jueves, 23 de febrero de 2012

CRÍTICA A LA EDUCACIÓN DE NEGOCIOS


Reinventing Business Education


Por Fernándo de la Rosa

PUNTO DE PARTIDA
Actualmente en España tenemos 5,3 millones de personas sin trabajo. Uno de cada cuatro personas en edad activa no tiene trabajo. Se prevé que durante este año 2012 estas cifras incrementen, pero si algo hemos aprendido en los últimos años es que las previsiones no se cumplen; simplemente son peores. No se trata de desanimar, pero tenemos un problema que hay que solucionar.

Para analizar las causas no podemos caer en un análisis simplista. No ha sido sólo debido a un problema del mercado laboral, no ha sido por el estallido de la burbuja inmobiliaria o por la falta de financiación de los bancos. Tampoco es justo echarle toda la culpa a la incapacidad y falta de preparación de los dirigentes políticos. Todas estas razones son las más repetidas, pero básicamente sólo sirven como válvula de desahogo. Poco más. El problema va mucho más allá. Estamos cambiando el modelo económico de una sociedad de abundancia, donde producíamos más de lo que podíamos consumir, en un mundo donde los recursos son limitados. Y esto tiene implicaciones en absolutamente todo.
.
Lo que sí me parece significativo es que esta situación se produce en un momento en donde nos encontramos con tres generaciones más y mejor formadas de la historia de este país. Nunca antes en la historia habían tantos titulados universitarios ni gente con estudios de postgrado o masters A pesar de tener la generación más formada, pocos vieron venir esta situación y muchos se encuentran atrapados en ella.
.
La educación, en cada una de sus áreas, ha fracasado por dejar a los estudiantes en un punto intermedio muy peligroso. Hemos producido industrialmente titulados en infinidad materias de las que carecen aplicación práctica, cuyo nivel generalista no es lo suficientemente amplio como para tener una visión transversal de los problemas, pero por otro lado, no son suficientemente especialistas para poder ser llamados expertos.
.
Una especial mención debería tener la educación de negocios. El fracaso del modelo empresarial del país es el fracaso de la educación en negocios. Lo que me resulta llamativo es que actualmente no existe ese debate, más allá de la implicación de algunos profesores de escuelas de negocio en casos de corrupción o quiebras de empresas. La crítica reside en los valores que se transmiten (algo muy grave), pero no de la falta de aportación de las escuelas de negocio a una sociedad en quiebra.
.
NECESIDADES DE LAS EMPRESAS
La educación tiene que ver sobretodo con crear hábitos y costumbres a través de un método formativo. Para entender el fracaso de la educación en negocios, simplemente deberíamos reflexionar si lo que proporcionan las escuelas de negocios va ajustado a las necesidades de las empresas. Las tres grandes necesidades de cualquier empresa en la actualidad estarían basadas en la necesidad de innovación, la necesidad de mejorar la productividad y conseguir de cualquier forma resultados tangibles. ¿Cómo fomentan estas tres necesidades la escuelas de negocios?
.
Innovación:
  • Actualmente la formación en negocios está basada en la anti innovación. Si innovar es equivocarse, es 99% error 1% acierto un método basado en conseguir reducir errores no ayuda a inculcar el espíritu innovador. Por otro lado, tampoco se busca alimentar la imaginación y la creatividad, sino estudiar casos y modelos actuales que, si lo pensamos, muchos de ellos son causantes de la situación actual.
  • Por otro lado las mismas escuelas de negocio no aportan, como empresas, ningún tipo de innovación al mercado. Están basadas en un modelo económico basado en garantizar máximo número de estudiantes, a los que aportar la misma oferta formativa, durante un período de tiempo. ¿Qué aportan de nuevo? Si quisieran proponer incrementar su valor a los estudiantes, por ejemplo… ¿No deberían cobrar por la satisfacción de los estudiantes o de si estos consiguen un buen trabajo? Vivimos en tiempos donde hay que demostrar haciendo y no diciendo.
.
Productividad
  • Los alumnos tienen que asistir a clases de forma obligatoria y las faltas tienen una incidencia negativa en sus calificaciones ¿Cómo vamos a incentivar la productividad en las empresas, si las escuelas valoran como indicador la asistencia de los alumnos? Si el alumno va aprender más cosas fuera del aula, ¿No deberíamos valorar que no asistiera a clase? Sólo de esta manera conseguiríamos que los trabajadores supieran gestionar su tiempo de forma eficiente dentro de las empresas y consiguiéramos fomentar la productividad.
.
Resultados
  • El fin último de la formación en negocios actualmente es conseguir un título, que no deja de ser más que un sello que te garantiza haber tenido acceso a una serie de información. En un mundo como el actual donde, lo que tienes no vale tanto como lo que eres capaz de hacer, un título es papel mojado. La educación debería estar orientada a que los alumnos salieran con algo tangible, un plan a completar en su vida, un proyecto que iniciar… Como esto no ocurre, nos encontramos que la educación es creadora de desempleados, no generadora de empleadores.
.
VELOCIDAD DE CAMBIO
Esta falta de adaptación a las necesidades de las empresas anticipa un cambio
