sábado, 23 de febrero de 2008

CATEDRAL DE SAN BASILIO




La Catedral de San Basilio en Moscú, parece extraída de las páginas de un cuento de hadas...


SALARIO DIGNO PARA BARTOLA



Ma. Teresa Carreón Granados

El 19 de diciembre de 2006, un policía de la Ciudad de México se encadenó a las puertas principales de la Asamblea de la Ciudad en protesta porque su salario no lo consideraba digno. En marzo de 2007, las manifestaciones realizadas a consecuencia de los bajos salarios también contaron con “performances”: un trabajador amarrado a una cruz de madera, paseado por toda la plaza de la Constitución encarnaba el sacrificio por los bajos salarios. En lo alto de la cruz, en vez de la leyenda ''INRI'' se leía ''Tope Salarial''. El 6 de febrero de 2008, Hernández Juárez, dirigente de los telefonistas, afirmó que la política económica que tiene México ha concentrado la riqueza en pocas manos y empobrecido a la mayoría.

México mantiene el muy penoso honor de mantener el peor poder adquisitivo de los salarios manufactureros ya que se han considerado salarios de explotación consuetudinaria y premeditada y salarios de moderno trabajo esclavo.

Un trabajador mexicano recibe un salario que sólo le permite alcanzar el 15% del poder de compra (calidad de vida material) de su homólogo en EU, por hacer el mismo trabajo en un producto que se venderá globalmente a precios globales. Aún en el caso de Brasil -la economía con datos disponibles de mayor similitud- su brecha es claramente menos dramática que en el caso mexicano (60%). Así, México continúa exhibiendo el peor salario real -sin mejora alguna- en paridades de poder de compra (PPCs), ya que tiene la mayor brecha de salario con Estados Unidos (85%), cuando se compara con otras economías emergentes y frente a ocho economías desarrolladas.

Un salario digno se considera universalmente como el elemento más importante para el logro del derecho de todos a una vida decorosa, decente y a la erradicación de la pobreza. Las empresas, instituciones u organizaciones sin considerar su tamaño o giro, sean públicas o privadas, no pueden estimarse socialmente responsables si no pagan un salario digno a las personas que contrata, independientemente qué tan responsablemente se comporte en todas las demás áreas de su actividad.

La Alianza Global Jus Semper ha llevado a cabo una amplia investigación comparativa, con el fin de identificar las variables claves necesarias para desarrollar un nuevo concepto de salarios dignos, con el interés de una solución concreta, realista y efectiva a la brecha salarial. Así, surge la Iniciativa Salarios Dignos Norte y Sur (LISDINYS) y propone un programa estratégico a largo plazo para involucrar a todos los actores y transformar gradualmente a la actual brecha salarial Norte-Sur en un nuevo sistema con beneficios para todos.

A mediados de 2002, LISDINYS fue presentada como borrador de trabajo permanente a diferentes sectores de la Sociedad Civil Organizada: sindicatos, asociaciones de consumidores, centros de investigación y otros actores dedicados a la justicia social, para enriquecer su concepto y estrategia con su experiencia, con el propósito de enriquecer su efectividad. Como resultado, LISDINYS está actualmente posicionado como un concepto de Responsabilidad Social Corporativa con un enfoque tridimensional que abarca el impacto de la actividad de una empresa en sus dimensiones social, económica y ambiental. La idea de una iniciativa global en pro de salarios dignos ve su primera luz con la preocupación por los criterios dramáticamente diferentes que utilizan las empresas globales para compensar a sus trabajadores en el mundo desarrollado y a los que tienen en el llamado mundo en desarrollo.

Con la liberalización y globalización de los mercados, las trasnacionales venden sus productos al mismo precio o a uno similar tanto en sus países matrices como en todos los demás donde están activos. Alcanzan la máxima utilidad cuando el proceso de manufactura en los países en desarrollo (o del Sur), va a la par en calidad y eficiencia de producción con las normas utilizadas en sus matrices, pero con un costo laboral dramáticamente más bajo.

