Díaz Zirahuén- me envió un documental llamado "La historia de las cosas" (Story of stuff), película animada que explica de una forma muy sencilla cómo funciona la cadena de producción en el mundo actual. Expone gran cantidad de conexiones entre diferentes aspectos ambientales y sociales, tratando respaldar la idea de crear un mundo más sostenible.

La película es narrada por su autora Annie Leonard, quien es experta en comercio internacional, desarrollo sostenible y salud medio ambiental, con más de 20 años de trabajo de investigación en fábricas y vertederos alrededor del mundo. Annie revisa los procesos de producción actual y mira todos los detalles que generalmente pasan inadvertidos por todos: niños trabajadores, empresas tóxicas, deforestación, mostrando a nuestros ojos lo defectuoso, deficiente y realmente perverso que es su funcionamiento.

Aunque sea un análisis desde los Estados Unidos, sus patrones consumistas se han impuesto en casi todo el mundo y por ende, de la producción de basura, muestra fallas y debilidades en la producción y el consumo de una manera sencilla, animada, directa y muy didáctica, por lo cual, debería pasarse en las escuelas.

En el documental se advierte claramente por qué lo que compramos diariamente es basura y hasta dónde ha llegado la falta de conciencia y sentido sensible por la naturaleza, ya que compramos una cosa y a los seis meses la estamos botando sin pensar el daño que le causamos al medio ambiente.



Como consecuencia directa del capitalismo y de la mercadotecnia (cuyos objetivos son crear nuevas necesidades en el consumidor para aumentar las ventas de los productos), el consumismo se desarrolla a lo largo del siglo XX. El consumo alimenta la predisposición de usar y tirar muchos productos, así como la baja calidad de algunos que conllevan un período de vida relativamente bajo, los cuales son atractivos por su bajo costo pero a largo plazo salen más caros, y son más dañinos para el medio ambiente, ya que rápidamente los productos recién adquiridos, se convierten en basura.

En el documental se muestra cómo antes de convertirse en basura, los residuos han sido materias primas que en su proceso de extracción, generalmente, proceden de países en desarrollo. En la producción y consumo, se ha empleado energía y agua. Y sólo siete países, que constituyen el 21 por ciento de la población mundial, consumen más del 50 por ciento de los recursos naturales y energéticos de todo el planeta. Basta recordar que la sobreexplotación de los recursos naturales y el incremento de la contaminación, amenazan la capacidad regenerativa de los sistemas naturales.

El tema realmente es significativo, si recordamos la película Wall-E (Pixar producida conjuntamente con Walt Disney Pictures), que cuenta la historia del pequeño robot en la Tierra en el año de 2700. Wall-E significa Waste Allocation Load Lifters - Earth (levantador de carga de residuos, clase-terrestre). El robot Wall-E está programado para limpiar la tierra infestada de basura. En la película todo el mundo ha abandonado el planeta terrestre y se ha ido a vivir a una estación espacial: Axiom, mientras una inepta empresa, Buynlarge, debe limpiarlo por medio de millones de robots, para convertirlo nuevamente en un planeta habitable.

El programa de limpieza falla porque todos los robots fueron descomponiéndose, a excepción de uno solo: WallE, que está solo en su misión. Cada noche carga su energía para luego en el amanecer empezar a compactar basura.

Después de pasar 700 años limpiando la Tierra, Wall-E encontró artefactos extraños: un cubo Rubik, un foco y su objeto más preciado: un reproductor VHR con el film: Hello, Dolly! en su interior, el cual observa cada noche.

Una robot llega al planeta para verificar y evaluar el avance de la limpieza realizada -Eva- y Wall-E se enamora de ella, por lo que la seguirá hasta su nave espacial. El personaje robótico que tiene una mirada tierna y profunda, le muestra al mundo su futuro con notable inocencia.

Pero como fue narrado en la película de Wall-E, el problema de los residuos y su eliminación, se ha convertido en un problema global que ocasiona un enorme gasto social, económico y ambiental para toda la población.


La planeación correcta de los residuos presupondría la clasificación eficiente de todos los desechos, evitar al máximo el derroche de materias primas y en lugar de un sistema de producción, consumo y eliminación, se debería tener un proceso cíclico de producción, donde la mayor parte de los residuos de la producción así como del consumo sean reintegrados al ciclo productivo de la misma forma que la naturaleza lo hace.

Otra alternativa denominada "Basura Cero", exige cambios de raíz en la forma que los residuos fluyen en nuestra sociedad, el objetivo principal de esta idea es generar un sistema industrial que dirija la recuperación de los residuos en vez de su eliminación, involucrando a todos los actores del problema.

Por su parte, las acciones que reducen el consumismo son considerar diversas opciones en un producto antes de su adquisición, como son su impacto en la salud, en el ecosistema y en la economía local y personal, también el motivo que hace requerirlo, si es una necesidad concreta o creada artificialmente por medio de la publicidad o la moda.

Es el momento de recorrer el nuevo camino de sustentabilidad y equidad en la distribución de la riqueza en el planeta. Plantearse vivir en un planeta solidario, humano y de respeto entre los seres humanos será la opción a elegir, si se desea mantener vigente a la humanidad.

Pero mejor yo me voy con la música a otra parte con la canción "Al fin" (At Last), interpretada por Etta James, la cual es el tema de la película Wall-E: Por fin/Mi amor ha triunfado/Mis solos días han terminado/Y la vida está como una canción.