. Este cambio se generará de forma más rápida o más lenta en función de 3 factores:
.
1. Digitalización: la tecnología se ha demostrado en otros sectores – como la música o el software – un reductor fantástico de costes. La educación es básicamente un negocio de emitir información, cuyo resultado esperado es el conocimiento. Esta información es digitalizable, por lo que el sector tiene todos los números de transformarse de forma radical en un breve espacio de tiempo.
.
2. Margen: La formación es un gran negocio y sino sólo hace falta ver los imperiales edificios e instalaciones de las escuelas de negocio. A grosso modo: Actualmente un profesor gana entre 60-100 euros /hora por clase, independientemente de los alumnos. Los alumnos pagan 60 euros x hora cada uno en los másters más conocidos. La media de alumnos por clase es de 30, por lo que la ganancia de la escuela es significativa para pagar las instalaciones y equipo. Cuando gran parte del valor de la transmisión de información de información reside en el profesor, ¿No creéis que existe un margen mal repartido? Este factor anticipa un cambio liderado por los profesores y la falta de equilibrio en su retribución.
.
3. Aparición de una alternativa que solucione las necesidades de los alumnos. Actualmente asistimos al nacimiento de nuevas formas de cubrir las motivaciones por las que una persona estudia gestión de negocios:
  • Conocimientos: un alto % de las clases de un master no aportan ningún tipo de conocimiento práctico. Frente a esto, es mucho más rentable acceder a la misma información a través de Internet o de libros. De hecho podemos hacer un Personal MBA a través de Internet. Pero para que realmente se considere una alternativa, debemos de revisar el concepto de acceso a conocimientos. En la educación, no existe transmisión de conocimientos, sino una gestión de la forma de emitir información (ver más en La brecha del conocimiento). No todos aprendemos y transformamos de la misma manera. No todos tenemos la misma experiencia, no tenemos el mismo método. El principal freno y la principal paradoja es que, a pesar de tantos años de estudiar, actualmente muchos titulados no tienen desarrollado un método de aprendizaje. Si Internet consigue personalizar la forma de aprender a las necesidades de cada tipo de persona, entonces se convertirá en una alternativa.
  • Networking, las redes sociales están demostrando que podemos hacer crecer nuestra red de contacto de otra forma. Nunca será sustitutivo del contacto presencial, pero supone un grandísimo complemento y mucho más económico de acceder a más personas y por tanto mejores oportunidades. Para cubrir la necesidad de desarrollar una red de contactos, a día de hoy disponemos de un gran sustitutivo, si sabemos utilizarlo.
  • Oportunidades laborales: Sinceramente vivo con el convencimiento de que el entorno en el que viviremos no existirá un empleo, sino trabajos. Las escuelas de negocios ofrecerán acceso empleos (cada vez menos), mientras que la verdadera oportunidad se encuentra en acceder a trabajos (cada vez más). Este nuevo modelo, basado en buscar trabajos puntuales terriblemente especializados, es la única salida a muchos de los actuales desempleados.
.
REFLEXIONES FINALES
Creo que por encima de todo deberíamos reflexionar sobre el término educación &negocios. La educación es un principio universal y se ha demostrado que tener conocimientos da más libertad a las personas. Más libertad para elegir entre tantas alternativas. Creo fundamental entender que negocios (Business) es la gestión de recursos, ingresos gastos y por parte de una persona para dirigir una organización. Es decir, cualquier unidad familiar debería tener más de un Master gestionar bien sus recursos y no dejarse engañar por trampas bancarias, como las acciones preferentes*.
.
Por ello la reinvención de la educación en negocios debería de basarse en tres grandes pilares:
  • Open: La educación no debe de estar supeditada a un profesor y una clase magistral. Todos tenemos visiones por lo que todos tenemos posibilidades de poder aportar soluciones.
  • Accesible: la educación en negocios, en un mundo capitalista, no debería estar reservada a las personas con un cierto poder adquisitivo. Necesitamos hacer accesible esta educación para preparar a las personas con dificultades económicas a encontrar soluciones a problemas económicos.
  • Social: Fin de la educación no es crear ejecutivos, sino conseguir desarrollar la sociedad en la que nos encontramos. Hemos convertido la educación empresarial en un negocio en si mismo. El beneficio de la colectividad debería estar muy por encima del beneficio individual de las personas. El capital social de una empresa no debería de ser la aportación contable de los socios, sino lo que entrega una empresa a la sociedad. La función de este capital es redistribuir riqueza a toda la sociedad, no a unos pocos. Se trata de devolver más a la sociedad de lo que obtienes de ella.
.
Tengo absoluto convencimiento de que el cambio se producirá mucho antes de lo que muchos esperan y espero poder participar de él.
.
* Mi más profundo desprecio a los responsables de que un producto como este salga al mercado, y de los que por acción u omisión han participado de esta estafa.