Los mercados y las operaciones de producción y mercadeo de las trasnacionales son globalizados pero sus costos laborales permanecen estratégicamente muy bajos para lograr máxima competitividad y valor del accionista a costa de los trabajadores del Sur. La situación resultante es que las trasnacionales reciben todo el beneficio.

Lo que ha ocurrido, con la globalización de los mercados, es el dramático alejamiento entre los salarios de los países desarrollados (denominados del Norte) y los del Sur. Mientras el nivel de vida de un obrero en el Norte lo habilita para vivir dignamente y tener un nivel básico de comodidad, un obrero laborando para la misma empresa en el Sur, haciendo exactamente el mismo trabajo con el mismo nivel de calidad y eficiencia, vive en una villa miseria en una casa de cartón sin drenaje, agua potable y electricidad legal.

En la democracia real el propósito de todo gobierno es procurar el bienestar de todos y cada uno de los rangos de la sociedad, especialmente de los desposeídos, con el único fin de que todos tengan acceso a una vida digna; en un entorno en donde el fin de las sociedades democráticas es el bien social y no el mercado. El mercado es sólo un vehículo para generar bienestar material.

En este entorno, y con los mercados globalizados, los trabajadores que desempeñen la misma labor o una equivalente para la misma empresa, en la generación de productos y servicios que esta empresa comercialice a precios globales en el mercado global, tienen que disfrutar de una remuneración equivalente. Esta remuneración equivalente se considera un salario digno, el cual es un derecho humano.

La calidad de vida material en la LISDINYS de Jus Semper se define en términos de poder de compra de tal forma que la igual remuneración ocurre cuando el poder de compra es igual. El poder de compra se determina utilizando las paridades de poder de compra (PPCs).
La situación salarial en México continúa siendo patética desde cualquier ángulo. Comparado con economías desarrolladas o similares, México tiene los peores salarios y sigue empeorando. A partir de las devaluaciones que arrancan en 1976, los salarios reales manufactureros –en función de su homologación en base a poder adquisitivo (PPCs) con los de EU– inician una constante pérdida, reduciéndose 50%, entre 1975 y 2005, pues los patronos ajustan sus precios, mas no así los salarios.

A partir de la gran debacle financiera de 1994 y del ingreso de México al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, los salarios caen perdiendo más que nunca su poder adquisitivo. Esto genera un durísimo empobrecimiento de la población.
En el caso de Brasil, un país con un grado de desarrollo similar, la brecha salarial también ha aumentado, pero no en los niveles ni con el dramatismo de México y desde 2002, se ha recuperado en 42%.

El futuro inmediato se espera aún peor. En 2008 el aumento oficial al salario mínimo nominal mexicano, parámetro para todos los sectores, fue de 4%, con el argumento de que la inflación de 2007 fue de sólo 3,76% lo cual es paradójico, pues el Banco Mundial reporta aumentos de 36,7% en alimentos y 48% en energéticos. El costo de la canasta básica de 42 alimentos aumentó 35% en 2007. Esto refleja la clara manipulación de datos del gobierno mexicano y una política de pauperización salarial.

En suma, un cuarto de siglo de neoliberalismo en México exhibe, con contundencia una situación, en función de los salarios y de los empleos no creados, de profundo empobrecimiento y lo peor de todo, es que no hay ningún signo de mejoría ni voluntad política para cambiar esta tendencia por quienes esgrimen el poder muy cuestionablemente.

Es mejor que la música nos lleve a otra parte y como diría Chava Flores: “Mira Bartola, ahí te dejo esos dos pesos, pagas la renta, el teléfono y la luz…”

EL ARTE Y EL USO DE LA FUERZA




Ma. Teresa Carreón

En 1949 la película “Maclovia” dirigida por el Indio Fernández obtuvo el Premio Ariel, además de ser galardonada en el Festival de Karlovy Vary (ex República Checa). “Maclovia” es producto del cine mexicano de la época de oro, realizada en un tiempo de enorme nacionalismo, de ahí el surgimiento de esta película (y otras) con claros tintes de redención indígena.