miércoles, 15 de febrero de 2012

¿Tú qué haces con el dolor ajeno?


El colectivo “El grito más fuerte” integrado por artistas y actores como Julieta Egurrola, Héctor Bonilla, Daniel Giménez Cacho, entre otros, busca dar voz a las víctimas de la violencia
Moisés Castillo



La artista guatemalteca Regina José Galindo dice que está con el lado oscuro de la vida porque es lo que le ha tocado vivir. Sus impactantes performances evidencian horrores y abusos contra inocentes de 36 años de guerra civil, en la que murieron 250 mil personas y desaparecieron unas 50 mil. Aquí en México la historia no es menos dolorosa en la batalla contra el narcotráfico que ha dejado heridas difíciles de cicatrizar.
¿Existe esquizofrenia por acercarse al dolor del otro?
Precisamente, el colectivo “El grito más fuerte” -integrado por artistas y actores  como Jesús Ochoa, Julieta Egurrola, Héctor Bonilla, Daniel Giménez Cacho, Héctor Suárez, Tiaré Scanda, Diego Luna, Rosa María Bianchi, Ana Claudia Talancón, Bruno Bichir, Sophie Alexander, entre otros- busca dar voz a las víctimas de la violencia. Quiere mostrar la cara triste de la vida.
“Soy Nepomuceno Moreno, de Sonora. Mi hijo Jorge Mario Moreno León desapareció el 1 de julio del 2010. Parece que aquí todo el mundo sabe qué pasó, menos los policías. Yo busco lo que no me da mi estado: justicia, consuelo, respeto”, decía el integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, quien fue asesinado el pasado 28 de noviembre. El caso sigue impune.
Pero, ¿cómo repensar nuestra sociedad entre odio y sangre? ¿Cuál debería ser el papel de los intelectuales, artistas y escritores en esta problemática social? ¿Los artistas se han mostrado ajenos a lo acontecido? ¿Desde el arte puede existir una capacidad de denuncia, compromiso, espíritu crítico, posición ética sin caer en lo panfletario?
El actor Daniel Giménez Cacho es claro: “hay gente que está transformando el dolor en una acción de lucha que, me parece, es la salvación de nuestra sociedad: cambiar nuestra manera de relacionarnos sin pasar por las instituciones. No puede venir la solución de arriba, ni de afuera. Ningún candidato nos va a salvar”.
Daniel conoció personalmente a Javier Sicilia en agosto pasado cuando públicamente se sumó al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Le pareció un hombre extremadamente cariñoso, tanto, que recibió “el beso del poeta”. Nunca olvidará ese gesto de bienvenida.
“Cómo puede ser que maten a su hijo y su reacción sea repartir besos. Ahí hay una personalidad de la que podemos aprender mucho y me sentí muy honrado. Es un tipo que sí tiene otra visión. Para muchos puede ser cándido, para otros ingenuo, pero el tiempo le está dando su lugar”.
Al productor y director de teatro le impactó cómo Sicilia transformó su tragedia en una lucha por la no violencia, con un discurso alejado de los partidos políticos y escuchando las inquietantes historias de miles de personas mientras duró la Caravana por la Paz. Cuando la organización civil Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) lo convocó para invitar a otros actores y artistas al movimiento, no lo dudó. Le preocupó que a pesar de los testimonios de las víctimas, la gente está sola, no tiene con quién acudir, las autoridades no se hacen responsables.
El pasado 30 de enero lanzaron la campaña “En los zapatos del otro” con el fin de concientizar a la población sobre la violencia imparable. Es un primer paso de varias actividades que el colectivo “El grito más fuerte” organizará “para que lo que me pasó a mí no te pase a ti”.