Así, Fernández ilustró en la película a una hermosa indígena interpretada por María Félix, enamorada del pescador José María (Pedro Armendáriz), a cuyo amor se opone primero, el padre de Maclovia interpretado por Miguel Inclán (tata Macario), después por Sara la mala, protagonizada por Columba Domínguez y finalmente por el sargento Genovevo de la Garza, papel desarrollado por un enorme Carlos López Moctezuma.

En la cinta “Maclovia”, el villano Genovevo la hace de Scarpia, personaje malvado de la opera “Tosca”, que ofrece la vida del amado a cambio de la honra de la bella indígena. En “Tosca”, Scarpia es jefe de la policía, en “Maclovia”, Genovevo es sargento del ejército.

Con un argumento de Mauricio Magdaleno, la historia que se presenta se desarrolla en Janitzio, donde el jefe indígena se opone a la boda de su hija Maclovia con el pescador pobre, José María. Éste aprende a leer y escribir con el maestro de escuela don Justo (Arturo Soto Rangel). Al llegar las tropas federales del teniente Ocampo (Roberto Cañedo), un destacamento queda en Janitzio a las órdenes del sargento Genovevo, quien desea ferozmente a Maclovia. Gracias a don Justo, Macario consiente la boda de su hija, pero José María deberá conseguir para casarse una canoa, que al obtenerla Genovevo hunde a tiros.

José María se defiende y apuñala al malvado por lo que es condenado a 25 años de prisión. Ya curado, Genovevo ofrece a Maclovia la libertad de su amado a cambio de la honra de ella. El buen cabo Mendoza (Eduardo Arozamena), también indígena, impide el sacrificio de Maclovia: librera a José María, que llega a tiempo para evitar que Genovevo se lleve en una barca a su mujer. Los dos hombres luchan y Genovevo desaparece en el agua. La india Sara, enamorada de José María, acusa a Maclovia de haber querido huir con el forastero y las mujeres del lugar apedrean a la pareja. Mendoza y su tropa defienden a los enamorados, que pueden huir finalmente juntos.

En la película “El violín”, Don Plutarco, un anciano violinista, su hijo Genaro y su nieto Lucio viven una doble vida: son músicos y campesinos, al tiempo que participan en la guerrilla que plantea levantarse en armas contra el gobierno. Al atacar el ejército sorpresivamente su comunidad, los rebeldes escapan a la sierra, dejando escondidas en el pueblo, parte de sus municiones.

Don Plutarco trama su plan de recuperación de las municiones, valiéndose de su violín y su imagen de indefensión. Decide regresar a la comunidad con el pretexto de alimentar a sus animales, mientras carga en el interior de su violín parte de las suministros. Al tocar su violín a petición del Capitán, logra impactarlo agradablemente por lo que debe regresar todos los días a tocar mientras el capitán come, hasta que finalmente es descubierto.

A Don Plutarco lo interpreta Ángel Tavira y al Capitán, Dagoberto Gama. La producción, dirección y guión estuvieron a cargo de Francisco Vargas Quevedo ganando premios en Cannes, España, Brasil, Ecuador, Grecia, Francia, India, Uruguay, Colombia, Miami, Québec e Italia.

En ambas películas “Maclovia” y “El violín”, el ejército es mostrado como el personaje malo de la película: la maldad criolla expresada y representada por los ojos claros y la piel blanca del sargento Genovevo (López Moctezuma), mientras que el Capitán (Dagoberto Gama) representa la placidez del mando. En ambos casos, el poder otorgado por las armas es injusto contra los más pobres.

El Ejército Mexicano forma parte de las Fuerzas Armadas de la nación. Se debe encargar de defender la soberanía del país, así como de ayudar a proteger la integridad de sus habitantes. Uno de sus principales objetivos es “planear, dirigir y manejar la movilización del país en caso de guerra”, también lo es “prestar los servicios auxiliares que requieran el Ejército y la Fuerza Aérea, así como los servicios civiles que a dichas fuerzas señale el Ejecutivo Federal”, por ello, el ejército no ha dejado de estar en la mesa de las discusiones acerca del lugar que debe ocupar.

La alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Louise Arbour, expresó en días recientes su preocupación por el uso del Ejército mexicano en tareas policiales, ya que “los militares están entrenados para el uso excesivo de la fuerza y en la aplicación de la ley, la fuerza debe ser razonada y no excesiva”.

En 1970, en plena dictadura, llega a las tiendas de música de Brasil la canción “A pesar de Usted” de Chico Buarque, y vende 100 mil copias en una semana. Al ser una canción de protesta inteligentemente disimulada, pasó desapercibida por la censura militar y se convirtió en el himno del movimiento democrático. El sencillo fue finalmente censurado y todas las copias fueron retiradas del mercado. Chico Buarque es probablemente, el compositor más interesante de la canción popular latinoamericana actual ya que sus canciones combinan, de manera sorprendentemente creativa, la estructura musical con la literaria aunada a la pertinencia social de sus obras.



Obras como “Construcción”, “O que será” son claras muestras de su manejo musical y literario. Su discurso estético está marcado por contenidos humanos y sociales tratados con profundidad y sensibilidad. El arte ha retratado el sentir de la gente, ha ilustrado puntualmente las principales preocupaciones de quienes tienen que hacerle frente al uso excesivo de la fuerza, del poder. La canción ha jugado un papel importante en la historia de la humanidad, y en determinadas circunstancias, ha sido peligrosa para el orden hegemónico, en virtud de su capacidad de transmisión de ideas y de permear la conciencia humana. La música que nos llevará a otra parte pertenece a Chico Buarque con “A pesar de usted”: Hoy es usted el que manda/lo dijo, está dicho/es sin discusión, no?/toda mi gente hoy anda/hablando bajito/mirando el rincón, vió?/usted que inventó ese estado/e inventó el inventar/toda la oscuridad/usted que inventó el pecado/olvidóse de inventar/el perdón/a pesar de usted/mañana ha de ser/otro día/…

lunes, 11 de febrero de 2008

PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS



Ma. Teresa Carreón Granados

En estos días hemos sido depositarios de diversas declaraciones realizadas por diferentes actores: Felipe Calderón, el Gobernador del Banco de México, los observadores de la economía y del Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con relación al comportamiento de nuestra economía frente a la recesión en cuyo umbral se encuentra Estados Unidos, nuestro socio comercial en el TLCAN.

Así, mientras Calderón asegurara que México enfrentará y superará la adversidad porque “estamos poniendo motores” a la economía, Guillermo Ortiz Martínez afirmó que la crisis financiera en Estados Unidos “afectará especialmente” a México, el economista Raúl Feliz, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), aseguró que México se encuentra blindado para una crisis macroeconómica, pero no ante una desaceleración. Por su parte, el colombiano Luis Alberto Moreno, en su calidad de presidente del BID afirmó que México se encuentra preparado para afrontar una recesión en Estados Unidos y ello se lo debe a la fortaleza del sector privado. Agregó además, que otro riesgo para este país sería perder parte de los ingresos que recibe por concepto de remesas, “de las que es uno de los principales beneficiados en el mundo”.

Con la experiencia de los últimos 30 años, sólo me dan ganas de ir a meter la cabeza a un enorme hoyo, como lo hace el avestruz, porque en esta marea de palabras, sólo queda una sola certidumbre: habrá más problemas económicos y no hay nadie que pueda detener esto.

Ante la proximidad de la crisis financiera, el gobierno de los Estados Unidos está preparando un paquete fiscal que implicará la reducción de impuestos a familias cuyo monto ascenderá entre 300 y mil 200 dólares por familia, así como estímulos a las empresas. Condoleezza Rice, secretaria de Estado del país del norte, se refirió a las medidas anunciadas por el presidente George W. Bush como “un paquete de crecimiento fiscal significativo que acelerará el gasto de los consumidores y dará apoyo a las inversiones de negocios este año”.