Daniel está leyendo el periódico y pide otro café americano. No lo desconcentra el ruido de la calle. Saca un cigarro y segundos después suelta varias bocanadas. Muchas personas lo reconocen a pesar de que porta una boina tipo inglés. Desde hace muchos años aprendió a no ser indiferente a la realidad. No busca salir en la foto. Cree que todos tenemos derecho a la felicidad.
-¿Cómo convencer a la gente para que se sume a esta causa?
Me interesa generar plataformas que puedan incluir a más gente. Siendo estrictos y rigurosos, sí es algo delicado lo que voy a decir, pero creo que todo el mundo por alguna razón se cuelga: algunos buscan fama, unos querrán dinero, muchos posiciones políticas y otros tienen motivaciones ocultas que ni ellos saben. Ahora me vas a preguntar: ¿y tú por qué estás? Uno necesita ser extremadamente honesto y son cosas que son fáciles de sacar de contexto. Un tiempo estuve en el plantón del Zócalo porque me parecía que había que apoyar la idea del voto por voto, no tanto por apoyar a Andrés Manuel López Obrador, sino porque me parecía que abrir las urnas era necesario. Ahí conocí a mucha gente que apoyaba a López Obrador y les decía, ¿por qué están aquí? Entonces ya fui viendo las motivaciones reales: uno quería una senaduría, otro quería un puesto público. Me di cuenta que la mayoría de la gente tiene un interés.
Entonces, sí creo que la causa es ciudadana pero muchos, ¿cuánto van a participar? Eso ya depende del compromiso de cada quien.
-¿Cómo hacer creíble este discurso ante el descrédito no sólo de la clase política sino de varios “líderes sociales”?
Creo que la distancia del movimiento hacia los partidos políticos es fundamental. Muchísima gente quiere hacer algo y no sabe cómo. Tenemos muchos años de convocar a la ciudadanía para causas distintas y avanzamos. Si el movimiento se diluye o si el movimiento agarra rumbos que a nuestro colectivo a lo mejor no le parecen ya avanzamos en la organización y ya veremos para dónde jalamos.
-¿Cuál es la diferencia principal de este movimiento con otros que has apoyado?
Siento que este es el que tiene la convocatoria más amplia, menos de lugar común. Es el primero que está llamando a un cambio en la conciencia de las personas. Eso es complicado, tiene muchas interpretaciones, pero cada vez que escuchas a Javier pone ahí el dedo: qué tipo de México queremos y qué tipo de sociedad podemos construir.
-¿Por qué llamar a esta campaña “En los zapatos del otro”? ¿Cómo surgió la idea?
La actriz Sophie Alexander nos compartió un dato que nos llamó mucho la atención: en México la población activa que defiende causas ciudadanas es tan sólo el 0.2 por ciento, mientras que en Colombia es el 2 y en Perú el 2.5. Entonces platicando entre todos nos dimos cuenta que la indiferencia y la apatía es un enemigo a vencer. ¿Cómo es posible que estén matando a nuestros hermanos, a nuestros paisanos y nos quedemos mirando? El objetivo es convocar a la ciudadanía a solidarizarse y a enterarse de esta situación. Voltear a ver al otro. La idea que se nos ocurrió fue interpretar los testimonios de los familiares de las víctimas. Nos pusimos en sus zapatos para darles voz, para visibilizarlos, que es un objetivo muy claro del movimiento.
-En la Caravana por la Paz, ¿hay alguna historia que te haya conmovido tanto que no puedas sacarla de tu cabeza?