Por su parte, las economías de América Latina y el Caribe han cambiado significativamente desde la década de los 80 del siglo pasado. Al aplicarse en los países de la región, una política económica fundada en las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) para garantizar el pago del servicio de la deuda, con “reformas estructurales” que implican la eliminación de las restricciones a la movilidad internacional de los capitales, la supresión de regulaciones en los sistemas financieros, la privatización de servicios públicos y otras disposiciones más que forman parte de la propuesta del Consenso de Washington.

Ese famoso “Consenso de Washington” integrado por los organismos financieros internacionales y centros económicos con sede en Washington, D. C., Estados Unidos, planteó una serie de políticas económicas consideradas como el mejor programa económico que los países latinoamericanos debían aplicar para impulsar su crecimiento.

Críticos de estos acuerdos, Noam Chomsky y Naomi Klein, describen al Consenso de Washington como el abrelatas del mercado laboral de los países subdesarrollados al apetito voraz de la explotación de las compañías del primer mundo. Ese Consejo recomendó la reducción de aranceles y demás barreras comerciales para permitir el flujo libre de bienes a través de las fronteras, obedeciendo las fuerzas del mercado, limitándole movilidad al trabajo.

Con lo anterior, se generan condiciones propicias a la producción de bienes empleando mano de obra muy barata, ya que proviene de países con economías no desarrolladas, moviéndose esa producción al llamado primer mundo para su posterior venta en un mercado enorme, cuyos beneficios económicos irán directamente a las grandes multinacionales.

Siguiendo esos preceptos, los trabajadores de los países subdesarrollados permanecen pobres, pues aunque obtengan aumentos a sus salarios, debido a la inflación, se verán muy reducidos en términos reales, ya que en los países en desarrollo la inflación es mayor que en los del primer mundo. Al mismo tiempo, se registran los extremos sociales cuya perversión aparece como graciosa dama: mientras se registran porcentajes más amplios de desempleo, los dueños de las grandes multinacionales obtienen niveles mayores de bienestar y riqueza.

Como es de suponer, en toda película de malos y tontos, los aliados que promueven las políticas neoliberales son el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional extorsionando y presionando a cual más. Lejos de no haberse registrado ninguna mejora económica significativa en México y los países de Latinoamérica, se ha acumulado ostensiblemente la deuda externa y se amplían las inexorables crisis económicas.

El gobierno mexicano ha insistido que el desempleo se ha agudizado debido a la automatización de los procesos así como la tecnificación de la manufactura que han desplazado a las personas de sus puestos de trabajo.Si así fuera, el paisaje sería un alto grado de diversificación de productos muy competitivos, de mayor calidad y bajos costos, producidos por una fuerza de trabajo altamente calificada, proclive de ser exportados y competir en los mercados extranjeros. Todo lo anterior, tendría impactos directos en la balanza comercial.

En el mercado interno se reflejaría en productos de calidad, elaborados a bajos costos y por ende, ofrecidos a bajos precios. Siguiendo con este fantástico cuento, al ofrecer el mercado productos a bajo precio, las ventas aumentarían y con ello, se incrementarían las fuentes de trabajo, se ofrecerían mejores salarios y los niveles de vida de la población trabajadora evitarían que la fuerza de trabajo migrara otros estados o a los Estados Unidos. Con ello, se garantizaría la producción agrícola y a su vez, la alimentación de la población sin depender del abasto de otros países.

Pero los productos que importamos, han desplazado a los nuestros. Esto ocurre no sólo con los productos manufacturados, sino también con los granos.

Condoleezza Rice, declaró que “la economía estadounidense es resistente y saludable, y sus fundamentos económicos de largo plazo son saludables. Estados Unidos sigue dando la bienvenida a la inversión extranjera y al comercio libre. Y nuestra economía seguirá siendo un motor líder del crecimiento económico global”. Hizo una fuerte defensa de la economía de su país y agregó que el mundo debería confiar en la fuerza subyacente de la economía global.

Así, las mejoras en los niveles de vida de la población mexicana se convierten en palabras, sólo palabras. Para documentar nuestro pesimismo, conviene recordar la canción francesa interpretada por Dalida que acompañada por Alain Delon, decía “Des mots faciles des mots fragiles/(Palabras fáciles, palabras frágiles) parole, parole, parole (palabras, palabras, palabras)…”

INSTANTÁNEAS ETERNAS

Teresa Carreón


La memoria no ha sido el mejor receptáculo para guardar una imagen. El hombre, desde los tiempos más remotos, ha precisado crear algunas figuras mediante líneas con las que recrea su realidad, su miedos, sus acontecimientos más sobresalientes o esboza las formas de algún ser que ya no está ahí.

Cuando las imágenes logran cautivar al ojo que desea ser seducido por la luz, el movimiento y los colores, el ser humano ha modificado la materia con la intención de volver imperecederos esos momentos. Antes de inventarse la fotografía, las imágenes se capturaban a pincelazos y si la mano que las reflejaba en un taciturno lienzo lo hacía con maestría, las convertía en obras de arte.

Las fotografías forman parte del legado que recibirán nuestros hijos cuando nosotros desaparezcamos. Nostálgicamente recuerdo a mi padre deslizando entre las fotos familiares, alguna fotografía color ocre de un caníbal que, armado con una lanza y escudo, amenazaba salvajemente a los atónitos observadores, sorprendiendo de ese modo, a mis hermanos y a mí para contarnos después historias de nuestros bárbaros antepasados…

Por eso, como formando parte del disco duro de la memoria colectiva, los amantes de la fotografía –y los no tan amantes también-, guardamos diferentes instantáneas que se han quedado permanentemente en el gusto de la gente.

Así, la estampa del Che tomada por el cubano Alberto Korda una fría tarde cubana de marzo de 1960 -llamada formalmente “Guerrillero heroico”- en la que aparece su enigmático rostro portando una boina negra posando la mirada en alguna revolución que dejó pendiente, ha sido considerado una de las diez mejores representaciones fotográficas de todos los tiempos y constituye la fotografía más reproducida de la historia de la fotografía en todo el mundo. El mismo Korda, relató el momento en que el lente de su cámara advirtió el rostro del Che, parado en un segundo plano durante una manifestación masiva, describiendo el golpe producido por el hallazgo al identificar el rostro del dirigente con la sombra de una palmera sosegándose en la mitad del rostro del enigmático líder.

El 8 de junio de 1972, un avión norteamericano bombardeó con napalm la población vietnamita de Trang Bang. Con su ropa en llamas, la niña Kim Phuc de nueve años corrió fuera de la población ya que el napalm arde a unos 3000 grados centígrados, se pega en la piel y puede quemar hasta el hueso. Cuando el fotógrafo Nic Ut registró la famosa imagen -La niña de Vietnam-, las ropas de la infeliz niña ya habían sido consumidas, por lo que posteriormente la llevaría al hospital, en el que permaneció durante 14 meses, y fue sometida a 17 operaciones de injertos de piel. La fotografía describe la profundidad del sufrimiento, la desesperanza, el dolor ocasionado por el horror humano de la guerra, especialmente para los niños. Hoy en día, la otrora niña es una mujer residente en Canadá, está casada y tiene 2 hijos. Funge como embajadora para la UNESCO y preside la “Fundación Kim Phuc", dedicada a ayudar a los niños víctimas de la guerra.

Eddie Adams, fotógrafo de guerra, fue el autor de la instantánea “Ejecución en Saigon” que muestra el asesinato por medio de un disparo a quemarropa de un guerrillero del Vietcong, que tenía las manos atadas a la espalda, ocurrido el 1º. de febrero de 1968, por parte del jefe de policía de Saigon a sangre fría. Adams, al recibir el premio Pulitzer por esa fotografía, afirmó "el coronel asesinó al preso; yo asesiné al coronel con mi cámara".