Yo le puse el bautizo de dolor. Cuando tienes contacto con el dolor, con la tragedia de los familiares de las víctimas, es una cosa que uno debe ir aprendiendo a metabolizar. Después de la Caravana del Sur me puse muy mal, estuve afectado en cama, enfermo y dije: “no puede ser que el acto solidario me convierta en esto”. Entonces ahí también está la enseñanza de los familiares de las víctimas que también pasaron por eso, sufrieron este golpe y después transforman ese dolor en una acción, en una lucha y muchos ya se han convertido en defensores de derechos humanos.
-¿Cómo va actuar el movimiento durante el proceso electoral con los tres candidatos presidenciales ya definidos?
El proyecto es hacer diálogos públicos con el formato que se hizo en el Castillo de Chapultepec. Por otro lado, se percibe que los candidatos no están tomando una postura sobre la violencia, eluden hablar del tema. Entonces, se trata de dialogar con ellos y exigirles una postura clara, cuáles son sus políticas para salir de esto. Creo que no toman en cuenta la situación por la que está pasando el país, siguen en la dinámica de una campaña, prometiendo cosas, pero con poca conciencia de qué puede pasar y quizá ninguno de ellos sabe cómo resolver este problema.
-¿Imaginaste un “México sangriento” al termino de este sexenio?
No tanto. Si a esta guerra contra el narcotráfico le sumas desigualdad, impunidad, cómo funciona el sistema de justicia, la sensación es amarga.
Desde Vicente Fox sí venía observando una retirada del Estado de sus obligaciones y responsabilidades. Sí veía a un Estado que se queda contemplando ante los problemas. Y ahora ver a este gobierno de Calderón tan disminuido, tan incapaz de impartir justicia, tan poco preparado como si la opción armada fuese la única para combatir el narcotráfico sin tomar las experiencias de otros países, sin tomar en cuenta a la sociedad.
-¿Cómo involucrarse en este movimiento sin caer en la demagogia o en lo panfletario?
No creo que tengamos que convencer a nadie, tenemos que dar opciones. Conozco ciertas posturas opuestas y se respetan. Sí creo que es una cuestión muy personal y no la critico. Comprendo al que no quiera participar, comprendo a los que opinan que no hay que votar, comprendo a los que están desilusionados con los movimientos sociales. Hay todo tipo de posturas nihilistas, escépticos, voluntaristas, hippies, new age. Pero creo que sí hay una gran necesidad de articularse y de pertenecer, que puedes hacer algo por la comunidad y ser parte de ella. Vivimos muy disgregados, muy atomizados, cada quien luchando por sus intereses o por su sobrevivencia. Si podemos ofrecer como grupo otras opciones diferentes a las impulsadas desde los medios oficiales o desde la mercadotecnia apoyada por el dinero, perfecto. Lo que sucedió el lunes 30 fue increíble para nosotros. No me pude dormir hasta las 5 de la mañana, fue algo bastante profundo de la gente que está buscando en el silencio, en la poesía y en el arte, relacionarse y conectarse con el otro.
-¿Cómo valorar el éxito del movimiento? ¿En qué momento te sentirías satisfecho?
Me sentiría satisfecho si mucha más gente se activa sin estar esperando que nosotros marquemos el camino, que tengan una vía propia y digan “yo puedo hacer lo mismo desde donde estoy”. Pero si logramos que la gente vea que sí es útil y necesario alzar la voz, organizarse, exigirle cuentas al gobierno, relacionarse con el vecino y si eso se logra independientemente de nosotros, eso sería exitoso.




sábado, 4 de febrero de 2012

Cerebro provoca obesidad: estudio



El fenómeno conocido como "cerebro egoísta" obliga a las personas a comer más para satisfacer las necesidades calóricas de éste, pese a que hay reservas en el cuerpo


El Universal
Sábado 4 de febrero de 2012
Especial

Un nuevo estudio demuestra la relación entre ciertas disfunciones cerebrales y el desarrollo de la obesidad, por lo que si no sólo depende del sedentarismo o la dieta inadecuada el atacar estos puntos no resolvería el problema.

Investigadores, dirigidos po Achim Peters, especialista en obesidad y profesor de la Universidad de Luebeck en Alemania, encontraron que existe una relación directa entre el funcionamiento cerebral y la cantidad de comida que se ingiere.

Bajo el término de "cerebro egoísta", el doctor Peters describe el proceso mediante el cual este órgano se hace de la energía que requiere para mantener su vitalidad. En cuanto el cerebro detecta alguna deficiencia energética, el sistema nervioso simpático (SNS) y el hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA) se activan de inmediato para generar estrés y disparar, así, una demanda activa de la energía requerida.

Conocida como "tirón del cerebro" o "brain pull", esta función permite recabar dicha energía o calorías a partir del resto del cuerpo, lo cual genera un efecto doble: por un lado, garantizar la integridad cerebral y, por el otro, ayudar a mantener el peso corporal dentro de límites adecuados.

No obstante, si el "tirón del cerebro" no funciona correctamente y la respuesta del sistema nervioso es débil, entonces falla la orden de abastecimiento y el cerebro no "jala" del cuerpo las calorías que requiere. Por ende, la energía se acumula progresivamente en el resto de las células y, peor aún, el individuo come más para cubrir sus necesidades cerebrales, con todo y que su cuerpo ya se encuentra sobrado de energía.

El estudio señala que las personas cuyos cerebros funcionan bien, no requieren comer de más para protegerlos. Así, independientemente de que exista una vasta oferta de comida a su disposición, no tendrán ni el impulso ni el antojo de ingerirla: su organismo está protegido y su apetito saciado.

En cambio, aquéllas en las que la respuesta del "cerebro egoísta" funciona incorrectamente necesitan consumir más comida para asegurar que este órgano se conserve en buenas condiciones, a pesar de que sus depósitos de energía se encuentren ya excedidos, lo cual dará paso al sobrepeso y la obesidad.

Peters lamenta que a pesar de estos descubrimientos, subsista la idea de que los individuos obesos carecen de voluntad, son perezosos y tienen malos hábitos de vida.

"Los avances en el terreno del metabolismo cerebral demuestran que, en muchos casos, el sobrepeso y la obesidad se derivan de los esfuerzos de la persona por cubrir la necesidad energética de su cerebro", anota. Sin duda, estos descubrimientos arrojan una nueva luz al fenómeno de la obesidad, sobre todo en la forma en que hasta ahora ha sido percibido. Entender mejor de dónde proviene es una condición esencial para contrarrestarlo e incluso erradicarlo definitivamente.

Leer estudio original (en inglés): Frontiers in Neurogenetics
http://iphone.eluniversal.com.mx/notas/ciencia/s68920.html