“El hombre del tanque de Tian'anmen” conocido también como el Rebelde Desconocido, es el nombre que pertenece a la fotografía tomada por Jeff Widener, lograda en el momento en que un hombre cuya identidad es desconocida, se para en la avenida denominada paradójicamente "Gran Avenida de la Paz Eterna", deteniendo a una línea de tanques que se encaminaban a reprimir la revuelta de la Plaza de Tian'anmen en 1989 en la República Popular China. El solitario hombre se mantuvo de pie, frente a los tanques que iban disminuyendo la marcha. En respuesta, el tanque situado en cabeza de la columna intentó sortearlo; pero el hombre se interpuso repetidamente en su camino, demostrando una tenacidad y resistencia enormes.

En occidente, la imagen fue aclamada como símbolo del movimiento democrático chino. Dentro de China, la situación fue usada por el gobierno como símbolo del cuidado de los soldados del Ejército Popular de Liberación para proteger al pueblo chino. Siempre he pensado que ese valiente joven que arriesgó su vida oponiéndose a un escuadrón militar había ido a comprar el pan…

Una hermosa niña afgana de 12 años , fue fotografiada por Steve McCurry, en 1984 en un campamento de refugiados de Pakistán durante la guerra contra la invasión soviética. Su foto fue publicada en la revista National Geographic, llevando a su taciturno y bello rostro de cautivadores ojos verdes a la portada que se convirtió en una de las más famosas de la revista. La fotografía “La niña afgana” ha producido otro famoso retrato (aunque de resonancia menor) de la misma persona, aunque 17 años después. McCurry realizó una búsqueda de la joven hasta encontrarla casada, madre de tres hijos y viviendo la vida de una mujer tradicional pastún. Su rostro estaba completamente marchito por una atávica pobreza.

Omayra Sánchez estuvo 3 días atrapada en el fango, agua y restos de su propia casa, al hacer erupción el volcán Nevado del Ruiz, arrasando el pueblo de Armero en Colombia durante1985. La fotografía conocida como “La agonía de Omayra”, capturada por el fotógrafo Frank Fournier originó una controversia acerca de la indiferencia del Gobierno Colombiano con las víctimas del volcán. Esta fotografía me resulta muy impactante, ya que los ojos completamente oscuros de la niña moribunda, atorada en el fango, siguen culpando a quien la observa de ser cómplices silenciosos al atestiguar su agonía a través de las cámaras de televisión que transmitían su agonía al mundo.

Las páginas de Rumbo de México no alcanzarían para describir tantas fotografías que la guerra o las catástrofes han producido. Pero cómo dejar fuera la del líder de la bancada priísta Humberto Roque Villanueva quien en 1995 al aprobarse en el Congreso el aumento del IVA del 10 al 15 por ciento, realizara un movimiento de júbilo, jalando los brazos groseramente hacia su persona, creando un clásico nacional por haber instaurado la famosa “roqueseñal” convirtiéndose en su estigma.

Hace algunos meses en internet, encontré una fotografía de un niño que diligentemente leía un libro a un reposado elefante, que parecía escuchar subyugado la lectura del pequeño. Esa imagen se encuentra ahora como protector de la pantalla de mi computadora. Recientemente, he descubierto que el autor de esa y muchas otras imágenes que no se ocupan del sufrimiento humano, sino del vínculo de calma y quietud que puede haber no sólo entre los seres humanos y los animales, sino con la vida misma, es el fotógrafo canadiense Gregory Colbert, quien ha diseñado un espacio ecológico para exhibir su exposición “Ashes and Snow” en el zócalo de la ciudad de México, y será inaugurado el sábado 19 de enero, a la cual espero asistir.

En tanto, con la música a otra parte me voy coreando “El Álbum” de Los Aterciopelados que dice: “El álbum de mi cabeza/ solo con fotos tuyas se llena…”